‘Autoanticuerpos’ interfieren en defensa ante coronavirus

Niveles elevados de «fuego amigo» del sistema inmunológico pueden impulsar la enfermedad COVID-19 grave y dejar a los pacientes con «Covid prolongado», que son la secuela cuando los problemas médicos persisten durante un tiempo significativo después de que el virus ha sido vencido, han dicho varios científicos estadounidenses.

Los pacientes con coronavirus tienen una gran cantidad de ‘autoanticuerpos’ en la sangre que bloquean los anticuerpos que atacan al COVID del cuerpo y atacan varias áreas, incluido el cerebro, los vasos sanguíneos y el hígado. Esto podría explicar por qué algunos pacientes con COVID experimentan síntomas duraderos, como fatiga, dificultad para respirar y problemas cerebrales, según un estudio de la Universidad de Yale.

Un ‘autoanticuerpo’ es un anticuerpo desarrollado por el sistema inmunitario que actúa directamente en contra de uno o más antígenos del propio individuo.

Los investigadores de la Universidad de Yale contaron la cantidad de ‘autoanticuerpos’ en la sangre de 194 trabajadores de hospitales y pacientes con COVID, en comparación con 30 miembros sanos del personal.

El inmunobiólogo de Yale y autor principal del estudio, Aaron Ring, dijo al medio británico The Guardian, que «los pacientes con COVID-19 producen autoanticuerpos que en realidad interfieren con las respuestas inmunitarias contra el virus. Ciertamente creemos que estos autoanticuerpos son perjudiciales para los pacientes con COVID-19».

Descubrieron que las personas no infectadas tenían muchos menos autoanticuerpos que las que tenían el virus. Otro conjunto de pruebas descubrió que las personas con más autoanticuerpos, que atacan los mismos órganos que se sabe están dañados en los pacientes con coronavirus, experimentaron peores síntomas de COVID-19.

Los científicos temen que los efectos negativos del ‘fuego amigo’ puedan continuar durante un largo período de tiempo, causando un Covid prolongado.

Los anticuerpos son sustancias producidas por el sistema inmunológico que almacenan recuerdos de cómo combatir un virus específico. Vienen en diferentes formas y pueden atacar virus y destruirlos ellos mismos, o pueden obligar al cuerpo a producir otros tipos de células inmunes y glóbulos blancos para hacer el trabajo sucio por ellos.

Solo se pueden crear si el cuerpo se expone al virus al infectarse de verdad, o mediante una vacuna u otro tipo de inmunoterapia especializada.

Los autoanticuerpos, por otro lado, tienen la forma incorrecta para unirse, en lugar de unirse a las proteínas en las células humanas.

COVID prolongado

Los funcionarios de salud pública tienden a decir que la gente se recuperará en dos semanas aproximadamente. Sin embargo, está cada vez más claro que este no es el caso para todos, y que el período de dos semanas es solo la fase de ‘enfermedad aguda’.

El proyecto Discover North Bristol NHS Trust, que está estudiando los efectos a largo plazo del coronavirus, descubrió que de un total de 110 pacientes a los que se les realizó un chequeo de tres meses, la mayoría (74 por ciento) tenía al menos un síntoma persistente después de los doce semanas.

Síntomas persistentes

  • Fatiga excesiva: 39%
  • Falta de aliento: 39%
  • Insomnio: 24%
  • Dolor muscular: 23%
  • Dolor de pecho: 13%
  • Tos: 12%
  • Pérdida del olfato: 12%
  • Dolor de cabeza, fiebre, dolor en las articulaciones y diarrea: cada uno menos del 10%.
feature image