estilo de vida

Historia de cómo Pepsi salvó a Coca-Cola de que se revelara su receta secreta

feature image

Las empresas The Coca-Cola Company y PepsiCo tienen una larga historia de rivalidad, pese a que sus bebidas más famosas, Coca-Cola y Pepsi, tuvieron un inicio muy similar. Fueron creadas por farmacéuticos y salieron al mercado a fines del siglo XIX y no como refrescos, sino como jarabes en farmacias.

Coca-Cola es hoy la marca de refrescos más valiosa del mundo, según el informe Brand Finance Global 500 2020. La compañía nacida en Atlanta (EE. UU.) tiene un valor de más de $40 mil millones, el doble de Pepsi (unos $20 mil millones) que se coloca en segundo lugar en la categoría de bebidas.

Las gasesosas Coca-Cola y Pepsi son las ''joyas de la corona'' de estas empresas, pues -con presencia a nivel mundial- también comercializan otras bebidas y snacks. Su lucha también se nota en el campo publicitario; mientras que Coca-Cola le ha apostado a spots más emotivos, Pepsi se ha destacado por contar con estrellas del espectáculo y el deporte. Inolvidables son los comerciales televisivos protagonizados por Michael JacksonMadonnaBritney SpearsCindy CrawfordRicky MartinDavid Beckham y sus colegas o las Spice Girls.

Pepsi pasó por crisis en 1923, por el precio de azúcar; y en 1933 por la Gran Depresión. Fue ofrecida a Coca-Cola, pero esta empresa no aceptó. Finalmente Pepsi pasó a manos de Charles Guth, presidente de la fábrica de golosinas Loft Inc. y se hizo un cambio en su fórmula para tener un sabor más parecido a su rival. Desde entonces estas empresas han vivido muchos cambios y situaciones, pero una muy particular se dio en el año 2006, en lo que parecería el guion de una película de espías.

Una bebida muy apetecida

Una lata de 12 onzas de Coca-Cola tiene 39 gramos de azúcar, lo que equivale a unas 10 cucharaditas. Gary Wenk, director de programas de pregrado en neurociencia de la Universidad Estatal de Ohio y autor de Your Brain on Food, cree que esa cantidad justa de edulcorante, cafeína y carbonatación tiene la capacidad de activar los mismos centros de recompensa en el cerebro que las drogas. De allí que Coca-Cola sea tan adictiva.

Wenk comenta a la CNN que la fórmula de esta bebida desencadena la liberación de dopamina en una región conocida como el núcleo accumbens, y como resultado sentimos euforia. ''El azúcar en las bebidas… atraviesa el cerebro, obtienes la dopamina que te recompensa, y luego el efecto del aumento de dopamina desaparece casi tan rápido como llegó, dejando a tu cerebro con ganas de más'', explicó Wenk.

Una investigación publicada en Pubmed consideró incluso que el azúcar puede ser incluso más gratificante y atractivo que la cocaína. De allí que la receta secreta de la tan apetecible de Coca-Cola sea el ''santo grial'' de The Coca-Cola Company, por lo que muchos seguro quisieran hacerse con esta. Por ello la fórmula está celosamente guardada en la caja fuerte de un banco en Atlanta. No obstante pese a todas las seguridades a mediados de 2006 estuvo a punto de ser entregada a las manos de su eterna rival.

Venta de secretos y condenados

Joya Williams, una ejecutiva de Coca-Cola, junto a Edmund Duhaney e Ibrahim Dimson, fueron arrestados y enjuiciados por tratar de vender información clasificada y la fórmula secreta de la famosa bebida a Pepsi.

Williams era la suministradora de información de dentro de la empresa y Dimson actuaba como negociador con Pepsi. El plan se les vino abajo cuando enviaron una carta a ejecutivos de Pepsi, en la que se detallaban nuevos proyectos de Coca-Cola en base a la receta secreta. Sin embargo Pepsi decidió no participar en el ilícito y en su lugar se contactó con Coca-Cola que a su vez informó al FBI. Un agente federal encubierto se encargó de ''negociar'' con Dimson.

Coca-Cola colocó cámaras de seguridad para grabar cómo Williams guardaba archivos confidenciales en su bolso y cómo se llevaba consigo una muestra de una nueva bebida de la compañía. Como parte de la investigación, los agentes del FBI dieron cerca de $30.000 a Dimson a cambio de los documentos y la muestra que Williams supuestamente sustrajo de manera ilegal de las oficinas de Coca-Cola.

Williams fue acusada de conspiración por robar secretos de fabricación de la empresa y tratar de venderlos a Pepsi. La justicia la condenó a ocho años de cárcel y al pago de una multa de $40.000.

Dimson y Duhaney, por su parte, se declararon culpables y acusaron a Williams de ser la cabecilla de toda la trama. También fueron multados con $40.000, pero debido a que colaboraron con las investigaciones recibieron penas menores, de cinco y dos años, respectivamente.

Neville Isdell, por esa época presidente ejecutivo de The Coca-Cola Company, envió su precio hacia Pepsi por su actitud frente las acciones de Williams y compañía. (I)

Otra receta

La fórmula secreta de Coca-Cola no es un caso único.

En 2016 se publicó en el Chicago Tribune la que supuestamente sería la mezcla secreta de especias y hierbas que es la base del imperio de Kentucky Fried Chicken KFC.

La empresa del coronel Sanders afirmó que dicha receta no era la auténtica; un año después un usuario de Twitter notó que KFC seguía en esta red social a solo 11 usuarios y todos tenían que ver con “herb” y “spice”, que en inglés significan hierba y especia respectivamente.

La cuenta de KFC sigue a las cinco integrantes de The Spice Girls, así como a seis hombres que se llaman Herb, entre ellos el cornerback de los Packers de Green Bay Herb Waters y la leyenda musical Herb Alpert. Pese a que la empresa no reveló su receta secreta dejó entrever que son cinco especias y seis hierbas.