Fiscalía pide que se determine si es pertinente que Daniel Salcedo siga en la Cárcel 4

Luego de que se difundiera un video que en el que Daniel Salcedo, investigado por supuesta corrupción, aparece en un video bailando junto a otros presos, la Fiscalía se pronunció y dijo: “Hemos enviado sendos oficios al Director de Rehabilitación y al juez que tiene una de las causas en el que se investiga a Salcedo, con el objetivo de notificar que estaría utilizando medios tecnológicos al interior del centro de rehabilitación, lo cual no es permitido por la ley.

Se solicita que se efectúe -a la brevedad que amerita el caso- un estudio de seguridad que determine la pertinencia de su reclusión en ese centro de rehabilitación y se evalué un posible traslado a otro centro, que garantice su permanencia según las normas dispuestas por ley los detenidos”.

Inicialmente Salcedo estaba recluido en la cárcel de El Inca, pero por orden judicial fue llevado a la Cárcel 4.

Muerte de Efraín R. Bucaram denuncia que allanaron la cárcel donde está Jacobo.

Tras la noticia del asesinato del presentador Efraín Ruales, la Policía Nacional realizó un allanamiento en la cárcel 4 de Quito, donde está recluido el hijo del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz, Jacobo Bucaram Pulley.

Así lo ha denunciado el expresidente y actual candidato a la Asamblea Nacional desde sus cuentas de Twitter y Facebook. «Tiraron a mi hijo al piso, lo humillaron, solo para hacer un nuevo show», declaró Bucaram, quien y responsabiliza al Gobierno de Lenín Moreno sobre lo sucedido y lo acusa de persecución política contra su familia.

Aunque la Policía no ha confirmado lo dicho por Bucaram, el Comandante General Patricio Carrillo admitió, sin mayores detalles, que la institución sí ha realizado varios allanamientos «para determinar la motivación (del crimen) e identificar a los responsables. Todas las rutas técnicas están siendo explotadas este momento», declaró el oficial.

«Asesinan a un amigo de mi hijo, que trabajó con mi nuera», lamentó Bucaram sobre Ruales y negó haber ordenado el crimen del presentador. «¿Por qué hacerle daño a un muchacho que no ha hablado de nosotros?», dijo Bucaram, quien aseguró que ahora el Gobierno hará un linchamiento mediático para ocultar, según él, su mala gestión de las vacunas contra el Covid-19.

El expresidente nombró a políticos, periodistas y actores entre quienes podrían ser blanco para él, «pero ese no es nuestro proceder, no actuamos con violencia», afirmó.

Bucaram dijo que ya lo difamaron por la muerte de un extranjero, detenido por su vinculación con el caso de venta de pruebas para el Covid el año pasado, y no hubo evidencias en su contra. «Solo sacaron sentencias mediáticas».

El video con la intervención en vivo de Bucaram a través de Facebook fue retirado inmediatamente cuando culminó su intervención, lo que fue denunciado por el expresidente, aunque unas 70 mil personas pudieron verlo en directo.

El pasado junio del 2020, Ruales colgó un video en sus redes sociales aclarando que no es amigo y que tampoco conoce a Daniel Salcedo, amigo de uno de los hijos de Bucaram, y uno de los principales implicados en una red de corrupción que vendía insumos médicos sustraídos de los hospitales públicos en medio de la pandemia del Covid-19 en Ecuador.

En el mismo video Ruales dijo a todos sus seguidores que recibió llamadas intimidatorias por haberse referido a los casos de corrupción que indignó a todo el Ecuador.

Daniel Salcedo junto con su hermano Noe Salcedo; los hermanos Dalo y Jacobo Bucaram son investigados por el presunto delito de delincuencia organizada para la venta de medicamentos.

El último mensaje de Efraín Ruales, un llamado a la conciencia política

En las primeras horas tras su muerte se especuló que Ruales debía presentarse hoy ante la Fiscalía para dar declaraciones sobre el caso de los insumos médicos robados de los hospitales en medio de la pandemia del covid-19, algo que fue desmentido por las propias autoridades que llevan adelante la investigación.

“¿Qué buscan las mafias? ¿Callarme?”, preguntaba Efraín Ruales en junio del año pasado. Hoy, asesinado por sicarios cuando iba en su vehículo tras haber salido de un gimnasio en el norte de Guayaquil, su último mensaje en sus historias de Instagram refleja que, en efecto, él no dejó de abordar la problemática de la corrupción.

«Una canción que refleja lo que vivimos. Es hora de RESPONDER», puso Ruales en su última historia de Instagram, acompañado del tema del cantautor ecuatoriano Sergio Sacoto La gente no responde.

Última historia de Instagram de Efraín Ruales.

Una parte de esa canción dice: «… claro que entiendo que errar es fácil, pero una vez, no diez, ni cien. Son estos mismos personajes los que nos roen, los mismos bestias que votaste ayer; los que nos roban y engañan para fugarse después y luego siempre se ofenden si los tratan de coger. Tendría que acabar, tendrían que pagar, debería llegar a un fin, pero la gente no responde… En un país donde apenas comen los jubilados, asambleísta significa ser gran hacendado y no hay manera más sabrosa de pasar inviernos, que cuando tienes un pariente dentro del Gobierno. Pasan los años y los mandatos, pero seguimos votando sapos y timoratos…».

Efraín Ruales viajaba solo en el momento de su asesinato; su novia, Alejandra Jaramillo, seguía en el gimnasio donde ambos solían practicar crossfit.

Ecuavisa, el canal para el que trabajaba Efraín todas las mañanas, suspendió su programación en señal de luto.

Este crimen movilizó a las más altas esferas del Gobierno y de la cúpula policial para acelerar la búsqueda de los autores materiales e intelectuales; mientras, fanáticos, familiares y amigos de la víctima siguen reaccionando entre el doloroso escepticismo y pedidos de una pronta respuesta judicial.

Ruales también solía expresar su creencia religiosa en las redes sociales, en uno de sus últimos videos habló sobre el amor al prójimo y el perdón de los enemigos. (I)

El Universo

Daniel Salcedo fue traslado a la Cárcel 4 de Quito

La información fue confirmada por el Servicio de Rehabilitación. La entidad dio a conocer este 4 de noviembre del 2020 que Daniel Salcedo, procesado por corrupción perpetrada durante la pandemia, fue traslado a la Cárcel 4 de Quito.

Este centro carcelario, que se encuentra en el norte capitalino, fue abierto el 2 de septiembre de 1994, solo para policías que eran procesados por un delito. Sin embargo, por allí han pasado políticos imputados penalmente.

En este momento allí se encuentra Jacobo Bucaram, hijo del expresidente Abdalá Bucaram.

Él, Salcedo y otros son procesados por la presunta venta ilegal de medicinas durante la pandemia desatada por el covid-19. Rehabilitación dice que el traslado obedece a las disposiciones emitidas por la autoridad judicial.

El 28 de octubre pasado, el juez Reinaldo Cevallos reiteró la disposición de llevar a Salcedo a la Cárcel 4. Él estuvo recluido en la cárcel El Inca, en Quito, desde el pasado 30 de julio.

El juez dijo que Salcedo justificó encontrarse bajo amenazas externas y que por ello debe darse el cambio de centro penitenciario.

“El cambio se realizó en contra de los informes de seguridad, que emitió esta cartera de Estado”, señala el Servicio de Rehabilitación.

Fuente: El Comercio

Los pedidos de Jacobo Bucaram para su estadía en la cárcel 4

Una tablet, audífonos, colchón ortopédico, una cafetera y arreglar una mesa de billar son algunos de los pedidos que está haciendo Jacobo Bucaram para llevar mejor su estadía en la Cárcel 4 de Quito. El oficio ingresó el 19 de octubre de pasado y está dirigido a la directora del Centro Penitenciario, Gabriela Rivadeneira. La lista de pedidos va desde equipos electrónicos, ropa de frío hasta una cafetera.

Aquí el detalle:

-Una tablet y audífonos que servirán para que Bucaram pueda recibir sus clases a través de Internet. En octubre inició el primer semestre en una carrera universitaria. 

-Un colchón semi ortopédico, sin resorte.

-Ropa de abrigo y medias.

-Una cafetera Alimentos cítricos para mejorar el estado inmunológico.

El detenido por su presunta participación en una red de corrupción hospitalaria, ofrece arreglar una mesa de billar que está en el centro de reclusión y quedará como ‘donación’ al igual que el colchón y la cafetera.

Jacobo Bucaram tiene dos procesos judiciales por los que tenía orden de captura. Fue detenido en Colombia y expulsado de ese país el 25 de septiembre.

Cuando llegó a Ecuador, fue ingresado a la cárcel de Cotopaxi. Su defensa apeló la medida y pidió que sea trasladado a la cárcel en Guayaquil.

Con un voto de la mayoría del Tribunal de la Corte Nacional de Justicia, que analizó la petición, ordenó su traslado a la Cárcel 4, bajo la lógica de “precautelar los derechos conexos”.

En el mismo lugar guarda prisión el ex asambleísta, Daniel Mendoza.

¿Estos son los privilegios?

Para el abogado Julio César Cueva las peticiones no son desproporcionadas, siempre y cuando, se apliquen las limitaciones establecidas en la ley.

El artículo 12 del Código Orgánico Penal (COIP) establece los derechos y garantías de las personas privadas de libertad a la educación, salud, recreación y comunicación.

Bajo este principio todos los privados de libertad tienen derecho a estudiar y tener acceso a Internet exclusivamente para las clases.

“Lo desproporcionado sería que la tablet tenga internet todo el tiempo“, dice Cueva.

“Ahí lo que tienen que hacer es que él diga el horario de su curso y se le facilitará el acceso a la oficina donde tendrá internet, una vez finalizada la clase, regresa a su celda”, explica.

Añade que eso sería lo proporcional y adecuado. “De lo contrario, cualquier persona se inscribe a un curso y tienes a todo el mundo en las cárceles del país ordenando delitos desde adentro, ya no desde el celular, sino desde Internet.”

Fuente: Primicias

feature image