nacionales

Jacobo Bucaram: “Me siento feliz y orgulloso de este encierro”

feature image

Desde la cárcel de Latacunga, Jacobo Bucaram Pulley, más conocido como Jacobito, hijo del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz, se inspiró y escribió una carta dirigida a los ecuatorianos, a sus hijos, a sus seres amados, a la prensa nacional y a la clase política, según específica.

“Me siento más orgulloso que nunca de ser un Bucaram”. Es una de las frases que se leen en el escrito.

Jacobito cumple prisión preventiva en el Centro de Rehabilitación de Cotopaxi, por el delito de delincuencia organizada desde el 26 de septiembre pasado. Delito por el que además están procesados su padre, dos hermanos y su cuñada.

La carta, que ya es tendencia en Twitter, fue publicada por Abdalá 'el loco que ama'. En ella, el mayor de los Bucaram Pulley dice que está feliz y orgulloso del encierro, porque con eso, menciona, “sigue el mismo curso la historia de la persecución a su familia” de la que dice ser “la más honorable y luchadora de Ecuador”.

Dice también que ahora le ha tocado a él, porque siguió los pasos de su tío 'Don Buca', de su tío político Jaime Roldós Aguilera (expresidente de Ecuador), y de su padre, Abdalá, a quien califica como el líder más grande de los pobres que ha tenido el país.

“Soy de los hombres que amo a mi conciencia, la verdad y mis ideales, más que a mi propia vida; pues así me crió mi líder y padre, irreverente contra los tiranos y los traidores del pueblo”, dice otra parte del escrito.

Las reacciones en redes sociales no se han hecho esperar. Es que además, pese a las pruebas, testimonios que guarda la Fiscalía para darle prisión preventiva, Jacobito, insiste en la carta que es inocente 100 % y llama a dar un grito de protesta ante el gobierno. Pide que lo hagan por sus hijos, especialmente por el menor.

Asimismo, da un espacio para hablar de su deseo de amar a la Ministra de gobierno, María Paula Romo. “Lamento mucho su odio visceral hacia mi familia, pero quiero decirle que deseo amarla, quiero quererla. Ayúdame a quererte”, destaca. Y como si fuera poco, termina su escrito autocalificándose como la brillante presencia de Dios sin imperfecciones.

Fuente: Extra.