Salud

¿Cómo una persona puede volverse inmune al COVID-19?

feature image

Científicos de todo el mundo siguen aprendiendo sobre el nuevo coronavirus todos los días en busca de una vacuna o tratamiento eficaz que lo elimine y así dar fin a la pandemia.

Una de las interrogantes que muchos se plantean es cómo una persona se vuelve inmune al COVID-19, para lo cual los científicos tienen una explicación, según una publicación de Infobae.

  • Investigación indica que el coronavirus encontró una nueva ruta para infectarnos

Los expertos detallan que la respuesta del cuerpo humano a una infección se desarrolla en dos partes. Primero, una respuesta inmune innata, que libera sustancias químicas y glóbulos blancos que luchan contra un virus y lo destruyen. El segundo es una respuesta inmune adaptativa que, junto con otros efectos, produce anticuerpos dirigidos que pueden adherirse a un virus y detenerlo. Si este último es lo suficientemente fuerte, puede crear una respuesta duradera a la infección que proporcionará protección futura al individuo.

Quienes presentan infecciones más fuertes crean una respuesta inmune más fuerte. Como los estudios sugieren cada vez más que la mayoría de las personas que contraen COVID-19 tienen síntomas leves o no presentan síntomas, es posible que tengan una respuesta inmune deficiente cuando el virus ingrese a su sistema.

No obstante, aunque se desarrolle inmunidad, no se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo duraría debido a que el COVID-19 no ha existido el tiempo suficiente. Sin embargo, otro coronavirus, el resfriado común, tiene una inmunidad de corta duración. Mientras que los anticuerpos de coronavirus más graves, como el SARS o el MERS, se han detectado en sujetos años después de la infección.

  • Según estudio, 1 de cada 10 pacientes diagnosticados con COVID-19 vuelve al hospital tras el alta

"Lo que sí tenemos son personas que dan positivo nuevamente después de supuestamente recuperarse del COVID-19. Y estudios recientes ahora muestran que estos son posiblemente pacientes a los que les quedan algunos fragmentos virales después de matarlos", señala Adrian Rabe, epidemiólogo del Imperial College de Londres, que señala además que los “casos de reinfección” de COVID-19 no son un “fenómeno establecido”.

“Las pruebas positivas después de la recuperación pueden provenir de un falso negativo, y esto es especialmente cuando los pacientes aún presentan síntomas de COVID-19, pero los pacientes ya no tienen síntomas y vuelven a dar positivo, entonces es muy probable que se deba a las partículas virales restantes de un infección previa”, añade.

Antes eso afirma que hay que tener cuidado con las pruebas que no se han tomado correctamente o que no son eficaces, ya que podrían dar resultados erróneos y causar confusión en torno a la reinfección. “Las pruebas de anticuerpos anteriores han demostrado ser bastante inexactas, y casi el 30 por ciento son falsos positivos o falsos negativos”, concluye Rabe. 

Fuente: El Universo