Daniel Salcedo fue traslado a la Cárcel 4 de Quito

La información fue confirmada por el Servicio de Rehabilitación. La entidad dio a conocer este 4 de noviembre del 2020 que Daniel Salcedo, procesado por corrupción perpetrada durante la pandemia, fue traslado a la Cárcel 4 de Quito.

Este centro carcelario, que se encuentra en el norte capitalino, fue abierto el 2 de septiembre de 1994, solo para policías que eran procesados por un delito. Sin embargo, por allí han pasado políticos imputados penalmente.

En este momento allí se encuentra Jacobo Bucaram, hijo del expresidente Abdalá Bucaram.

Él, Salcedo y otros son procesados por la presunta venta ilegal de medicinas durante la pandemia desatada por el covid-19. Rehabilitación dice que el traslado obedece a las disposiciones emitidas por la autoridad judicial.

El 28 de octubre pasado, el juez Reinaldo Cevallos reiteró la disposición de llevar a Salcedo a la Cárcel 4. Él estuvo recluido en la cárcel El Inca, en Quito, desde el pasado 30 de julio.

El juez dijo que Salcedo justificó encontrarse bajo amenazas externas y que por ello debe darse el cambio de centro penitenciario.

“El cambio se realizó en contra de los informes de seguridad, que emitió esta cartera de Estado”, señala el Servicio de Rehabilitación.

Fuente: El Comercio

Los pedidos de Jacobo Bucaram para su estadía en la cárcel 4

Una tablet, audífonos, colchón ortopédico, una cafetera y arreglar una mesa de billar son algunos de los pedidos que está haciendo Jacobo Bucaram para llevar mejor su estadía en la Cárcel 4 de Quito. El oficio ingresó el 19 de octubre de pasado y está dirigido a la directora del Centro Penitenciario, Gabriela Rivadeneira. La lista de pedidos va desde equipos electrónicos, ropa de frío hasta una cafetera.

Aquí el detalle:

-Una tablet y audífonos que servirán para que Bucaram pueda recibir sus clases a través de Internet. En octubre inició el primer semestre en una carrera universitaria. 

-Un colchón semi ortopédico, sin resorte.

-Ropa de abrigo y medias.

-Una cafetera Alimentos cítricos para mejorar el estado inmunológico.

El detenido por su presunta participación en una red de corrupción hospitalaria, ofrece arreglar una mesa de billar que está en el centro de reclusión y quedará como ‘donación’ al igual que el colchón y la cafetera.

Jacobo Bucaram tiene dos procesos judiciales por los que tenía orden de captura. Fue detenido en Colombia y expulsado de ese país el 25 de septiembre.

Cuando llegó a Ecuador, fue ingresado a la cárcel de Cotopaxi. Su defensa apeló la medida y pidió que sea trasladado a la cárcel en Guayaquil.

Con un voto de la mayoría del Tribunal de la Corte Nacional de Justicia, que analizó la petición, ordenó su traslado a la Cárcel 4, bajo la lógica de “precautelar los derechos conexos”.

En el mismo lugar guarda prisión el ex asambleísta, Daniel Mendoza.

¿Estos son los privilegios?

Para el abogado Julio César Cueva las peticiones no son desproporcionadas, siempre y cuando, se apliquen las limitaciones establecidas en la ley.

El artículo 12 del Código Orgánico Penal (COIP) establece los derechos y garantías de las personas privadas de libertad a la educación, salud, recreación y comunicación.

Bajo este principio todos los privados de libertad tienen derecho a estudiar y tener acceso a Internet exclusivamente para las clases.

“Lo desproporcionado sería que la tablet tenga internet todo el tiempo“, dice Cueva.

“Ahí lo que tienen que hacer es que él diga el horario de su curso y se le facilitará el acceso a la oficina donde tendrá internet, una vez finalizada la clase, regresa a su celda”, explica.

Añade que eso sería lo proporcional y adecuado. “De lo contrario, cualquier persona se inscribe a un curso y tienes a todo el mundo en las cárceles del país ordenando delitos desde adentro, ya no desde el celular, sino desde Internet.”

Fuente: Primicias

feature image