sin categoria

Estas son las preguntas del debate Presidencial que quedaron sin respuestas

feature image

¿Seguir con un sistema de esclavitud de la Senescyt hacia los jóvenes ecuatorianos?, ¿por quién votaste tú en las elecciones presidenciales del 2017? o ¿cuáles serán sus prioridades fundamentales, con qué grupos regionales, organismos internacionales y multilaterales tendrá más estrecha colaboración y en qué términos se darán esos intercambios y negociaciones?

Estas fueron algunas de las preguntas que se realizaron entre los aspirantes presidenciales Andrés Arauz, por UNES (listas 1-5), y Guillermo Lasso, por la alianza CREO-PSC (listas 21-6), durante el debate realizado la noche del pasado domingo. Y otras que formuló la moderadora Claudia Arteaga.

La mayoría quedó sin respuestas, otras se contestaron después y hasta hubo aquellas que se aclararon en redes sociales.

En el primer eje, de economía y empleo, Arauz le preguntó a Lasso: “Si tuviera en una mano el beneficio del Ecuador y en otra el beneficio de su banco, ¿qué decisión adoptaría: beneficaría al país o a su institución financiera?

A su turno, Lasso no respondió la pregunta y se refirió a la pandemia, y explicó que la agricultura es la que sostuvo los alimentos en los hogares. Luego, ratificó su propuesta de dar crédito a 30 años al 1% de interés a los pequeños agricultores y ganadores.

Su contrincante hizo notar que no respondió. Y expresó que el Banco de Guayaquil solicitó cambiar la definición de los segmentos de microcrédito para ganar más utilidades. A lo que Lasso le contestó que no mienta.

Aunque el candidato por CREO no contestó en este segmento qué decisión adoptaría, sí lo hizo en el último bloque sobre el tema de relaciones internacionales, movilidad humana y desarrollo sostenible.

Allí recordó que renunció en el 2012 a la administración del Banco de Guayaquil y que tomó esa decisión “porque el Ecuador me importa más que el banco, que te quede claro”, apuntó.

En el eje de democracia e institucionalidad estatal, el candidato Lasso pidió a Arauz que opine sobre la frase pronunciada por el exmandatario Rafael Correa de que el “presidente de la República no solo es jefe del poder Ejecutivo, es jefe de todo el Estado ecuatoriano”, demostrando que es una expresión dictatorial.

Arauz no respondió algo puntual y le dijo a Lasso que hasta sueña con Correa, y que le pasará el dato. Luego se refirió a la erradicación de la violencia de género, que crearán un sistema de acogida y cambiarán las relaciones de poder, dentro y fuera del hogar.

En ese mismo bloque, Lasso le recordó que en el Gobierno anterior se trató de “gordita horrorosa” a la mujer, se censuró por un tema de conciencia a asambleístas de su propio movimiento, se arrastró a mujeres por las calles, y le preguntó: “¿Eso es participación ciudadana?, ¿eso es democracia?”.

Arauz tampoco contestó algo relacionado y señaló que Lasso solo habla del pasado. Enseguida manifestó que en el debate están para hablar del futuro y que vienen con una renovación generacional.

Otras preguntas sin contestar se desarrollaron en el cuarto eje del debate, referente a la educación, desarrollo humano y tecnología.

Lasso le pregunta a Arauz qué propone hacia el futuro: ¿seguir con un sistema de esclavitud de la Senescyt hacia los jóvenes ecuatorianos?

Arauz no dijo si seguirá o no con la Senescyt en caso de ganar las elecciones, y señaló que Lasso no entiende sobre la educación superior y que los jóvenes van a tener distintas opciones.

En tanto, en el quinto eje, de relaciones internacionales, la moderadora Claudia Arteaga le preguntó al candidato por UNES: ¿cuáles serán sus prioridades fundamentales, con qué grupos regionales, organismos internacionales y multilaterales tendrá más estrecha colaboración y en qué términos se darán esos intercambios y negociaciones?

Arauz no respondió puntualmente con qué organismos tendrá una colaboración. Aunque se refirió a una reunión con migrantes y bancos de inversión, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), y a un acuerdo en las prioridades de desarrollo del país, pero no detalló más.

Finalmente, en esta pregunta, agregó que firmarán acuerdos comerciales “solo cuando le convenga al Ecuador”.

Luego de los cinco ejes, hubo un espacio de preguntas entre candidatos. Aquí ambos aspirantes no contestaron con exactitud o se supo la respuesta en redes sociales.

Lasso le preguntó a Arauz por quién votó en las elecciones presidenciales del 2017.

Arauz no dijo “yo voté por...”, pero sí mencionó que el Ecuador votó por Lenín Moreno y que “ustedes (en relación a Lasso) lo compraron”.

Después, durante la contrarréplica, Arauz le preguntó a Lasso si busca la privatización de la salud y si su candidato a vicepresidente, Alfredo Borrero, se vacunó.

La primera pregunta sí fue contestada por Lasso: dijo que no tiene relación con clínicas privadas, la segunda no contestó.

Ayer explicó que esa pregunta le correspondía responder al aspirante vicepresidencial y no a él, como efectivamente lo hizo Borrero ni bien terminó el debate, tuiteó que no se ha vacunado.

“No me he vacunado, me vacunaré cuando me toque”, expresó en un video de nueve segundos.

En el turno del aspirante presidencial de CREO, en este segmento, le pidió a Arauz que no le responda a él sino a cuatro mujeres.

“Respóndele a la esposa del general Gabela, aquel general que fue asesinado en circunstancias muy sospechosas. Andrés, responde a Lourdes Tibán, que fue arrastrada vil y cobardemente por partidarios tuyos. Andrés, respóndele a Manuela Picq, que fue expulsada del Ecuador en condiciones de irrespeto a los derechos humanos. Andrés, aquí hay algo mucho más serio. Respóndele a mi esposa, Andrés, respóndele a María de Lourdes, que sufrió un intento de linchamiento con palos, cuchillos y machetes al salir del estadio Olímpico Atahualpa conmigo, mi hijo y mi equipo de trabajo. Respóndeles a ellas, Andrés, no a mí. ¿Qué les dices?

Arauz no emitió una respuesta puntual y dijo que es lamentable que ciertos episodios causen daño. Enseguida se refirió a las manifestaciones de octubre de 2019 y afirmó que hubo una violación sistemática de los derechos humanos.

Lasso le recordó que no contestó la pregunta y Arauz le dijo que vive en el pasado y que además es “salado”.