Reducción salarial de presidente y su gabinete duró menos de lo previsto

Aunque debía durar un año, según el Decreto original, el aporte del 50% de los salarios de cuatro niveles jerárquicos, a propósito de la pandemia, apenas duró seis meses. No existen registros públicos del cumplimiento de la medida.

En pleno confinamiento por la pandemia del COVID-19, el Gobierno ecuatoriano resolvió reducir en un 50% las remuneraciones mensuales de las máximas autoridades del Ejecutivo. La disposición inicial tenía vigencia de un año y se extendería hasta mayo de 2021. Sin embargo, el Decreto fue derogado este seis de noviembre, en la mitad del plazo.  Meses atrás, el Observatorio de Gasto Público expuso la discrecionalidad aplicada en esta medida, pues hasta la fecha no existen registros públicos de su cumplimiento.

Con el Decreto Ejecutivo 1184, se deroga los decretos 1041 y 1047, dejando a la medida sin efecto. Es decir que, a partir de este mes, ya no habrá reducción del 50% en el sueldo de las máximas autoridades del Ejecutivo. El documento mencionado fue suscrito el 6 de noviembre, pero apenas cuatro días después se publicó en los archivos de Presidencia.

Adicionalmente, en el segundo artículo del documento se establece que el Gobierno mantendrá una reducción del 16.66% del sueldo del presidente y vicepresidente de la República, los ministros y demás funcionarios, conforme la jornada especial diferenciada en el sector público vigente, de acuerdo con la normativa correspondiente, y mientras dicha jornada especial diferenciada subsista.

Discrecionalidad y transparencia, los puntos pendientes

Meses atrás, el Observatorio de Gasto Público evidenció discrecionalidad en la aplicación de esta medida mientras estuvo en vigencia, pues desde su anuncio no existen registros públicos de su cumplimiento. El descuento, reducción o aporte temporal del 50% de las remuneraciones de cuatro niveles jerárquicos del Ejecutivo debía aplicarse desde mayo de 2020, pero meses después esto no consta en los registros de remuneraciones mensuales de las secciones de Transparencia de Presidencia, Vicepresidencia o de los ministerios.

En mayo pasado, el equipo del Observatorio de Gasto Público solicitó las explicaciones pertinentes a Presidencia, al Ministerio de Finanzas y al Ministerio de Trabajo. No fue sino tras un mes de insistencia que Finanzas explicó que al tratarse de un aporte temporal que realizan las autoridades la reducción no se refleja en los registros de remuneraciones, pues en esos documentos se debe mostrar el sueldo total de los funcionarios.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo, por escrito y en respuesta a la solicitud de información, señaló que la responsabilidad de canalizar estos aportes recae en cada institución y, por tanto, en el Departamento de Talento Humano de cada una, y que Finanzas es la entidad responsable del control de los valores obtenidos como consecuencia de la reducción. “Toda vez que esta reducción remunerativa constituye un aporte a las medidas de apoyo humanitario necesarias para enfrentar las consecuencias derivadas de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID 19, el ente rector de las Finanzas Públicas es el encargado de realizar los controles de los valores obtenidos como consecuencia de esta reducción”, señala el texto.

El registro de los aportes todavía no es visible para la ciudadanía, pues a la fecha no figura en ningún documento público, pero, según las autoridades, figura en los reportes internos de cada institución.

En contexto

Los decretos 1041 y 1047 fueron emitidos el 8 y el 11 de mayo, respectivamente. Allí se dispuso una reducción del 50% de la remuneración mensual unificada del presidente de la República, del vicepresidente de la República, los ministros y viceministros de Estado.  Conforme con las estimaciones iniciales, mientras esta decisión estuviera en vigencia, un total de 48 autoridades debían cobrar solo el 50% de sus remuneraciones mensuales, en cuatro niveles jerárquicos: presidente, vicepresidente, ministros y viceministros.

Esto significaba para el Estado ecuatoriano un ahorro mensual de USD 102.868. El presidente Lenín Moreno pasó de tener una remuneración de USD 5.072 a USD 2.536. El vicepresidente pasó de ganar USD 4.869 a USD 2.434,50. Por su parte, los ministros pasaron de USD 4.463 a USD 2.232,50; y, los viceministros, de USD 4.283 a USD 2.142.

Tres meses después, el 5 de agosto, se emitió el Decreto 1118, eliminando de la lista de aportantes a los viceministros. A partir de ese mes, se dispuso que las 28 autoridades que ocupan esos cargos volvieran a percibir el 100% de su remuneración. El aporte mensual realizado por este grupo de funcionarios se estimó en USD 59.962.

feature image