Alimentos que no deben refrigerarse

Hay muchos alimentos que nunca deben refrigerarse.

La función del refrigerador es conservar mejor ciertos alimentos y evitar que se descompongan a temperatura ambiente. Sin embargo, no todos los bocadillos deben guardarse en este electrodoméstico, pues algunos incluso se deterioran más rápido con el frío.

Por ello hemos confeccionado una lista de cosas que no debes poner en el refrigerador, basándonos en información de la revista canadiense Best Health y el diario español El País.  

1. Cebollas
Las cebollas deben estar en un lugar fresco, seco y bien ventilado. Según The National Onion Association (Asociación nacional de la cebolla) de Estados Unidos, este vegetal debe guardarse sin pelar y requiere exposición al aire para asegurar una óptima vida útil, por lo que no deben ponerse en bolsas de plástico. La única excepción es cuando las cebollas ya están peladas y cortadas, ahí deben guardarse en un recipiente tapado en el refrigerador.  

2. Zapallo
(AYOTES) La Canadian Produce Marketing Association (CPMA) señala que el zapallo debe estar en un lugar bien ventilado, seco, oscuro y fresco.  

3. Melones y sandías enteros
El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés) descubrió que las sandías y melones pierden parte de sus propiedades antioxidantes (licopeno y betacaroteno) cuando se guardan en el refrigerador. “Los antioxidantes en estos alimentos son propensos a la degradación si no se almacenan adecuadamente”, señala Desiree Nielsen, dietista registrada con sede en Vancouver . Ella sugiere dejar los melones y sandías enteros a temperatura ambiente para mantener estos antioxidantes. Cuando están rebanados deben cubrirse y ponerse en el refrigerador.  

4. Ajo
El ajo debe guardarse en un lugar oscuro y seco, ya que en el refrigerador corre el riesgo de comenzar a brotar.  

5. Papas
Deben guardarse en un espacio oscuro, fresco y seco, de acuerdo a los cultivadores de papa de Alberta en Canadá. Ellos recomiendan ponerlas sin lavar en una caja de cartón bien ventilada. Si mojas las papas antes de almacenarlas, la humedad puede provocar hongos.  

6. Miel
La Asociación de Apicultores de Ontario (Canadá) afirma que la miel se debe mantener en un envase bien cerrado a temperatura ambiente en un lugar seco. El PH y azúcar mantiene los microorganismos controlados, así que no es necesario refrigerarla. Además, la refrigeración puede provocar la cristalización.  

7. Tomates enteros
The Ontario Greenhouse Vegetable Growers (Invernadero de Vegetales de Ontario) afirma que el aire frío puede convertir la pulpa de los tomates en papilla. Con esto coincide el columnista gastronómico del diario El País, Mikel López Iturriaga, quien afirma que “el frío daña las membranas interiores del fruto y convierte su pulpa en una pasta insípida y pastosa.

Mejor tenerlos a temperatura ambiente, y en caso de haber cometido el error de meterlos en la nevera, dejarlos un día fuera antes de comerlos, que algo de sabor recuperan. Todo esto no lo digo yo, sino un sabio científico de la comida como Harold McGee”.  

8. Damascos, plátanos, kiwis, ciruelas, duraznos y mangos
La Canadian Produce Marketing Association dice que estos frutos se deben mantener a temperatura ambiente para que retengan mejor sus nutrientes.  

9. Café
El café debe ser guardado en un recipiente hermético y en un lugar fresco, seco y oscuro para conservar su sabor y frescura.  

10. Paltas y piñas
Según Mikel López Iturriaga, “las bajas temperaturas anulan las enzimas que les permiten madurar. Entonces otras enzimas comienzan a actuar con más fuerza: unas causan daños celulares (ergo textura pastosa)”.  

11. Chocolate
“El chocolate es otra víctima habitual del neverismo. Salvo que contenga un relleno lácteo o haga mucho calor, no hay ninguna necesidad de meterlo en el frigorífico. Si pones allí unos bombones o una tableta de chocolate abierto, verás que le sale una especie de capa blanquecina: una muestra de que su textura y sabor han resultado alterados”, asegura Mikel.  

12. Pan
El columnista español dice que un error muy frecuente es el de meter el pan en el refrigerador. “Al contrario de lo que parece, envejecen más rápido allí que en una panera sobre la encimera de la cocina. Si se quieren conservar más de un par de días, lo mejor es congelar en rebanadas o trozos pequeños e ir descongelando en el tostador o a temperatura ambiente”.

Una taza de café al día tendría múltiples beneficios para la salud cardiovascular

El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo por sus facultades estimulantes y sus características organolépticas. Este consumo ha venido en aumento, no solamente en países de Europa occidental y Norte América, sino en países con tradición de consumo de otras bebidas como el té. En América Latina, la producción y exportación de este fruto constituye uno de los pilares de la economía de varios países. Al comparar el consumo habitual de café con el de todas las bebidas no alcohólicas, este corresponde al 14%, siendo solo superado por el agua y las bebidas carbonatadas.

Los primeros estudios sobre el efecto del consumo de café en la salud, documentaron la relación entre la exposición aguda a altas dosis de cafeína (uno de sus principales compuestos y el más estudiado) y el incremento en la aparición de enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial y arritmias. Estos desenlaces se atribuyeron al efecto vasoconstrictor, inotrópico y cronotrópico positivo de esta última sustancia.

Sin embargo, más recientemente, se han identificado otros compuestos activos presentes en la bebida como el cafestol, kahweol y el ácido clorogénico, a los cuales se les atribuyen propiedades antioxidantes y vasodilatadores, con potencial efecto benéfico para salud cardiovascular e incluso sobre la mortalidad que controvierten la necesidad de limitar el consumo de café en ciertas poblaciones.

Adicionalmente, se ha establecido que existe variabilidad genética en la velocidad con la cual se metaboliza la cafeína, de tal manera, que sólo un grupo de sujetos serían más sensibles y que, además, con el consumo habitual se genera tolerancia respecto a los efectos estimulantes de esta última, lo cual mitiga también sus efectos a nivel cardiovascular. Es por esto que, estudios más recientes, evalúan el efecto del consumo de café sin cafeína, sin encontrar grandes diferencias en los desenlaces de tipo cardiovascular.

En un reciente artículo publicado por un equipo de la Escuela de Medicina de Harvard Centro Médico Beth Israel de Boston liderado por el profesor Homayoun L. Daneschvar se resume la evidencia disponible sobre los efectos del consumo habitual o crónico de café sobre la mortalidad general y cardiovascular, a partir de los resultados de revisiones sistemáticas y meta-análisis de calidad adecuada y propone una recomendación nutricional en relación a la dosis en la cual se debería consumir de forma regular esta bebida.

egún los resultados, el consumo habitual de café tiene un efecto protector frente a la mortalidad general y cardiovascular en población adulta

¿De cuántas tazas estaríamos hablando?

Los profesionales encontraron 181 revisiones sistemáticas. Según los resultados, el consumo habitual de café tiene un efecto protector frente a la mortalidad general y cardiovascular en población adulta; esto es especialmente importante, dada la frecuencia de consumo de esta bebida tanto a nivel mundial como regional en América Latina. Al tratarse de un hábito que hace parte de la cultura, el estudio de su efecto y la cuantificación del mismo representan un reto para investigadores clínicos. Los datos aportados por los estudios epidemiológicos más recientes, confirman el efecto protector del consumo habitual de café frente al riesgo de muerte tanto global como aquella de tipo cardiovascular. No obstante, persiste alguna incertidumbre, por ejemplo, respecto a la cantidad de tazas al día.

El riesgo de muerte en adultos que consumen café regularmente varía según la cantidad de tazas consumidas al día. El desenlace evaluado que ha tenido mayor contundencia en los resultados de diferentes estudios, es el de mortalidad general. Para este desenlace, los datos revisados en el presente estudio muestran una disminución del riesgo a partir de la primera taza diaria consumida y hasta un máximo de 6 tazas. Además, no existen datos que demuestren un incremento del riesgo de muerte general.

El riesgo de muerte en adultos que consumen café regularmente, varía según la cantidad de tazas consumidas al día

Incluso, para una cohorte de población americana estudiada recientemente, el consumo resulta protector con mayor efecto para el consumo entre 100-199mg al día de cafeína (1 taza de café contiene aproximadamente 100 mg de cafeína) con una reducción del riesgo de 40%. Se resalta de forma adicional, que el café reduciría el riesgo de muerte global tanto en el análisis crudo como ajustado por sexo y por estatus de fumador. Cohortes europeas como la EPIC (European prospective investigation into cancer and nutrition), al igual que la cohorte americana previamente citada, encuentran para ambos sexos resultados significativos en la reducción del riesgo, sobre todo para el consumo moderado-alto

“Ningún dato publicado hasta el momento muestra incremento del riesgo de muerte cardiovascular relacionada con este consumo”, explican los profesionales en su documento. La evidencia analizada permite afirmar que existe una relación dosis respuesta entre el consumo de café y la disminución de riesgo de muerte tanto general como aquella de tipo cardiovascular con un mayor efecto si se consumen dosis moderadas de esta bebida.

“A la luz de los estudios analizados, se sugiere el consumo moderado de café equivalente a 3 ó 4 tazas al día de forma habitual, para disminución del riesgo de mortalidad general y cardiovascular en población adulta general”, concluyeron los profesionales. La reducción del riesgo se encuentra entre 3-7% por cada taza de café.

Fuente: Infobae

feature image