internacionales

Nuevas pistas sobre la respuesta del papa Pío XII ante el Holocausto

feature image

Cuando el Vaticano abrió sus archivos secretos del pontificado de Pío XII durante la Segunda Guerra Mundial en marzo, el historiador de la Universidad Brown, David I. Kertzer, fue uno de los primeros en la fila.

Como muchos otros académicos, Kertzer había estado ansioso por analizar los documentos de un Papa —que durante mucho tiempo fue considerado para la santificación— cuya respuesta al nazismo y el Holocausto se ha convertido en el blanco de un feroz debate.

Algunos han catalogado a Pío XII como el pontífice que permaneció vergonzosamente silencioso mientras los nazis masacraban a los judíos durante la guerra. Otros afirman que trabajó entre bastidores para alentar a la Iglesia Católica Romana a salvar a miles de judíos y otras víctimas de persecución.

Ahora los documentos de los archivos están comenzando a filtrarse, ofreciendo una muestra temprana de lo que podría surgir de las decenas de miles de artículos que los académicos habían deseado estudiar durante décadas. El pontificado de Pío XII se extendió desde 1939 hasta 1958.

En un artículo publicado en The Atlantic el jueves, el profesor Kertzer reveló documentos inéditos, incluido un memorando que aconsejaba a Pío que no hiciera una protesta formal cuando la Gestapo reunió a 1.000 judíos de Roma el 16 de octubre de 1943 para su deportación al campo de concentración de Auschwitz.

Kertzer también encontró un rastro de documentos que revelan que los funcionarios del Vaticano ordenaron a los clérigos en Francia que se resistieran a entregar a dos niños judíos que habían sido puestos al cuidado de católicos locales y bautizados cuando sus padres fueron asesinados en Auschwitz, a pesar de los fallos de los tribunales franceses que ordenaban que los niños se los entreguen a su tía.

La resistencia de la iglesia a los esfuerzos que la tía realizó durante años para recuperar a los dos niños —Robert y Gérald Finaly— fue noticia internacional en ese momento, incluso en la portada de The New York Times. Los documentos muestran que se mantuvo informado a Pío, incluso cuando monjas y monjes franceses fueron arrestados por cargos de secuestro de los niños.

Documentos del Archivo Secreto Apostólico Vaticano en una foto de febrero de 2020 (Alberto PIZZOLI / AFP)

“Entre los historiadores, creo que mi articulo será bastante explosivo”, dijo Kertzer, cuyo libro “El Papa y Mussolini”, sobre el predecesor Pío XI, ganó el Premio Pulitzer de biografía en 2015.

Los funcionarios del Vaticano, que recibieron el artículo del profesor Kertzer, no respondieron a múltiples solicitudes de comentarios.

En 1965, el papa Pablo VI ordenó la publicación de algunos registros oficiales del Vaticano relacionados con el período de guerra después de que Pío XII fuera vilipendiado en la obra de Rolf Hochhuth de 1963 “El diputado”, que atacaba al Papa por no haber condenado públicamente a Hitler, a pesar de que estaba consciente de los crímenes nazis. Hochhuth murió en mayo.

Cuatro académicos jesuitas publicaron 11 volúmenes de documentos del pontificado de Pío XII entre 1965 y 1981. Los críticos han dicho que esos volúmenes eran parciales e insuficientes.

Kertzer dijo que una nota y un memorando encontrados en 1943, ambos traducidos y reimpresos en el artículo de The Atlantic, no se incluyeron en el volumen del Vaticano que trata sobre 1943, que, sin embargo, incluye un documento que se refiere a uno de los documentos recientemente descubiertos.

La omisión dio peso a “las sospechas de que esos cuatro eruditos jesuitas pueden haber sido reacios a publicar artículos que podrían parecer que arrojan al Papa y al Vaticano a una luz desfavorable”, dijo el profesor Kertzer en una entrevista por Skype desde su casa en Harpswell, Maine. “Francamente, esto demuestra que ese es el caso”.

Pero otros que estudian la historia de la iglesia dicen que la prisa por encontrar joyas enterradas en los archivos recién abiertos también podría resultar en una comprensión parcial de los eventos.

Hombres, mujeres y soldados reunidos alrededor del Papa Pío XII el 15 de octubre de 1943, durante una gira papal por Roma después de un bombardeo. (AP Photo/archivo)

Los académicos tienen el deber de estudiar los archivos a fondo, dijo Matteo Luigi Napolitano, profesor de historia en la Universidad de Molise, quien ha escrito varios libros favorables sobre Pío XII, incluido “El Papa que salvó a los judíos. Toda la verdad sobre Pío XII de los archivos del Vaticano” (en coautoría con Andrea Tornielli, director editorial del departamento de comunicaciones del Vaticano).

“No se puede publicar una primicia tras otra solo porque se ha estado en la biblioteca durante unos días”, dijo Napolitano, delegado del Comité Pontificio de Ciencias Históricas. “Esa no es la forma de trabajar. No es un método histórico “.

Kertzer solo logró trabajar unos días en los archivos cuando el coronavirus hizo que el Vaticano cerrara sus puertas, pero continuó investigando con un historiador de la iglesia radicado en Roma, Roberto Benedetti.

Los documentos incluyen páginas que Kertzer describió como “impregnadas de lenguaje antisemita”.

En un documento sobre la redada de 1943, el reverendo Pietro Tacchi Venturi, un asesor cercano, propuso que Pío XII les dijera a los alemanes que no había necesidad de usar la violencia contra los judíos de Italia porque las leyes raciales de Mussolini eran “suficientes para contener a la pequeña minoría judía dentro de sus propios límites”, escribió el padre Tacchi Venturi. “No se comprende por qué y con qué necesidad hay de volver a una cuestión que el Gobierno de Mussolini consideró ya resuelta”.

La propuesta del padre Tacchi Venturi fue desestimada por un memorando, escrito por el reverendo Angelo Dell’Acqua, entonces funcionario de la Secretaría de Estado que luego se convirtió en el cardenal de Roma, que buscaba convencer a Pío XII de que no presentara una protesta formal contra la redada nazi, sino hablar de ello en privado con el embajador alemán “recomendándole que no se agrave aún más la ya grave situación de los judíos”.

El pontificado de Pío XII se extendió desde 1939 hasta 1958 (Shutterstock)

El cardenal Dell’Acqua también estuvo involucrado en el caso muy publicitado de los hermanos Finaly.

La guerra había dejado a muchos judíos huérfanos en países católicos y, al menos en dos ocasiones, los líderes judíos habían hecho un llamamiento a Pío XII pidiendo ayuda para garantizar que fueran devueltos a las familias judías. Como muestra un documento publicado en 2004, en algunos casos, la política de la iglesia había sido resistirse a esos pedidos.

Los niños Finaly habían sido bautizados en secreto, y la iglesia en Francia al principio se había opuesto activamente a los intentos de devolverlos a los parientes sobrevivientes, porque la iglesia creía que debían ser criados en su nueva fe.

La nueva documentación citada por el profesor Kertzer sugiere que el Vaticano había estado directamente involucrado en los esfuerzos para ocultar a los chicos Finaly y evitar que fueran entregados a sus parientes, mientras buscaba mantener en secreto su papel.

La familia finalmente ganó y los hermanos fueron llevados a Israel, donde aún viven. Kertzer sugiere que el horror del Holocausto había hecho poco para suavizar la posición del Vaticano.

La demanda de acceso total a los archivos se intensificó después de que el Vaticano acercó a Pío XII a la santidad en 2009, una decisión contra la cual protestaron algunos sobrevivientes del Holocausto. En declaraciones a los periodistas mientras regresaba de su viaje a Israel en 2014, el Papa Francisco dijo que Pío XII no sería beatificado, el penúltimo paso hacia la santidad, hasta que se le pudiera atribuir un milagro.

Esta foto de archivo tomada el 27 de agosto de 1957 muestra al Papa Pío XII bendiciendo a los fieles durante el congreso de Jóvenes Trabajadores Cristianos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (Foto AFP)

“La causa de Pío XII está abierta. Sin embargo, no ha habido ningún milagro, y si no hay milagros todavía no es posible seguir adelante“, dijo Francisco.

Todavía no se ha verificado ningún milagro, y para que la iglesia lo haga santo, oficialmente necesita dos, aunque Francisco renunció al segundo milagro en el caso del Papa Juan XXIII.

Cuando Francisco ordenó la apertura anticipada del archivo sellado de Pío XII en 2019, dijo: ”La iglesia no le teme a la historia”.

En ese momento, Francisco había dicho que el pontificado de Pío XII había incluido “momentos de graves dificultades, de decisiones atormentadas, de prudencia humana y cristiana”.

Los archivos abiertos de Pío XII (contenidos en tres archivos vaticanos diferentes) fueronabiertos el 2 de marzo, pero cerrados por la pandemia desde el 5 de marzo hasta principios de junio. Ahora están cerrados nuevamente debido al receso de verano programado.

Pero ya han comenzado a aparecer artículos y al menos un libro, así como revelaciones que llaman la atención.

El reverendo Hubert Wolf, un académico alemán, que había estado en el Vaticano en marzo, concedió una entrevista dos meses después diciendo que había encontrado documentos que dejaban mal parado a Pío XII y al Vaticano. Cuando los medios católicos y otros medios recogieron estos informes, algunos académicos, incluido el profesor Napolitano, lo reprendieron por haberlos publicados de manera demasiado apresurada.

Un asistente abre la sección del archivo dedicada al Papa Pío XII el 27 de febrero de 2020 en el Archivo Secreto Apostólico Vaticano, el archivo central de la Santa Sede (Alberto PIZZOLI / AFP)

Alberto Melloni, un historiador de la iglesia, dijo que los tonos antisemitas que surgen de algunos de los documentos de la época no deberían sorprender.

“No por nada la iglesia tardó 20 años y cinco meses desde el final de la guerra en producir ‘Nostra Aetate’”, dijo Melloni, refiriéndose a un documento elaborado por el Concilio Vaticano II bajo el Papa Pablo VI, que redefinió radicalmente la relación de la iglesia con los judíos.

El profesor Benedetti, el historiador de Roma que ha estado ayudando a Kertzer en su investigación, dijo que incluso después de que se abrieron los documentos en marzo, los académicos carecían de acceso completo a cada uno de los documentos, porque algunos archivos aún estaban siendo digitalizados o inventariados.

Si bien el archivo de la Secretaría de Estado está en línea, lo que brinda a los académicos un amplio acceso, en el archivo apostólico los académicos tienen la limitación de poder ver tres documentos por la mañana y dos por la tarde. Puede ser lento.

“La documentación es realmente inmensa, así que imagino que habrá muchas publicaciones”, que respaldan muchas posiciones diferentes, dijo Benedetti, director de una revista de historia en línea.

c.2020 The New York Times Company, Infobae