Niña de 14 años ataca con machete a ladrones armados para defender a su mamá

Un video muestra como una niña de 14 años se enfrentó a ladrones armados que intentaron asaltar un local en Bogotá, Colombia. De acuerdo a la televisora colombiana Caracol, los asaltantes llegaron en moto a una papelería e intentaron forzar la entrada para ingresar y tener acceso a la caja registradora.

Otro medio, Radio Blu, informó que al momento de los hechos en la tienda se encontraban la dueña del local y sus hijas de 14 y 2 años. La señora intentó bloquear el paso del delincuente parándose frente a la reja de ingreso, pero el ladrón le dio fuertes golpes a la mujer para ingresar a la tienda.

Una vez que los delincuentes ingresaron a la papelería, la menor de 14 años decidió reaccionar, tomar un machete y enfrentarse a los ladrones. «Mientras yo lo empujaba, ella le daba machetazos y él fue retrocediendo», contó la madre de la niña a Noticias Caracol.

En el video (tomado de Diario El Tiempo) quedó registrado cuando la niña de 14 años se enfrentó con machete a los ladrones. Tras el enfrentamiento, los delincuentes le dispararon a la madre de las niñas y huyeron, la mujer fue atendida y la bala no comprometió ningún órgano vital.

Fuente: El Universo

Padre e hijo llegaron a clínica contagiados por Covid-19

La presencia del Covid-19 en nuestras vidas deja duras y desgarradoras historias como la ocurrida en Bogotá. Ahí, padre e hijo se contagiaron de Covid-19, pero solo uno logró sobrevivir.

Según reportó Caracol Noticias, padre e hijo llegaron a una clínica contagiados por el coronavirus. Pero los médicos apenas tenían una cama de UCI disponible.

Fue entonces que ambos debían tomar la decisión más difícil de sus vidas. Uno entraría a cuidados intensivos y batallaría por sobrevivir. El otro, estaría más cerca de la muerte, algo que finalmente ocurrió.

Hijo, sálvate tú

Ante la crítica situación el padre le pidió a su hijo que fuese él quien ingresará a la unidad de cuidados intensivos. Recibió la instrucción de la familia, fue intubado y logró recuperarse.

Lamentablemente, el papá del joven murió días después en una sala de urgencias, víctima del fatal Covid-19.

Esta historia refleja la difícil situación que se vive en Bogotá, donde los servicios de urgencia están colapsados.

Según Fabián Rosas, especialista en medicina de urgencias y consultado por Noticias Caracol, los servicios de urgencias alcanzan más del 200% de ocupación.

Rosas indica que habilitaron lugares como Corferías, hoteles, hospitales de primer nivel para atender a personas NO COVID y así descongestionar las clínicas para las personas afectadas por el virus.

Teleamazonas

Bogotá declara alerta roja por posible presencia de nueva variante del covid-19

El aumento de casos de la covid-19 en Bogotá, que ha provocado una ocupación del 85% en sus UCI, puede deberse a la presencia de la nueva variante del virus detectada en Reino Unido el mes pasado, según informó este jueves 7 de enero del 2021 la Alcaldía de la capital de Colombia, que declaró la alerta roja.

«La nueva cepa que se detectó en Reino Unido ya está circulando en la capital», explicó la alcaldesa, Claudia López, a los medios en una comparecencia, atribuyéndolo a «pasajeros que debieron ingresar desde mediados de diciembre».

López precisó que aún no cuentan con pruebas que permitan determinar la certeza de la presencia en Colombia de esta nueva cepa, que podría ser más contagiosa que la inicial, pero aludió a evidencias en el comportamiento de la epidemia del covid-19 que así lo mostrarían.

Según López, el segundo pico de la enfermedad «está mostrando un comportamiento mucho más drástico» del previsto, con casos con mayor carga viral y transmisión, lo que ya no solo se atribuiría a las reuniones familiares y compras navideñas sino a esta nueva variante del coronavirus.

Además la alcaldesa aseveró que la localidad más afectada en la capital es la de Usaquén donde llegan y residen «más pasajeros de vuelos del exterior». El Gobierno no confirma la nueva cepa Sin embargo, el Ministerio de Salud insistió en que sigue sin haber pruebas de la presencia en el país de la cepa detectada en el Reino Unido, aludiendo a que «no existe en este momento ninguna evidencia científica de que la aceleración de la transmisión en Colombia y en Bogotá se pueda atribuir a la nueva cepa británica».

«Por supuesto existe la posibilidad de que la cepa esté entre nosotros, pero no se ha comprobado que esté hasta el momento», explicó el director de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud, Julián Fernández.

«No se puede atribuir la aceleración observada en la transmisión de esta nueva cepa cuando tuvimos un incremento de los contactos para fin de año, así como de aglomeraciones, fiestas y relajamiento de las medidas de autocuidado», subrayó el epidemiólogo.

Para luchar contra el aumento de casos y la transmisión de esta posible variante del virus, la Alcaldía de Bogotá anunció que acatará las restricciones de movilidad ordenadas el 6 de enero por el Gobierno nacional, y además declaró la restricción total de la movilidad en la ciudad desde la medianoche de hoy hasta el próximo martes, coincidiendo con el puente festivo de Reyes.

A partir del martes y hasta el 17 de enero regirá un toque de queda nocturno desde las 20:00 a las 4:00, y localidades con gran cantidad de casos, como Usaquén, Suba y Engativá, mantendrán la cuarentena estricta, en la que además entran a partir del viernes 8 las de Kennedy, Fontibón y Teusaquillo.

Colombia sumaba hasta el miércoles 6 de enero del 2021 295 decesos por coronavirus y llegó a 44 723 víctimas mortales por la pandemia, mientras que 16 805 nuevos contagios fueron confirmados, para un total de 1 719 771 personas infectadas.

Según el boletín diario del Ministerio de Salud, la cifra de casos activos se elevó a 100 914, que corresponden al 5,86% del total, al tiempo que aparecen como recuperados 1 569 578 pacientes, es decir el 91,26%.

El Comercio

Conductora mordió a una agente de tránsito para evitar que se lleve su auto

Una mujer mordió el brazo de una policía cuando la uniformada hacía el procedimiento de inmovilización de su vehículo. El hecho sucedió en la terminal de transporte de Bogotá y quedó registrado en un video que se difundió en redes sociales el 7 de diciembre del 2020.

Según informó la Policía, un equipo de agentes acudió ante el llamado de una adulta mayor que les dijo que una mujer le habría cobrado 45 000 pesos colombianos (USD 12,89) por una carrera que en la aplicación que estaba utilizando indicaba que costaba 15 000 (USD 4,30).

Cuando los uniformados llegaron al lugar, le notificaron a la conductora la ilegalidad de su actuación, debido a que en Colombia no están permitidas las aplicaciones de transporte privado de pasajeros, y debían inmovilizar el vehículo.

En un video que circuló en redes sociales se observa que la mujer se aferra a su auto y posteriormente se sienta a un costado pidiendo ayuda. «Ayúdenme por favor», se escucha gritar a la conductora.

Ante la situación, la Policía asegura que “en ningún momento los oficiales agredieron a esta señora física o verbalmente. Se hizo uso de la fuerza legítima, la que nos concede el Estado para cuando una persona se niega a atender las órdenes de los policías.

Ya en última instancia se obliga a bajar del vehículo”. La conductora, ante la negativa de los uniformados, mordió a una policía en el brazo derecho. «Afortunadamente no fue una herida de relevancia y no fue remitida a un centro médico», señaló la Institución colombiana.

La Policía de Bogotá recordó que este tipo de servicio es ilegal e invitó a los conductores que trabajan en la informalidad a no manifestar este tipo de resistencias cuando se intente hacer los procedimientos policiales.

Fuente: El Comercio

Hombre muere bajo custodia policial en Colombia

La muerte de Javier Ordóñez, un abogado de 46 años, en custodia de la Policía, después de haber sido sometido a incesantes descargas eléctricas con un arma tipo taser en una calle de Bogotá a pesar de encontrarse sometido por los agentes en la madrugada de este miércoles, ha reavivado el debate sobre el uso excesivo de la fuerza y la brutalidad de los uniformados en Colombia.

La alcaldesa de la capital, Claudia López, ha prometido actuar en conjunto con los organismos de control para buscar una reforma estructural que detenga los episodios de abusos policiales que han agitado el debate público.

Las imágenes del momento en el que dos policías someten a las descargas eléctricas al abogado Javier Ordóñez, un padre de dos hijos, en el barrio Santa Cecilia, en la localidad de Engativá, en el occidente de Bogotá, han inundado las redes sociales y provocado conmoción en el país.

En el video, los agentes se le arrodillan encima en un episodio que recuerda lo ocurrido en Estados Unidos con George Floyd. Durante más de dos minutos, varias personas los graban, y se escucha a Ordóñez, descamisado, suplicar que paren. “Me ahogo”, alcanza a explicar agitado en medio de los electrochoques. “Les está diciendo que por favor, los estamos grabando”, advierten los testigos a los policías al tiempo que les piden que lo suelten. “¿Por qué lo siguen agrediendo si hace rato dijo por favor?” preguntan los vecinos sin obtener respuesta hasta que llegan otro par de agentes.

Los policías se movilizaron ante una llamada “por una presunta riña”, y al llegar al lugar se encontraron con ocho personas discutiendo, bajo los efectos del alcohol, según la argumentación del coronel Alexander Amaya. “Se trata de disuadir a estas personas pero se vuelven agresivas contra la Policía. La Policía debe someterlas y unas de estas personas son conducidas hasta el CAI [Centro de Atención Inmediata].

En estos momentos, una presenta molestias en su salud física y de inmediato es trasladada al centro médico más cercano. Lastimosamente llega sin signos vitales”, declaró a primera hora de la mañana.

De acuerdo con los testimonios de los amigos de Ordóñez que han recogido los medios de comunicación, uno de los agentes le dijo “de esta no se salva”, mientras él contestaba que procedieran a ponerle el comparendo –el consumo de alcohol tiene restricciones en medio de la pandemia del coronavirus– antes de que se desencadenara la agresión.

En sus primeras reacciones, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, del partido progresista Alianza Verde, ofreció a los familiares asistencia judicial y propuso además una condena ejemplar para los responsables directos, “una reforma estructural que prevenga y sancione el abuso policial”.

Desde la Alcaldía se han rechazado y denunciado los abusos, pero la institución no ha tomado medidas serias, por lo que insistirá en esos cambios conjuntamente con la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo.

“Esto no es de manzanas podridas. ¡La vida es sagrada!”, señaló anticipándose a un argumento habitual en Colombia cuando se habla de comportamientos inapropiados de parte de uniformados. “El abuso policial es inaceptable”, ha enfatizado la alcaldesa.

A la espera de la autopsia, que podría arrojar nuevas luces para resolver lo sucedido, el caso fue priorizado por la fiscalía general. El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, también señaló que “rechaza y condena cualquier acto de un miembro de la Policía que incurra en violaciones a la ley o desconocimiento de los reglamentos internos”.

Subrayó que los dos agentes ya son objeto de investigación tanto disciplinaria como penal, y la institución brindará toda la colaboración requerida por las autoridades competentes.

El uso excesivo de la fuerza ha agitado la discusión pública particularmente desde la oleada de protestas contra el Gobierno de Iván Duque que sacudieron al país a finales del año pasado.

En esas marchas, un disparo del controversial Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía mató durante una protesta pacífica en el centro de Bogotá a Dilan Cruz, un joven manifestante que se convirtió en un símbolo de la movilización social.

“No vamos a permitir, de ninguna manera, el abuso de poder de ninguna autoridad contra esa legítima expresión ciudadana”, prometió la alcaldesa el primero de enero en su discurso de posesión.

Aunque la protesta social se ha visto desactivada por la pandemia, las denuncias de pequeños episodios de abusos policiales –hasta ahora sin víctimas mortales– han abundado durante el último semestre, con distintos grados de medidas de confinamiento en vigor para atender la crisis sanitaria.

De manera similar a lo que ha ocurrido con las Fuerzas Militares, involucradas en una cadena de escándalos que incluyen desde interceptaciones ilegales hasta violaciones de niñas indígenas, la imagen de la Policía ha caído en los estudios de opinión.

En la más reciente medición de la Gallup Pool, la percepción de la institución se desplomó hasta el 39 por ciento de imagen favorable frente a un 57 por ciento de imagen desfavorable.

“Algo no está funcionando en la capacitación de las fuerzas militares y la policía nacional”, le dijo en julio a este periódico el saliente defensor del Pueblo, Carlos Negret.

Fuente: El País

Funcionaria pública, desnuda en sesión virtual

Otra vez ocurrió un descuido por parte de un personaje público durante una teleconferencia.

Esta vez fue el turno para una concejala de Bogotá, Colombia.

La funcionaria, aparentemente, se estaba duchando en medio de la sesión y al salir olvidó que tenía la cámara encendida y que ya se estaba transmitiendo la reunión.

En un video difundido por el noticiero CM& la noticia se observa a la mujer simplemente con un gorro de baño en su cabeza.

El programa se abstuvo de difundir la identidad de la concejala por respeto a su privacidad.

Los presentes a la reunión simplemente guardaron silencio y actuaron como si nada hubiese pasado.

Unos participantes reaccionaron, según CM&, con un: “¿Y así quién se puede concentrar?”.

Las teleconferencias se han popularizado en los últimos meses debido a las precauciones ante la pandemia del COVID-19.

Sin embargo, la tecnología continúa jugándole una mala pasada a las personas.

feature image