nacionales

Daniel Salcedo ganó millones con CNT

feature image

Daniel Salcedo no solo se benefició de jugosos convenios en salud. También negoció 3,6 millones de dólares en contratos con la CNT, a través de la empresa HDC, para publicidad, comunicación e imagen de la telefónica nacional. Incluía estrategias de posicionamiento digital, el rol de community manager, diseño de memes y de videos para redes sociales. El primer tramo, de 1,6 millones tuvo una ampliación de 128 mil dólares entre 2018 y 2019. A fines de 2019, el segundo contrato se firmó por 1,9 millones, pero cuando empezaron los escándalos en salud, la caída de la avioneta y la prisión de Salcedo, se terminó el convenio por mutuo acuerdo.

A los 18 años vendía sánduches de jamón, queso y mayonesa en el Ministerio de Inclusión Económica y Social en Guayaquil. Antes de los 32 levantó un imperio con empresas que recibieron ingresos por más de 10 millones de dólares, desde 2017. Daniel Salcedo dice que todo se debe a su empeño -se despertaba a las 04h00 para trabajar- y a que tiene un agudo olfato para los negocios.

Su defensa lo vende como una especie de Rey Midas millennial. Con su toque mágico levantó contratos con el sector público. Pero no solamente se benefició de contrataciones en salud, sino en telecomunicaciones, como aquí revelamos.

A mediados de 2018, las puertas de la abundancia se abrieron de par en par para la empresa HCD, representada por Salcedo Bonilla. El primer contrato con la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) se firmó el 28 de junio de ese año.

El contrato 4300001735 entre CNT y HDC Producciones, por 1,6 millones de dólares tiene como objeto: “la prestación de servicios de publicidad para la gestión de la planificación estratégica de la comunicación interna de la CNT-EP”. Lo firmaron Salcedo Bonilla y Darwin Gonzalo Romero Mora, gerente general subrogante de CNT. El economista Romero Mora había asumido ese cargo a inicios de mes, en reemplazo de Andrés Moreno.

El plazo establecido para emitir la totalidad de las órdenes de trabajo fue de 365 días, o hasta que se ejecute la totalidad del monto del contrato. Con cada orden de trabajo se devengaba parte del total pactado. A inicios de 2019, con el criterio favorable de la asesoría jurídica CNT, se firmó un contrato complementario por 128 mil dólares.

Como contratista de servicios especializados en comunicación social, la firma del prominente exsanduchero debía encargarse de la imagen institucional de CNT, manejar el noticiero, el periódico interno, la intranet y las piezas comunicacionales internas.

Según el contrato, cuya copia tenemos, “la CNT podrá solicitar estrategias de posicionamiento digital … el rol de community manager, el diseño de memes y de videos para redes”. Además, la construcción de un blog y una cuenta de youtube, junto con campañas internas y activaciones no comerciales (se las conoce como estrategias BTL) para la mejora del clima laboral. Unas seis mil personas trabajan en CNT.

El acta de entrega-recepción definitiva se firmó en febrero de 2019. Detalla las acciones que realizó la empresa de Salcedo para posicionar la marca CNT: puso la señalética en el lobby y el piso 4 del edificio Vivaldi; impulsó una campaña que buscaba incentivar la compra de planes y concursar para entradas al show Circo del Sol en agosto de 2018.

Organizó el concurso de talentos CNT, que terminó en una gran gala por el décimo aniversario de la constitución de la empresa nacional. Realizó una feria de influencers en Quito y en Guayaquil; encargó la producción de cobijas con el logotipo de CNT para entregar en albergues; organizó desayunos entre el gerente y jubilados.  Entre noviembre y diciembre se encargó de producir el material promocional “feliz 2019”.

El contrato complementario, firmado a inicios de febrero de 2019 por los mismos representantes, permitió que se lanzara la campaña Los valores que nos guían, CNT en mi corazón, y articular una campaña interna de donación de ropa. Además, realizar el mantenimiento de equipos audiovisuales para el noticiero interno, el evento de rendición de cuentas, el mantenimiento del rótulo del edificio Vivaldi y el lanzamiento de la revista de la asociación de empleados.

Una denuncia en redes sociales contra Romero, por mantener dos empresas off shore, desencadenó su salida de la gerencia de CNT.

El encendido navideño

El 17 de mayo de 2019 llegó a la gerencia de CNT Martha Moncayo Guerrero. El 18 de septiembre, la gerente autorizó el inicio de un nuevo proceso contractual para la comunicación interna de la empresa telefónica. El primero de octubre el comité a cargo abrió la única oferta que había recibido: HDC, de Salcedo. El monto fue 1,9 millones de dólares, a 365 días de plazo, o hasta que se ejecute todo el monto contractual, mediante órdenes de pago. El contrato fue adjudicado el 29 de octubre y lo firmó el mes siguiente la gerente, por recomendaciones del comité técnico.

Moncayo explicó a este portal que al asumir el cargo, Salcedo ya había firmado y liquidado el primer contrato, solo quedaron cuentas por pagar que se cubrieron luego de una verificación.

Para el segundo contrato, HDC fue la única oferente y su propuesta económica era inferior al rubro que había destinado para la comunicación interna, según Moncayo.

La telefónica aseguró que la política de comunicación interna logró mejorar el clima laboral en un 73 por ciento, considerando los parámetros del Ministerio de Trabajo, según una evaluación interna.

Según documentos en poder de este medio, Salcedo se encargó de la ceremonia de encendido del árbol navideño del Edificio Vivaldi, la atención a invitados y de imprimir calendarios para obsequiarlos. Por esa actividad devengó 6.612 dólares del monto total del contrato.

Moncayo aclaró que la última actividad que realizó HDC fue incentivar el teletrabajo al inicio de la pandemia por el Covid-19, en marzo pasado. Hasta ese mes, no tuvieron inconvenientes con la prestación de sus servicios.

Entre diciembre de 2019 y febrero de 2020, HDC justificó haber ejecutado 498 mil dólares del contrato, de los cuales aún quedaban por liquidar 119 mil dólares.

“Considerando los escándalos de corrupción que han envuelto a los accionistas de esta empresa, que están siendo investigados por las autoridades correspondientes y que no cuentan con una sentencia ejecutoriada en firme, en abril del presente año la administración de CNT buscó los mecanismos jurídicos para la terminación de este contrato”, dice un documento interno de CNT.

El acta de terminación de mutuo acuerdo se firmó entre CNT y HDC el 5 de agosto. El valor remanente, no ejecutado, fue de $1,2 millones.

“Siempre nos gusta crecer y diversificarnos”, aseguró el Rey Midas millennial a la Fiscalía, que lo investiga por peculado, asociación ilícita y lavado de activos.

Salcedo es un hombre mediático, amante de las selfies que difundía en sus redes. Obsesivo  del gimnasio, los yates y autos deportivos; admirador de reinas de belleza y asiduo participante en fiestas con estrellas de TV.  Su amigo y socio, Marco Sevilla, lo recordó como cristiano, carismático y con buena ‘labia’ para los negocios. En el descanso de un partido de fútbol lo convenció para abrir Sevmac, una empresa dedicada a la importación de partes de vehículos.

Salcedo, además de sus empresas, suma propiedades en los Estados Unidos y en los sectores más exclusivos del Guayaquil, Samborondón, Daule y Salinas.

Antes de 2018, sus ingresos personales eran modestos. Sus registros de tributos revelan que en el 2014 declaró ingresos por 35.071; un año después por 31.000; en el 2016 también fueron por 31.000 y en 2017 por 26.000.

En los archivos de la Superintendencia de Compañías mantenía solo dos empresas: Fastecom, con la cual arreglaba sus computadoras y con ingresos menores a 10.000 dólares, y HDC Producciones, para organizar eventos y presentaciones artísticas.

El salto hacia la publicidad

La tarde del 14 de diciembre del 2017 , los accionistas de la empresa HDC Producciones decidieron reformar la razón social de esa compañía.

La cita fue en el solar 16, de la manzana ocho, de la cooperativa Abdón Calderón de Guayaquil. Acudieron el presidente de la compañía Josué Tomalá y la accionista minoritaria Mariuxi Armijos.

HDC nació en el 2009 con la consigna de la organización de eventos y espectáculos artísticos, pero quería entrar de lleno en la publicidad y a la comunicación. “Es el requerimiento de nuestros nuevos clientes”, dijo Salcedo en la cita de accionistas.

Todos aprobaron la propuesta y siete días después ganaron un contrato por 1´150.000 por “servicios y productos comunicacionales para la difusión y análisis de la gestión de la Contraloría”.

Según los archivos del organismo de control, el 14 de diciembre, el mismo día de la reunión, enviaron una invitación a HDC Producciones para que participe en el concurso.

El 19 de ese mes, una comisión técnica avaló el cumplimiento de las normas y de experiencia de la compañía de Salcedo. Fue la única oferente y finalmente, Edwin Moreno, hermano del presidente de la República, avaló el proceso como coordinador nacional administrativo de la Contraloría, cargo que ocupa como funcionario de carrera.

El contralor Pablo Celi reconoció que el ente de control entregó el contrato, y anunció un examen de auditoría exhaustivo para que se conozcan los procedimientos de esa negociación.

HDC Producciones es la consentida de Salcedo. En 2013 llegaron los contratos con el sector público. Los primeros fueron con la Coordinación Zonal 8 y con Dirección Distrital de Durán del Ministerio de Inclusión Económica, que los conocía por su venta de los bocaditos en la mañana.

Fue escogido para la organización de eventos, el más importante fue por 20.000, para el lanzamiento del programa “Canas de Vida”, en Durán.

La Gobernación de Guayas, liderada por el correísta Rolando Panchana, lo contrató para el concierto de la salsera Olga Tañón por 175 mil y para las millonarias charlas del pianista Di Blacio. Ese contrato fue un puntillazo porque representó un gasto de 1,8 millones para la entidad estatal, pero que no se vieron reflejadas en las finanzas de Salcedo, según su declaración de impuestos

Desde 2015 hasta mediados de 2017 consiguió varios contratos con el Estado. Su informe de gestión como gerente mostraba los recursos que llegaban a las cuentas de HDC Producciones: hacía referencias de ingresos por 184 mil y deudas por 48 mil dólares.

Fuente: Código Vidrio