nacionales

El IESS no despide a los médicos, pero tampoco ofrece estabilidad

feature image

Los trabajadores de la salud del Hospital del IESS de Guayaquil, que fueron despedidos y luego restituidos en el cargo, siguen en incertidumbre laboral, pese al aumento de casos de Covid-19 registrado en enero.

El 31 de diciembre de 2020, más de un centenar de trabajadores de la salud fueron desvinculados de sus puestos en el Hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, de Guayaquil.

Unas horas más tarde, el representante de esa institución, Jorge Wated, dejó sin efecto la medida. 

Han pasado 13 días y el personal médico continúa en la incertidumbre, explica la presidenta del gremio de enfermeras, Gina Mendoza.

“Hasta el momento no han recibido un escrito que certifique que ellos permanecerán en sus unidades sin inconveniente”, explica.

Con esta duda, todos los días cientos de médicos, enfermeras y técnicos van a trabajar para salvar la vida de quienes luchan contra el Covid-19 en hospitales públicos. 

“¿Cómo se despide a un personal necesario cuando se anunciaba un repunte de casos de coronavirus?”, se pregunta la dirigente de las enfermeras.

“No sabemos bajo qué parámetros se pensaban hacer esas desvinculaciones, cuando la ciudadanía está en fase roja de peligro”. Gina Mendoza, presidenta del gremio de enfermeras.

“Se pueden redoblar las actividades de una o dos enfermeras ¿pero de 100?, no sé cómo pensaban hacerlo”.

“¿No necesitan médicos en plena pandemia?”, cuestiona Pedro Cruz, abogado de varios afectados que han demandado al IESS y al Ministerio de Salud Pública por desvinculaciones. 

“¿O es que va a haber el manoseo que entran 100 por otro sitio, y bajo qué condiciones entran?”, se pregunta Cruz, que cada semana registra nuevos casos de despidos del personal médico que trabajó durante la pandemia y que estaría bajo la protección de la Ley de Apoyo Humanitario.

Una ley que se aplica a cuenta gotas

El presidente del Colegio de Médicos del Guayas, Wilson Tenorio, no niega que aún en pandemia se mantenga la corrupción del “puesto a dedo”. “En ciertos casos sí ha existido”, dice Tenorio, por las referencias de algunos compañeros que cuentan lo que pasa al interior de los hospitales públicos.

“Por eso tenemos que ir a un proceso de selección que otorgue estabilidad a quienes tienen la prioridad, como dice la Ley de Apoyo Humanitario“, asegura el dirigente.

Pero el personal está molesto, especialmente los tecnólogos médicos, quienes discuten hacer plantones o cerrar salas de emergencias, afirma Tenorio.

“Hoy he tenido que persuadirlos de querer adoptar medidas. Soy partidario del diálogo hasta el último momento, aún mas cuando estamos a la puerta de casi una segunda ola de contagios”.

Según el Ministerio de Salud, se entregarán 12.000 nombramientos al personal de salud que trabajó en la fase crítica de la pandemia, como se estableció en la Ley de Apoyo Humanitario. 

De los centros de salud pública serían 8.000 y por el IESS, 4.000 nombramientos a quienes tengan contratos ocasionales.  Hasta diciembre de 2020, más de 5.000 personas recibieron el nombramiento definitivo del Ministerio de Salud.

Lo que deja en evidencia un número significativo de trabajadores de la salud que han trabajado sin estabilidad laboral, no sólo desde la pandemia, sino desde hace más de 10 años. PRIMICIAS solicitó una entrevista a las autoridades del IESS, para consultar sobre la situación laboral de quienes en un principio fueron desvinculados, pero no se obtuvo respuesta.

Nuevamente sin equipos de bioseguridad

En medio de la batalla legal por mantener sus puestos de trabajo, las enfermeras enfrentan el déficit de insumos de bioseguridad.

“En las unidades de salud no hay mascarillas, solo quirúrgicas, que se pueden tener por un momento”, reclama Gina Mendoza.

Hay escasez de mascarillas Kn95, de “batas y otras prendas de protección, por ejemplo, no hay guantes de manejo”, explica Mendoza.

Según la presidenta de las enfermeras de Guayas, el equipo que usan actualmente es el que ellas han comprado por su cuenta para protegerse. Solo en esta provincia han registrado la muerte por Covid-19 de 23 enfermeras.

PRIMICIAS