OMS: Vacuna de Pfizer es ‘prometedora’ pero tiene problemas en cadena de frío

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este 10 de noviembre del 2020 que esperan tener una vacuna contra el covid-19 para fines de año y que el remedio experimental Pfizer es «muy prometedor», aunque se esperan más.

Pero la vacuna, basada en una tecnología novedosa que utiliza ARNm sintético para activar el sistema inmunológico contra el virus, presenta desafíos especiales, ya que debe almacenarse a menos 70 grados Celsius o un incluso menos, lo que equivale a un invierno antártico.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reiteró el llamado de la agencia de Naciones Unidas para una distribución equitativa de las dosis de vacuna una vez que estén disponibles.

Pfizer dijo el lunes que su vacuna covid-19 tenía más del 90% de efectividad al revelar datos provisionales exitosos de una prueba clínica a gran escala. Los datos sobre seguridad de su vacuna elaborada con BioNTech SE podrían conocerse este mes.

«Como hemos estado prediciendo, tendremos una vacuna a fines de este año. Y la de Pfizer es muy prometedora», dijo Tedros en la reunión ministerial anual de la OMS.

«Y también esperamos más y más». Sin embargo, la necesidad de mantener la vacuna en un almacenamiento extremadamente frío podría complicar cualquier programa de inoculación, sobre todo en regiones de Asia o África donde el clima es cálido, las distancias son enormes y puede faltar la infraestructura necesaria.

Matshidiso Moeti, directora regional de la OMS para África, dijo en la asamblea que «la emocionante noticia de ayer (lunes) de una posible vacuna eficaz que estará disponible presagia importantes desafíos de las cadenas de frío para los países africanos por el tipo de vacuna que es».

Reuters

Sanofi, confiada en sus vacunas contra el covid-19

La confianza de Sanofi en sus candidatas a vacuna contra el coronavirus ha aumentado este verano y el fabricante de medicamentos francés ya se prepara para comenzar los ensayos clínicos, dijo su director ejecutivo a Reuters.

La compañía está trabajando en dos de las más de 150 vacunas potenciales que en estos momentos se desarrollan en todo el mundo para hacer frente a la pandemia de covid-19, que se ha cobrado más de 831 000 vidas y ha provocado un colapso económico.

Una de las candidatas de Sanofi utilizará un coadyuvante fabricado por la empresa británica GlaxoSmithKline (GSK) para aumentar su eficacia.

Este potencial antídoto se fabricará sobre una base ya existente encargada de desarrollar vacunas para el tratamiento de la gripe.

La otra, desarrollada por la compañía estadounidense Translate Bio, se sirve de una tecnología diferente conocida como ARNm.

«Los primeros datos dicen que vamos por buen camino y que tenemos una vacuna», indicó Paul Hudson en una entrevista el viernes 28 de agosto del 2020, refiriéndose a la vacuna que se está desarrollando con GSK y que estará lista para comenzar los ensayos clínicos el próximo mes.

Alrededor de 30 vacunas experimentales contra el coronavirus ya están en la fase de ensayo en humanos.

Pero Hudson apuntó en junio que la probabilidad de que Sanofi obtuviera una vacuna con una eficacia superior al 70% era mayor que la de sus rivales, en parte debido a su experiencia en este terreno.

«Nuestra confianza ha aumentado. Tenemos que trabajar como todos en la fabricación de grandes cantidades de dosis. Pero tendremos una, tal vez dos vacunas el año que viene», dijo Hudson.

Translate Bio apuntó el pasado martes que la vacuna de ARNm había logrado una respuesta inmune en ensayos no humanos y que esperaba el test en humanos a partir de noviembre.

Sanofi ha cerrado acuerdos para la vacuna y el adyuvante con Estados Unidos y Reino Unido, y está en conversaciones avanzadas con la Unión Europea para entregar hasta 300 millones de dosis.

Pero la UE ofrece solo una protección parcial contra los riesgos legales derivados de los posibles efectos secundarios de las vacunas, indicaron representantes europeos a principios de esta semana, una medida que está obstaculizando los acuerdos y contrasta con la política de Estados Unidos.

Con las vacunas contra el covid-19, que se desarrollan a una velocidad récord durante la pandemia, existe potencialmente un mayor riesgo de que puedan tener consecuencias inesperadas o que no sean efectivas.

En este sentido, la cobertura financiera es un asunto clave en las negociaciones de las farmacéuticas con los gobiernos.

Hasta ahora no hay aprobada ninguna vacuna contra el coronavirus, excepto la autorizada en Rusia antes de la fase ensayos a gran escala.

Fuente: Reuters

feature image