Dos hermanas apuñalan 27 veces a un vigilante que les pidió ponerse la mascarilla

Dos hermanas de 18 y 21 años, respectivamente, han sido detenidas en Chicago acusadas de haber apuñalado hasta en 27 ocasiones al guardia de seguridad de una tienda de zapatos. La causa habría sido que el hombre pidió a las dos jóvenes que se pusieran la mascarilla y utilizaran gel hidroalcohólico antes de entrar en el establecimiento comercial.

Según la versión de la Fiscalía, que recoge el Chicago Sun Times, las dos jóvenes se negaron y el guardia de seguridad les dijo que, en ese caso, no podrían acceder al interior. En ese momento, una de ellas habría sujetado por la cabeza al vigilante, mientras la segunda habría sacado un cuchillo que llevaba oculto en un peine para apuñalarle 27 veces.

Las hermanas de 21 y 18 años permanecerán detenidas sin derecho a fianza.
Foto Policía de Chicago

Mary C. Marubio, la jueza encargada del caso, ha enviado a las dos hermanas a prisión sin fianza, antes del juicio preliminar que tendrá lugar el próximo 4 de noviembre. Acusa a las dos jóvenes de intento de homicidio y califica lo sucedido como «aterrador. Es la aleatoriedad completa». Un sinsentido que mandó a un hombre al hospital.

Una historia retorcida

Los hechos sucedieron el pasado domingo 25 de octubre poco antes del cierre de la zapatería. Según la Fiscalía, Jayla Hill, de 18 años, sacó su teléfono móvil y comenzó a grabar al guardia de seguridad cuando éste pidió a las dos hermanas que abandonaran el lugar por negarse a usar la mascarilla. Supuestamente, la joven le dijo que estaba «llamando a alguien para patearle el trasero», lo que hizo que el agente de seguridad tratara de arrebatarle el teléfono.

La envergadura del vigilante, que mide 1,95 de estatura y pesa más de 120 kilos, le permitió aguantar hasta la llegada de la policía

En ese momento, la otra hermana habría reaccionado cogiendo un contenedor de basura y tirándoselo a la cara del vigilante. Después, comenzaron a agredirle y, finalmente, le apuñalaron, terminando su agresión con una patada en la cabeza. El guardia de seguridad tiene 32 años y es un hombre corpulento, ya que mide 1,95 de estatura y pesa más de 120 kilos.

El hombre pudo aguantar en pie hasta la llegada de la policía, que detuvo a las dos hermanas. Su abogado alega que las dos jóvenes actuaron en defensa propia ante la violencia del guarda de seguridad, pero también ha agregado que sufren un trastorno bipolar.

La encargada de la tienda que situada al lado de la que sufrió el ataque, Rosalyn Frazier, explica que «a menudo tenemos que decirles a los clientes que usen sus mascarillas y se enfadan y no quieren hacerlo. Tuvimos un cliente el otro día que no quería usar una mascarilla y hubo que llamar a la policía. Es una locura».

Fuente: El Confidencial

feature image