estilo de vida

Cómo tener un cabello hermoso y sano: los 10 consejos que debes seguir

feature image

Todo es cuestión de hábitos. Lograr una gran empresa, iniciar una nueva aventura o cuidar de nosotros mismos como si de un santuario se tratara. Los hábitos son los que hacen que alcancemos nuestras metas sean cuales sean y, entre todas las cosas, cuidar de nuestro cuerpo merece estar en la lista de objetivos permanentes.

El cabello no solo es parte de nuestro organismo, sino que también representa códigos culturales y sociales que nos ayudan a definir quienes somos, cómo es nuestra historia y hasta mostrar nuestra personalidad sin necesidad de muchas palabras. En algunas culturas, incluso, representa sensualidad, soltería, estabilidad o rebeldía. Es mucho lo que dice de nosotros mismos. 

Cuidarlo no tiene que convertirse en una odisea. La experta en cuidado capilar y belleza Dana Yegres Berrizbeitia, asesora y docente, explica que los cuidados del cabello pasan por las acciones básicas como el corte y el lavado, pero también por la nutrición adecuada y el uso de productos que realmente satisfacen nuestras necesidades específicas.

Los 10 mandamientos del cuidado del cabello

Primero. No lavar frecuentemente. Tengas el tipo de cabello que tengas hay que dejar que el cuero cabelludo genere su propia grasa, ya que de allí vienen todos los nutrientes e hidratantes naturales tanto para el cabello como para el cuero cabelludo. Es recomendable lavarlo 3 veces a la semana en promedio. 

Segundo. Al desenredar el cabello, hacerlo desde las puntas, luego a medios, luego a la raíz, siempre en ese orden. Nunca al revés.

Tercero. Al salir de la ducha, con el cabello húmedo aplicar hidratante para ayudar a desenredar, ya que en ese momento, el cabello se encuentra 10 veces más sensible, y al usar un peine o un cepillo muy cerrado, se pueden romper las fibras del cabello por la tracción mecánica. Se recomienda siempre usar un hidratante que no sea pesado para el cabello como cuidado frecuente antes de secarlo.

Cuarto. No abusar de herramientas térmicas e intentar evitar el alisado frecuente del cabello. La plancha quema la fibra capilar. Al tener un cabello fuerte y que no ha pasado por procesos químicos, lo recomendable es usar planchas de titanio. Por otro lado, cuando la fibra capilar ha sido sometida a tratamientos, lo ideal es usar patines con revestimientos de cerámica y turmalina, ya que después de el uso de químicos en el cabello, las fibras tienden a sensibilizarse. Con el uso de rizadoras, la recomendación, de igual manera, es evitar usarlas frecuentemente. Al usarlas, buscar utilizar al mismo tiempo productos de protección térmica, siendo que estos productos blindan la fibra contra el daño que causa el calor en el cabello. 

Quinto. Aplicar mascarillas intensivas al menos una vez a la semana. Sus resultados pueden ser mejorados con el uso de herramientas térmicas, puede ser un turbante hecho con una toalla empapada en agua caliente; esto sucede por el efecto que tiene este tipo de calor sobre el cabello, el cual dilata las fibras, dejando que el tratamiento entre a las capas intercuticulares con mayor facilidad; estos tratamientos intensivos pueden ser aplicados con efectividad tanto en un salón de belleza como en casa.

Sexto. El crecimiento del cabello, o la caída del mismo no están ligados con la frecuencia con la que una persona se corta el cabello. No tiene nada que ver la tijera con la irrigación sanguínea. Estas características están vinculadas a factores genéticos que las determinan en cada persona; el corte del cabello es una manera de que el cabello tenga una apariencia más sana y abundante. Cada cuánto cortarlo depende de cada quien, pero una buena recomendación es hacerlo cada tres meses, este es un período de tiempo recomendable para mantener unas puntas sanas. 

Séptimo. Revisar por qué se cae el cabello y no preocuparse por la caída natural. Si el cabello se está cayendo es por factores internos del organismo, bien sea que no estás ingiriendo los nutrientes necesarios, o fuiste sometido a una operación, o tienes cambios hormonales o estás sometido a mucho estrés. No tiene que ver con que el estilista tenga buena o mala mano.

Octavo. En el caso de cabellos rizados no recomiendo cortarlo con tanta frecuencia ni tampoco peinarlo al seco. Lo recomendable para unos rizos saludables es desenredarlo cuando está húmedo y dejarlo que se seque al natural, además del uso de productos adecuados para este tipo de cabello que necesita más hidratación.

Noveno. Asimismo, el cabello teñido amerita productos e ingredientes que vayan directo a proteger y prolongar la duración del pigmento artificial que fue depositado dentro de la corteza del cabello, y blindar la cutícula para que dure más tiempo.

Décimo. Cuando el cabello está decolorado, debemos escoger que tengan bastante carga de hidratación y, sobre todo, de proteína.

Las preguntas frecuentes

Kurt Stenn es autor del libro "Cabello: una historia humana”, es un estudioso del cabello quien también se ha dedicado a la enseñanza de dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, entre otras. Fue consultado por Today acerca de las preguntas más frecuentes que tenemos con relación al cuidado del cabello.

“La salud del cabello está determinada por los químicos que le aplicas, cómo lo tratas y qué nutrientes aporta tu cuerpo a la raíz… Si estás sano, tu cabello estará sano”, aseguró el experto y agregó una fórmula simple: lo que hace que nuestro cabello esté sano, son las mismas cosas que hacen que el cuerpo esté saludable: una buena nutrición, óptima hidratación, descanso y ejercicio…”

Stenn reveló además que el champú no hace más fuerte a nuestro cabello, lo limpia, pero no tiene una influencia en su salud. Si estos y otros productos generaran cambios fisiológicos, serían farmacéuticos no cosméticos.

Agregó que los químicos para teñir y alterar la fibra son definitivamente dañinos, así como peinarlo demasiado, pues esto daña la cutícula de su superficie.

Con relación a la alimentación adecuada para un cabello sano, Stenn dijo a la publicación que ya que el cabello está compuesto mayormente de proteínas, es importante mantener estos nutrientes en nuestra dieta, así como también hierro, que es esencial para los procesos metabólicos.