estilo de vida

Estudio: cada semana de encierro aumenta consumo excesivo de licor

feature image

El consumo nocivo de alcohol entre los adultos aumenta cuanto más tiempo pasan en casa encerrados, según un estudio publicado en el American Journal of Drug and Alcohol Abuse y difundido el jueves 10 de diciembre del 2020.

La investigación, revisada por pares y basada en una encuesta de casi 2 000 mayores de 18 años de Estados Unidos, es la primera en resaltar la relación a nivel nacional entre el consumo peligroso de alcohol y el estrés vital desencadenado por la pandemia del covid-19 y los confinamientos asociados.

Los hallazgos muestran que las probabilidades de consumo excesivo de alcohol entre los bebedores compulsivos (aquellos que, en dos horas, consumieron cinco o más bebidas para los hombres y cuatro o más para las mujeres) aumentaron un 19% adicional por cada semana de encierro.

Las probabilidades de una mayor ingesta de alcohol en general para los bebedores compulsivos eran más del doble que las de las personas que no bebían en exceso (60% frente a 28%), especialmente aquellas con depresión o antecedentes de la enfermedad.

Realizado por expertos de la Facultad de Salud Pública del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, el estudio también destaca que durante la pandemia, los bebedores compulsivos en promedio bebieron cuatro tragos por ocasión, en comparación con dos tragos entre los bebedores no compulsivos.

Los participantes que bebieron a niveles dañinos durante la pandemia consumirían siete bebidas como máximo en una ocasión, según el estudio. Esto se compara con un máximo de dos por sesión durante la pandemia para aquellos que no lo hicieron.

Además, vivir con niños encerrados redujo mínimamente las probabilidades (en un 26%) de recurrir al biberón para las personas en general. Los investigadores ahora piden nuevas estrategias de intervención y prevención para las personas aisladas que corren el riesgo de beber de forma peligrosa.

De lo contrario, dicen que podría haber consecuencias duraderas para la salud. "Pasar más tiempo en casa es un factor estresante de la vida que afecta la bebida y la pandemia de Covid-19 puede haber exacerbado este estrés", dice Sitara Weerakoon, candidata a doctorado de la Universidad de Texas.

"Las investigaciones futuras deben considerar la posibilidad de que los síntomas depresivos actúen como moderadores (un factor que cambia el impacto) en la relación entre el tiempo pasado bajo un mandato de refugio en el lugar (encierro) y el consumo excesivo de alcohol -señala-. Se necesitan (también) investigaciones adicionales para desarrollar el mejor tratamiento para las personas con trastornos por uso de sustancias que pueden ser más susceptibles a resultados de salud adversos".

El objetivo del estudio fue identificar un vínculo entre los factores de estrés relacionados con el covid-19 y los cambios en el consumo de alcohol y el consumo excesivo de alcohol desde que comenzó la pandemia.

Los datos provienen de una encuesta en línea completada por 1 982 adultos desde mediados de marzo hasta mediados de abril, que coincidió con el primer confinamiento en Estados Unidos el 19 de marzo. Según las respuestas de la encuesta, los investigadores categorizaron a los participantes como bebedores compulsivos, bebedores no compulsivos y no bebedores compulsivos.

Entre los factores analizados se encuentran la duración del encierro, la cantidad de adultos o niños con los que vivían, los episodios actuales o anteriores de depresión y el estado laboral relacionado con el encierro, como la disminución del salario.

En promedio, todos los encuestados habían estado encerrados durante cuatro semanas y pasaban 21 horas al día en casa, y la mayoría (72%) no iba a trabajar.

En general, casi un tercio (32%) de los participantes informaron beber en exceso durante la pandemia y los bebedores en exceso aumentaron su consumo. Sin embargo, quienes no bebían en exceso consumían aproximadamente la misma cantidad de alcohol que antes del encierro.

Europa Press