Ballena jorobada casi se traga a dos mujeres en EE.UU.

El avistamiento de ballenas jorobadas es todo un plan: es encontrarse directamente con la naturaleza, apreciar la belleza de animales majestuosos, es valorar los recursos del mundo en el que vivimos y, en algunos casos, puede ser la posibilidad de vivir un momento realmente aterrador.

Sí, así como lo lee y prueba de ello fue lo que les pasó a Julie McSorley y Liz Cottriel, quienes casi son tragadas por una de estas ballenas. Aunque hay que aclarar que el interés del cetáceo no eran precisamente las mujeres.

Los hechos​

El pasado lunes 2 de noviembre, Julie y Liz salieron a dar un paseo en kayak por la costa de Ávila Beach, en el condado de San Luis Obispo (estado estadounidense de California).

La idea que tenían era avistar algunas ballenas jorobadas en esa zona de su país, que conecta con pleno océano Pacífico. Para recordar la experiencia, filmaron con sus celulares todo lo que ocurría: las ballenas saltaban a varios metros de ellas y el ambiente estaba tranquilo, pero, en cuestiones de segundos, pasaron un gran susto.

De repente, un banco de pequeños peces se alborotó alrededor de su kayak y lo siguiente que vieron fue la gran boca de una jorobada intentando cazar su comida. ¡Al enorme animal no le importó qué estuviera por ahí, solo quería alimentarse!

La situación quedó grabada y las imágenes continúan con agua alborotada y uno que otro pez pasando por ahí. “¿Estás bien?”, se escucha que pregunta una de ellas. “Sí, todo bien”, responde la otra. Según le dijo Liz al canal ‘Kmph-TV’, cuando vio a la jorobada intentó ‘empujarla’.

“Me dije a mí misma que tenía que empujarla, pero ¡cómo voy a empujar a una ballena! Pensé que estaba muerta y, después, noté que estaba en el agua”, comentó la mujer al medio. Julie, por su parte, aseveró que todavía “tengo un subidón de adrenalina (…) La vi, literal, en mi cara, pero después noté que estaba flotando”.

Tras el momento, fueron auxiliadas por otras personas que estaban en la zona y pudieron regresar a la orilla a contar su increíble historia. “Pensamos que la ballena se había tragado el kayak, pero no fue así”, cerraron.

Fuente: El Tiempo de Colombia

feature image