Murió de coronavirus un alcalde brasileño elegido cuando estaba entubado

El ex gobernador del estado brasileño de Goiás y ex senador Maguito Vilela, que fue elegido alcalde de la ciudad de Goiania en noviembre pasado cuando estaba entubado y sedado en un hospital tras haber contraído COVID-19, murió este miércoles víctima de la enfermedad, informaron sus familiares.

El veterano político de 71 años, un importante líder del centroderechista partido del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), tan sólo supo de su victoria electoral algunos días después de las elecciones y, pese a que asumió el mandato en el hospital, permanecía como alcalde licenciado debido a su situación.

Vilela estaba ingresado en una unidad de cuidados intensivos del prestigioso hospital Albert Einstein de la ciudad de San Pablo desde el 27 de octubre pasado por COVID-19, la misma enfermedad que provocó la muerte de dos de sus hermanas.

Profesor y abogado, ejerció todos los mandatos públicos posibles en el estado de Goiás y en la capital Goiania, ya que fue alcalde, concejal, gobernador, senador, diputado regional y diputado federal por su estado.

Un paciente con coronavirus en el hospital Sao Francisco de Assis de Goiania (REUTERS/Ueslei Marcelino/Archivo)
Un paciente con coronavirus en el hospital Sao Francisco de Assis de Goiania (REUTERS/Ueslei Marcelino/Archivo)

Según un comunicado del Hospital Albert Einstein, pese a las mejorías experimentadas por el alcalde licenciado de Goiania después de las elecciones, en la primera semana de enero contrajo una infección pulmonar consecuente del COVID-19 a la que no resistió.

El 1 de enero, cuando asumieron los alcaldes elegidos en Brasil en noviembre, Vilela tomó posesión mediante la firma electrónica desde el hospital y poco después su vicealcalde, Rogerio Cruz, asumió interinamente la alcaldía.

El dirigente del MDB venció en la segunda vuelta de las elecciones municipales, con el 52,6 % de los votos, a Vanderlan Cardoso, candidato por el derechista Partido Social Democrático (PSD), que se quedó con el 47,40 % de los votos.

Brasil es uno de los epicentros globales de la pandemia y el segundo país con más muertes en el mundo después de Estados Unidos, con cerca de 205.000 víctimas, y el tercero con más contagios, después de la nación norteamericana y de India, con unos 8,2 millones de casos.

Infobae

Alcalde de Manta, Agustín Intriago recibió el alta médica

Agustín Intriago, alcalde de Manta, será dado de alta esta tarde del hospital Luis Vernaza de Guayaquil tras permanecer diez días internado por COVID-19.

La esposa del funcionario, Rosa Saldarriaga, confirmó hace pocos minutos que este lunes Intriago viajará hasta su casa en Manta, allí continuará con los cuidados correspondientes. «El estado de salud de Agustín es estable…él siente cansancio aún, es un proceso para que pueda tener una recuperación al 100 %», señaló en los exteriores del hospital porteño.

La noche del domingo, a través de un video Intriago agradeció el apoyo y las oraciones que elevaron sus allegados y ciudadanos para pedir por su recuperación.

«Gracias a ustedes, hoy sus oraciones tuvieron una respuesta maravillosa…no nos descuidemos», declaró Saldarriaga, quien dijo que solo faltaba realizar un trámite para el egreso de Intriago.

El 18 de diciembre pasado, Intriago fue ingresado al hospital Vernaza tras agravarse su cuadro clínico por el virus.

El Universo

Alcalde de Santa Elena rechaza cierre de playas

El alcalde de Santa Elena, Otto Vera, acusó “falta de planificación” y tachó de “inadecuada” la decisión del Gobierno Nacional de cerrar las playas de su cantón para los días 24, 25, 31 de diciembre del 2020 y 1 de enero de 2021.

El funcionario indicó que son 7 000 familias las que dependen del turismo, quienes hicieron inversiones para los feriados de Navidad y Año Nuevo, y que ahora ven peligrar los recursos invertidos y la esperanza de recuperarse en algo de un año catastrófico para el sector.

“La responsabilidad del manejo de playas y la movilidad ya nos la habían delegado a los municipios, nosotros hicimos un análisis técnico y epidemiológico, y con tiempo le hemos dicho a la gente que puede trabajar. Es irresponsable que a última hora nos quiten el manejo, la competencia, y se decida de forma unilateral”, cuestionó Vera.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional dispuso el cierre de balnearios como parte de un paquete de medidas que incluyen estado de excepción, toque de queda y restricciones de movilidad como prevención ante las aglomeraciones navideñas y ante el descubrimiento de una nueva variante de covid-19, más virulenta, en el Reino Unido.

Vera informó a EL COMERCIO que luego de una sesión del COE cantonal se resolvió este martes 22 de diciembre de 2020 solicitar al COE nacional liberar dos restricciones en el cantón. Se pidió derogar la restricción vehicular y permitir abrir las playas durante los feriados, con aforo y horario limitado, en atención a las extensas playas con las que cuenta esa circunscripción.

“Nuestro cantón es grande y tiene 22 playas activas, abiertas al público. Hemos garantizado el distanciamiento, tenemos la logística armada para controlar los aforos”, agregó Vera, quien sostuvo que el cantón ha sido responsable en el control y cumplimiento de protocolos en los balnearios. Las medidas anunciadas por el COE nacional contemplan toque de queda de 22:00 a 04:00, el cierre de bares, discotecas y centros de diversión nocturna, además de la reducción del aforo de restaurantes y hoteles al 30%, sensibles para el sector turístico.

Santa Elena había autorizado para los feriados abrir 22 de sus playas, con horario y aforo controlado (de 8:30 a 17:00). Y autorizó además la apertura de bares, discotecas y locales de diversión nocturna con el 50% de aforo, hasta las 3:00. “Los bares y discotecas van a ser imposible de abrirlos, como habíamos autorizado, porque el toque de queda inicia a las diez de la noche”, reconoció el alcalde.

La Cámara de Turismo de Santa Elena informó que, en el norte de la provincia, donde se encuentran comunas turísticas como Ayangue, Montañita y Olón, registraban reservaciones de entre el 70 y 80 por ciento de la capacidad hotelera, pero tras el anuncio presidencial comenzaron a sucederse las cancelaciones.

“Nos están exigiendo la devolución de un dinero que ya no tenemos”, indicó Carlos Abad, presidente de la Cámara de Turismo de Santa Elena, quien pidió un salvamento y desahogo financiero para lograr sostener la industria turística de la península.

El Comercio

feature image