WhatsApp dejará de funcionar en estos celulares desde el 1 de enero del 2021

La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp dejará de estar disponible para los sistemas operativos de ciertos dispositivos, a partir del primer día del 2021.

Desde el 1 de enero, la ‘app’ dejará de dar soporte a los smartphones con iOS y Android más antiguos. Debido a ello, ya no será compatible con los teléfonos que no tengan los sistemas operativos de las versiones iOS 9 o Android 4.0.3. (lanzada en 2011 y conocida como Ice Cream Sandwich).

El iPhone 4 y los demás modelos más antiguos de los celulares de Apple serán algunos de los afectados. En cambio, las personas que cuenten con un iPhone 4S, iPhone 5, iPhone 5S, iPhone 5C, iPhone 6 o iPhone 6S deberán ejecutar la actualización de la aplicación, para continuar con el uso de la aplicación.

En Android, los usuarios que se verán afectados serán los que cuenten con un Samsung Galaxi S3, Samsung Galaxy S4, Galaxi Nexus de Google y Xperia S de Sony. ¿Cómo conocer la versión de un celular? Si desea conocer qué sistema operativo tiene su teléfono celular, debe ingresar a Configuración o Ajustes y seleccionar Sistema.

En ese espacio encontrará la versión. ¿Cómo se puede guardar las conversaciones en WhatsApp Los usuarios que deseen guardar los mensajes que han intercambiado con sus contactos pueden hacer una copia de seguridad.

Primero deben abrir el chat que desean guardar y en la parte superior seleccionar la opción Información del grupo. Luego, dar clic en Exportar chat. Allí aparecerán dos opciones: Adjuntar archivos y Sin archivos. Usted debe escoger la que requiere, en función de si desea o no guardar los archivos que le haya enviado ese contacto o no.

El Comercio

Si tus hijos tienen un celular estarán expuestos al porno, así puedes protegerlos

Aquello de lo que no se habla, sin duda suele ser lo que más necesita hablarse. El sexo ha sido un tabú en nuestra civilización occidental. Cuento con los dedos de una mano a progenitores que yo sepa que se sienten cómodos y tomen con naturalidad lo de hablar sobre sexo con sus hijos. La mayoría no sabe cuándo o cómo hacerlo, prefieren callar ante el miedo o la vergüenza que les provoca.

Si nos referimos a pornografía el asunto se complica aún más. Y justamente en la actualidad estamos enfrentando un problema grave porque los menores desde muy temprano están teniendo acceso a contenido pornográfico, además muy violento, y son estas experiencias las que están sirviendo de guía o manual de instrucciones de “educación” sexual para las generaciones de la era tecnológica audiovisual (posmilénica) .

“La industria del porno es una de las más poderosas del mundo. Ya existen millones de páginas web. La más importante de ellas tiene una base de datos de doce millones de contenidos porno y cada año incorpora en torno al medio millón de videos cada vez más violentos porque no existe control ninguno”, indica el doctor José Luis García, sexólogo experto en pornografía y educación sexual, durante una entrevista para Madresfera FM Podcast.

El contenido pornográfico es cada vez más violento, sexista, cuantioso e intrusivo en los espacios virtuales. El porcentaje de menores expuestos al porno como primera experiencia sexual se ha incrementado de forma tan preocupante que el sexólogo español señala que los estudios sobre efectos del porno en menores se dificultan porque los especialistas no encuentran jóvenes que no hayan consumido pornografía para hacer comparaciones.

Los niños y niñas tienen acceso desde edades muy tempranas a dispositivos con internet, con lo cual el acceso a la pornografía también se está iniciando prematuramente. Los controles parentales no son suficientes. Algunos estudios arrojan que el primer contacto suele ocurrir accidentalmente antes de los diez años mientras los niños o niñas buscan algún juego, video o contenido en la web. También por intercambio de información con los amigos.

(Getty Creative)

A partir de los diez años la búsqueda ya se hace intencionalmente. Diferentes estudios estadísticos concluyen que la situación es grave, la mayoría de los menores de edad están viendo porno violento, cuando tienen oportunidad lo ejercitan y mientras tanto la sociedad mira para otro lado.

El reciente informe “(Des)información sexual: pornografía y adolescencia” elaborado por Save the Children para estudiar el consumo de contenidos sexuales entre la población adolescente y el impacto que estos tienen en sus relaciones y su desarrollo, arroja entre otros resultados lo siguiente:

  • El setenta por ciento de los jóvenes consume pornografía antes de los doce años; algunos comienzan a los seis años.
  • Más de la mitad de los jóvenes piensan que la pornografía les da ideas para sus experiencias sexuales (manual de instrucciones).
  • Para el treinta por ciento de los jóvenes la pornografía es el único recurso para aprender sobre sexualidad.
  • La mayoría accede mediante redes sociales, intercambio de imágenes con amigos, pero se topan con el porno. Las descargas y otras formas de búsqueda de contenidos en internet son fuente de acceso “accidental” a la pornografía. La industria porno sabe cómo llegar a los más jóvenes.
  • Al cincuenta y cinco por ciento de los jóvenes les gustaría poner en práctica lo que han visto en el porno.
  • Los chicos son más consumidores que las chicas (Aunque se han hecho pocos estudios sobre consumo de pornografía por la mujeres, estos indican que las chicas tienden a hacerlo para complacer a sus parejas)

A lo largo de la historia el contacto con las experiencias sexuales ha existido y ha ido cambiando en respuesta a las circunstancias culturales. En la actualidad el primer contacto con la experiencia sexual de niños y jóvenes es con la pornografía. El porno actual ha cambiado de formato y contenidos respecto al de generaciones pasadas. La nueva cepa de porno es mucho más violenta, de menor duración, sin historia. Casi todo el relato del porno actual se centra en el sometimiento y la violencia de forma extrema hacia la mujer.

No hay que perder de vista que la pornografía es real, podría decirse que raya en el reality show. A diferencia de otros géneros de ficción, en los vídeos pornográficos lo que se ve ocurre realmente, los participantes mantienen relaciones sexuales violentas reales. Esto supone un impacto importante en la psique de los niños y niñas que se exponen a dichos contenidos sin la madurez para procesar tal experiencia.

Irene García Perulero, bióloga y activista por los derechos de la mujer, en su webinar “tu hijo va a ver porno”, explica que el sexo no es malo pero el porno mainstream, es tóxico y perjudicial, muestra una cara pervertida de las relaciones sexuales, vinculadas con mucha violencia y sexismo. Hay ausencia de relaciones sexo afectivas de placer e intimidad. Lo opuesto a las relaciones sexuales sanas.

Algunos estudios indican la asociación entre el aumento de consumo de porno desde edades tempranas con:

  • Aumento de violaciones en grupo (manadas) y otros delitos sexuales.
  • Aumento de prostitución.
  • Incremento de heridas genitales por sexo violento (fisuras anales o genitales) en jóvenes y menores de edad.
  • Aumento de la degradación y violencia contra la mujer.
  • Aumento de la coerción, y la falta de respeto a los consentimientos.
  • Naturalización de relaciones basadas en la violencia y la explotación.
  • Normalización del sexo doloroso particularmente para mujeres y hombres gay.
  • Aproximación transaccional del sexo (sexo como objeto de consumo).

Estamos inmersos en una sociedad hipersexualizada donde las imágenes y mensajes sexuales son bombardeos constantes. Campañas de publicidad que venden cualquier producto con mensajes sexuales o sexistas, reggaetones con temas sexuales y sexistas, contenidos porno en la web y redes sociales… queramos verlo o no, este entorno social está ejerciendo una constante y poderosa influencia en la educación sexual de nuestros hijos e hijas.

A esto hay que sumarle que el interés por el sexo es muy potente con lo cual la curiosidad de nuestros hijos los llevará a buscar información en cualquier momento. Los niños y niñas van a tener acceso a internet y por tanto tendrá acceso al porno a pesar de los controles parentales en los dispositivos. Los controles parentales dificultan pero no evitan el acceso al porno de los menores. Tampoco podemos impedirles de forma radical el uso de las nuevas tecnologías. Por tanto padres y madres tenemos que capacitar a los niños oportuna y adecuadamente para afrontar este escenario. Hay que hablarles de los riesgos de la pornografía y enseñarles a encararlos desde muy pequeños.

¿Qué hacer?

Los canales de comunicación abiertos, basados en la confianza y la intimidad emocional son los grandes ausentes en el vínculo entre padres e hijos. He allí el gran escollo frente a esta seria amenaza para el desarrollo de los menores. Si notamos que no los hemos construido es hora de comenzar. Nunca es tarde.

(Getty Creative)

La prevención pasa por una educación sexual constante, amplia y oportuna basada sobre un modelo de crianza respetuosa en la que circule el amor, la empatía y los buenos tratos que enseñan a nuestros hijos desde edades tempranas a cuidarse, a no dañar sus cuerpos ni dañar a otros.

Precisamos cuestionar nuestras creencias, revisar nuestros tabúes, sobreponernos al miedo y la avergüenza. Comenzar a formarnos para comprender las construcciones de género que existen en nuestra sociedad y cómo determinan las dinámicas entre hombres y mujeres. Revisar de qué manera somos funcionales a esas creencias y dinámicas y las transportamos de una a otra generación a través de la crianza de hembras y machos en lugar de una crianza para seres humanos.

La experta en perspectivas de género, Irene García, nos invita como adultos responsables del desarrollo de nuestros hijos a actuar organizados haciendo activismo para exigir a los sitios web que censuren la pornografía mainstream de acceso libre y contenido violento. Explica que así como google demuestra que puede censurar otro tipo de contenidos por razones de copyright (por ejemplo), si quisiera, también podría censurar la pornografía absolutamente dañina y perniciosa bajo todo punto de vista.

Debemos tomar decisiones rápidas. Si no los educamos nosotros, nuestros hijos e hijas serán educados por la industria del porno con los altísimos costos sociales tanto para la salud sexual, como psicológica, física y emocional que esto conlleva.

Pantalla negra, el nuevo virus para robar datos bancarios de los celulares

Una falsa pantalla negra en su teléfono móvil puede servir para que sustraigan sus datos bancarios.

¿Cómo lo logran los ciberdelincuentes?

Primero tratarán de introducir un virus troyano en su teléfono. Para ello usarán un ataque de phishing enviando un link sobre una supuesta deuda a través de un correo electrónico, mensaje por WhatsApp o Facebook, o un mensaje de texto, entre otros mecanismos.

Este link no debe ser abierto, porque permitirá que los atacantes tomen el control de su teléfono y avancen hacia el atraco. El acceso final lo lograrán a través de la identificación de la huella dactilar o el reconocimiento facial que suelen pedir los bancos a sus clientes virtuales en los dispositivos móviles.

El experto en ciberseguridad y hacking ético Wilson Burbano explica que, para tener éxito, el atacante requiere que el usuario ingrese directamente a su cuenta bancaria.

En realidad, busca que no lo haga colocando un usuario y contraseña, sino a través de la huella dactilar o el reconocimiento facial. Para lograrlo, el ciberdelincuente superpone una pantalla negra o abre un sitio web que ocupa toda la pantalla del teléfono.

El atacante oculta así la transacción fraudulenta que está realizando en segundo plano y que usa la aplicación financiera que la víctima ha abierto o activado. Fabio Assolini, analista de seguridad de Kaspersky, sostiene que la pantalla negra se usa para obligar al cliente a usar sus datos biométricos para desbloquear la pantalla y así burlar esta medida de autenticación empleada por las aplicaciones financieras.

Burbano especifica que la pantalla negra es utilizada por los atacantes luego de que el dueño del teléfono accede al ícono de una aplicación bancaria en su celular. Solo entonces el troyano introducido lanzará una alerta al ciberdelincuente.

Cuando el dueño del teléfono trata de dar el siguiente paso e introducir su usuario y contraseña, se activa el ataque de pantalla negra. Al ver imposibilitado el acceso, el portador del móvil tratará de entrar de otra forma a la aplicación bancaria, ya sea con su identificación de huella dactilar o a través de reconocimiento facial.

Es lo que espera el ciberdelincuente, porque una vez que esto se realice tendrá las puertas abiertas a la cuenta bancaria del cliente atacado. El ciberatracador puede acceder así de forma remota al dispositivo infectado y completar el fraude usando el smartphone de su víctima.

Esto le permite al atacante eludir la identificación automática y las medidas de seguridad, así como sistemas de comportamiento anti-fraude implementadas por las instituciones financieras, incluso, si el usuario utiliza un patrón de bloqueo de pantalla.

Según el Reporte Anual de Ciberseguridad 2019 de Cisco, los ciberdelincuentes han encontrado en la comercialización de perfiles de usuarios y datos financieros un nicho de mercado.

Burbano señala que, además, los ciberatacantes se han percatado que vulnerar a los colaboradores y clientes de los bancos resulta más efectivo que centrar todo su arsenal en los servidores y plataformas tecnológicas corporativas. Kaspersky advierte que hoy por hoy una nueva familia de troyanos bancarios, originados en Brasil denominados Ghimob, monitorean a más de 150 aplicaciones.

Estas incluyen a banca móvil, fintechs (industria financiera que aplica tecnología a actividades de inversión y finanzas), criptomonedas y sitios virtuales ubicados en América Latina, Europa y África.​Assolini recomienda a las instituciones financieras vigilar de cerca estos riesgos y tomar medidas de seguridad como: acceder a la información más reciente sobre nuevas amenazas.

Además, informar a los clientes periódicamente sobre los trucos que emplean los malhechores, para que sepan cómo identificar el fraude y cómo eliminarlo.

Fuente: El Comercio

Aplicaciones que no sirven en los celulares

A cada año, las tiendas de App Store y Play Store se actualizan y algunas aplicaciones termina siendo inútiles en su propósito. Muchas de estas son enfocadas para la “seguridad” del móvil, pero no siempre cumplen este beneficio.

A continuación, te vamos a dejar una lista de apps que en ningún caso deberás instalar en tu smartphone, menos todavía en pleno 2020.

CLEAN MASTER

Es una app llena de anuncios y avisos molestos que solo distorsionarán nuestra experiencia de usuario. Hace años podría tener sentido sufrir estas consecuencias para dar un respiro a la RAM del móvil, pero no en pleno 2020 cuando Android ya clean-master

CLEANIT

Un poco lo mismo que con Clean Master sucede con Cleanit. Nada de lo que ofrece interesa al usuario ni a su móvil, básicamente, porque causa el efecto contrario: borrar caché ralentiza tu móvil en vez de darle velocidad; borrar la RAM influirá negativamente en la batería… definitivamente, que no la necesitas para absolutamente nada.

CARGA RÁPIDA

Carga rápidaCarga rápida / Internet

Seamos serios, que la batería de tu móvil cargue más rápido no va a depende de una app que descargues de la Play Store, sino de los componentes, el software y, en general, la tecnología que el fabricante haya decidido poner en él.

Adicción a teléfonos inteligentes: cuando se afecta la calidad del sueño

El fenómeno del “miedo a perderse algo” (FoMO) se ha vuelto más frecuente debido al uso de las redes sociales en los últimos años. Una encuesta de Xinli001, una plataforma de servicios e información psicológica profesional, informó que el 15,2% de los encuestados experimentó FoMO grave. “Una aprehensión generalizada de que otros podrían estar teniendo experiencias gratificantes de las que uno está ausente”, FoMO también se considera como una construcción bidimensional que incluye rasgo-FoMO, es decir, “una característica individual relativamente estable”; y estado-FoMO, “miedo a perderse el contenido en línea y la interacción con otros que utilizan las redes sociales”).

Un equipo interdisciplinario de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Médica de Gannan, China, se abocó a recuperar los estudios dispersos sobre el tema. Algunos de ellos, los más recientes, han identificado que el uso de las redes sociales, la satisfacción de necesidades psicológicas y los rasgos de personalidad pueden considerarse factores de riesgo de FoMO.
Otro análisis informó que FoMO se asoció más fuertemente con el uso exagerado y el normal de teléfonos inteligentes (por ejemplo, llamadas de voz y video, mensajes de texto/instantáneos, correo electrónico, sitios de redes sociales) vinculándose a temores de evaluación negativa y positiva, similar a la relación entre FoMO y otros tipos de adicción a Internet (p. ej., adicción a Facebook, adicción a sitios de redes sociales ). Se ha descubierto que State-FoMO impacta directa e indirectamente a través del uso problemático de Instagram, mientras que el rasgo-FoMO se ha asociado indirectamente con esa situación. Además, algunos estudios han demostrado las asociaciones entre los altos niveles de FoMO y los resultados negativos, como un mal rendimiento escolar, fatiga y disminución del sueño.

Una plataforma de servicios e información psicológica profesional informó que el 15,2% de los encuestados experimentaron FoMO grave – Shutterstock


En marzo de 2020, el Centro de Información de la Red de Internet de China reveló que el número total de usuarios de Internet chinos era de 904 millones, con 897 millones que acceden a Internet a través de teléfonos inteligentes (99,3%). Se ha descubierto que la adicción a los teléfonos inteligentes prevalece entre los adolescentes y los adultos emergentes en China. En un estudio, se estimó que este fenómeno era del 21,3% entre los estudiantes universitarios.

No sea que la pasen mejor que yo

Como una forma de adicción tecnológica o una de las adicciones generalizadas a Internet, la que comprende a los teléfonos inteligentes también se describe como “una incapacidad de las personas para regular su uso de teléfonos inteligentes y que eventualmente conduce a consecuencias negativas y deterioro clínico en la vida diaria”. Se han examinado algunos factores de riesgo de la adicción a los teléfonos inteligentes, como depresión, ansiedad y soledad, baja autoeficacia en Internet, alta impulsividad y narcisismo. Esta condición ha mostrado una asociación con los síntomas del trastorno por consumo de alcohol, diagnósticos específicos de salud mental (TDAH, ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático), bajo rendimiento escolar, problemas de visión, riesgo de conducción y dolor musculoesquelético.

Se ha encontrado que el afecto positivo y el afecto negativo como emociones ambivalentes se asocian con altos niveles de FoMO – Shutterstock 162


La adicción a los teléfonos inteligentes también se asocia con una mala calidad del sueño. La mayoría de los estudios también han demostrado que a menudo se vincula con la adicción a las redes sociales porque el uso de ellas se realiza principalmente a través de los teléfonos inteligentes. Se ha demostrado que la urgencia media la relación entre las emociones negativas y la adicción. Además, puede servir como mediador entre la soledad y la calidad del sueño. El rasgo afectivo como construcción clave de la personalidad ha sido un concepto importante en la psicología aplicada. Varios estudiosos han definido las dimensiones positivas y negativas del rasgo afecto. El positivo (PA) refleja la medida en que una persona se siente entusiasta, activa y alerta, mientras que el afecto negativo (NA) es una dimensión general de angustia subjetiva y compromiso desagradable que subsume una variedad de estados de ánimo aversivos, incluida la ira, desprecio, asco, culpa, miedo y nerviosismo».

Se ha encontrado que el afecto positivo y el afecto negativo como emociones ambivalentes se asocian con altos niveles de FoMO cuando se usa Facebook. Uno de los estuidos más profundos de la situación desarrolló la Escala de Miedo a Perderse (FoMOS), que es unidimensional para evaluar el rasgo FoMO. Las personas que experimentan niveles más bajos de estado de ánimo general informaron niveles más altos de FoMO. Además, se ha descubierto que FoMO media la relación entre el estado de ánimo general y la participación en las redes sociales, así como la satisfacción de las necesidades básicas, aprecio a la vida y la participación en las redes sociales.

Todos contra FoMO

La adicción al celular ha demostrado una asociación con los síntomas del trastorno por consumo de alcohol, diagnósticos específicos de salud mental (Shutterstock)

Otro documento indicó que el afecto negativo se ha asociado con FoMO al usar Facebook. Otros especialistas sugirieron que los efectos mediadores del afecto sobre las asociaciones entre los factores de personalidad y el trastorno de los juegos de Internet. Además, se ha demostrado que la envidia como un efecto negativo específico impacta en el uso problemático de teléfonos inteligentes y la adicción a las redes sociales a través de FoMO. En la interacción del modelo Persona-Afecto-Cognición-Ejecución (I-PACE), se propuso que los trastornos relacionados con Internet eran la consecuencia de interacciones entre variables predisponentes (p. ej., componentes neurobiológicos y psicológicos), moderadores (p. ej., estilo de afrontamiento y sesgos cognitivos relacionados con Internet) y mediadores (por ejemplo, respuestas afectivas y cognitivas a estímulos específicos en combinación con un funcionamiento ejecutivo reducido).

En las primeras etapas de la adicción, se pueden percibir estados de ánimo negativos o positivos como desencadenantes internos, que dan como resultado respuestas afectivas y cognitivas y aumentan la atención a los estímulos y los impulsos de comportarse de maneras específicas .

Algunos estudios han informado que las alteraciones del sueño son comunes entre los estudiantes universitarios. Un metaanálisis reciente que examinó los problemas del sueño y la adicción a Internet informó una razón de probabilidades significativa para los problemas del sueño y una reducción significativa en la duración del sueño entre las personas adictas a Internet. Aunque, algunos estudiosos sostienen que la relación entre la calidad del sueño y el afecto puede ser bidireccional, investigaciones anteriores también han demostrado que tanto el afecto positivo como el negativo pueden mediar el impacto de la supresión expresiva en la calidad del sueño). Otro documento reciente mostró que el insomnio mediaba parcialmente una asociación significativa de estrés interpersonal y FoMO con la salud mental. Además, la relación entre el afecto negativo y la calidad del sueño también puede estar mediada por la adicción a los teléfonos inteligentes .

Según el equipo de Gannan la prevalencia de trastornos del sueño y los efectos de mediación del afecto positivo y negativo en la calidad del sueño a través del rasgo-FoMO/estado-FoMO y la adicción a los teléfonos inteligentes entre los estudiantes universitarios. La prevalencia de trastornos del sueño fue del 15,98%, hallazgo similar a los resultados anteriores entre otras muestras.

Un metaanálisis reciente que examinó los problemas del sueño y la adicción a Internet – Shutterstock 162


El uso de teléfonos inteligentes puede ser placentero y emocionante en la etapa inicial cuando las personas se comunican con otros o participan en otras actividades (es decir, las personas experimentan un afecto positivo). Sin embargo, para una pequeña minoría de personas, el uso excesivo de teléfonos inteligentes puede desencadenar un mayor afecto negativo, como irritabilidad, ansiedad y depresión, que pueden conducir a la adicción a los teléfonos inteligentes y alterar la calidad del sueño de las personas.

Algunos estudios han informado que los eventos negativos que impactan en la calidad del sueño incluyen principalmente malas condiciones del dormitorio, conflictos interpersonales, presión académica, inadaptación de estudiantes de primer año y problemas de relaciones afectivas). Debido a las características específicas de los teléfonos inteligentes (por ejemplo, los muchos tipos diferentes de aplicaciones), pueden considerarse como herramientas que brindan comodidad y satisfacen la necesidad básica de comunicación con los demás de manera oportuna. En consecuencia, todo tipo de mensajes de redes sociales pueden influir seriamente en su desempeño académico y en la vida cotidiana. Estos hallazgos sugieren que FoMO está estrechamente asociado con el uso de las redes sociales, mientras que la adicción a los teléfonos inteligentes puede estar relacionada con actividades más específicas.

Las presiones de la escuela, la facultad o la universidad pueden impedir la actividad social cara a cara, pero pueden ser bombardeadas con información excesiva a través del teléfono inteligente, lo que podría provocar un mayor efecto negativo y afectar tanto a FoMO como a la adicción a los dispositivos, lo que posteriormente llevaría a los estudiantes a dormir menos.

Fuente: Infobae

5 nuevos usos que puedes darle a tu celular viejo

Es posible que hayas cambiado tu celular viejo por un nuevo modelo y no sepas que hacer con él. En caso de que no planees venderlo y te lo quieras quedar puedes “reinventarlo” para que cumpla nuevas funciones.

  1. Cámara de seguridad
Alfred está disponible para iOS y Android. Se puede usar como Walkie Talkie

Este quizás sea uno de los usos más interesantes para darle a tu celular viejo, ya que te permitirá mantener vigilado tu hogar cuando no estés. Para utilizarlo como cámara de seguridad deberás instalar una aplicación como AtHome, Camy, Alfred. En todos los casos se requiere instalar la app en el dispositivo que se utilizará en el hogar, como cámara de seguridad y en el móvil desde donde realizaremos el monitoreo de lo que capta el celular que se ubicará en el domicilio.

AtHome, disponible para iOS y Android, incluye reconocimiento facial

Una vez que se emparejaron ambos dispositivos y se terminó de configurar se podrá comenzar a usar. Las aplicaciones ofrecen transmisión en directo, detección de movimiento, modo nocturno.

  1. Monitor para bebés
WiFi Baby Monitor solo está disponible para Android

Otra opción, similar a la anterior, es la de utilizar el móvil como monitor para bebés o baby monitor. Existen varias apps que te permitirán reconvertir el celular para darle este uso. Una de ellas es Wifi Baby Monitor que permite conectar tu móvil viejo con una tablet o el smartphone que emplees actualmente que será desde donde podrás vigiar al niño o la niña. Los dispositivos se vinculan a través de la red wifi, ofrece cifrado punto a punto e incluye transmisión de audio con detección de ruidos.

BabyCam tiene una versión gratuita y otra paga

Otra alternativa es BabyCam que, al igual que el caso anterior requiere de dos dispositivos conectados por medio de wifi. Con solo pulsar un botón en cada dispositivo se conectarán. Tiene una versión gratuita, con publicidad, y otra premium.

  1. Parlante inteligente

Para esto necesitarás, además de tu móvil viejo, un parlante. El primer paso será vincular el celular con el parlante por medio de Bluetooth. Luego tendrás que asegurarte de que el Asistente de Google esté configurado de modo tal que funcione incluso cuando la pantalla esté apagada.

Para esto necesitarás, además de tu móvil viejo, un parlante. El primer paso será vincular el celular con el parlante por medio de Bluetooth. Luego tendrás que asegurarte de que el Asistente de Google esté configurado de modo tal que funcione incluso cuando la pantalla esté apagada.

Para eso, ingresa al ícono de la tuerca y junto a la lupa (ícono de búsqueda), busca “Voice Match” y activa la opción junto a “Ok Google” que permite acceder al asistente en cualquier momento. Al activar esta opción bastará con convocarlo por medio de la frase “Ok, Google” y funcionará aún cuando el móvil esté bloqueado.

  1. Control remoto
Sure, una app para utilizar el móvil como control remoto universal

Para poder convertir tu celular en un control remoto para el televisor así como para el aire acondicionado, reproductor de audio, streamers como Chromecast, Roku y Apple TV o para gestionar luces inteligentes es necesario que tu móvil tenga emisor de infrarrojos (IR) incorporado, algo que incluyen muchos smartphones.

Luego deberás bajarte una aplicación de control remoto universal como SURE Universal que usa infrarrojos para controlar televisores, aires acondicionados y otros equipos. También permite enviar imágenes y videos desde el teléfono a un Smart TV

5. Contro remoto

La aplicación Remote Mouse, disponible para iOS y Android, permite convertir el el celular en un mouse o mando a distancia inalámbrico para manejar la computadora. Hay que descargar la app en el teléfono y la computadora. Además, ambos equipos tiene que estar conectadas a la misma conexión wifi. La app no sólo ofrece las mismas funciones que en un mouse sino que también tiene paneles de control especializados para controlar presentaciones, reproducciones de audios y videos, así como abrir páginas con sólo un clic.

Fuente: Infobae

feature image