Ejecutivo vetó totalmente el Código de la Salud

Este viernes 25 de septiembre del 2020, el presidente de la República, Lenín Moreno, objetó totalmente el proyecto de Ley de Código de la Salud, que le remitiera la Asamblea el 27 de agosto. Por lo que recién podría ser tramitado otra vez por el Legislativo en un año.

«El COS contiene un extenso desarrollo de temas de índole técnico en materia de salud que adolece de imprecisiones, de definiciones erróneas y una estructura del sistema de salud poco clara en competencias y responsabilidades, carece de una verdadera actualización en cuanto a enfoque y contenidos acorde a requerimientos de la sociedad y el mundo», dijo Johana Pesántez, secretaria Jurídica de Carondelet.

Consultada en torno a si las presiones de grupos religiosos en contra de las atenciones a las emergencias obstétricas, que garantizaba el articulado, dieron lugar al veto, Pesántez aseguró «estamos en un estado laico y tal como lo dice la Constitución así debe actuarse, ha sido un tema técnico y profesional, que corresponde con lo que el Ministro y Viceministro han explicado, no tiene que ver con temas de presiones, es un trabajo técnico y profesional, como corresponde que el Ministerio de Salud y la Secretaría Jurídica por cualquier tema».

Además reiteró que el artículo 138 de la Constitución dice que si la Presidencia objeta totalmente el proyecto, la Asamblea podrá volver a considerarlo luego de un año contado a partir de la fecha de la objeción.

Según Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud, uno de los problemas del proyecto es que no trae ningún articulado sobre cómo actuar ante una pandemia, por ejemplo la que vive el mundo, del covid-19. «No tiene nada sobre la vigilancia epidemiológica que requiere una pandemia, vigilancia genómica para saber cómo cambia un virus; tampoco incluye lo que hemos sufrido estrés, suicidios, violencia doméstica, más violaciones».

Zevallos también sostuvo que el Código de la Salud imposibilita la práctica médica, «al crear 172 sanciones administrativas, para los profesionales de la salud, tanto a nivel público como privado, generaría un altísimo costo y prácticamente tendríamos que entrar con un abogado a cada consulta médica. Y se afectaría la independencia del IESS, que es de los afiliados y no tiene recursos públicos y este código objeta esa independencia».

Fuente: El Comercio

Nuevo pronunciamiento de la Iglesia sobre el Código de Salud; piden el veto

El arzobispo de Quito, Alfredo José Espinoza, pidió al Ejecutivo vetar los artículos relacionados con las emergencias obstétricas, métodos anticonceptivos y reproducción asistida, que constan en el Código Orgánico de Salud. La norma fue aprobada por el Legislativo, el martes 25 de agosto del 2020.

Desde la parroquia San Francisco de Asís, en el norte de Quito, el arzobispo cuestionó el texto y pidió Ejecutivo vetar dichos artículos, ya que no “defienden la vida, sino que promueven la muerte”, señaló el domingo 30 de agosto.
Además exhortó a sus fieles “no callar la verdad” y a preguntarse si los artículos aprobados por el Parlamento ¿son un código de salud o un código de muerte?

“No queremos un aborto por una supuesta emergencia obstétrica, no queremos que los padres de familia pierdan su papel frente a sus hijos en la educación sexual de ellos, no queremos que los médicos no puedan ejercer su objeción de conciencia frente a un aborto, no queremos los vientres de alquiler que atentan contra la dignidad misma de la mujer y el sentido de la maternidad”, agregó. Este pedido también fue dirigido a la vicepresidenta María Alejandra Muñoz.

El asambleísta por Santo Domingo de los Tsáchilas y presidente de la Comisión de Salud, William Garzón, recordó en su cuenta de Twitter que el Código recibió aportes y observaciones de los diferentes grupos de atención prioritaria.

En ese sentido se incluyeron artículos para regular actividades como la reproducción humana asistida. “Hoy la maternidad subrogada se realiza desde hace muchos años. El Código de Salud controla y regula esta práctica de la cual muchos seudo empresarios se hacen millonarios”.

Él también se refirió a las atenciones de las emergencias obstétricas. “Salvaguardar la vida de las mujeres embarazadas que ingresan con un aborto en curso por emergencia es lo que garantiza la norma”.

El proyecto de ley ingresó por primera vez en el 2012 al Legislativo. Cuatro años más tarde, Garzón propuso un texto, que contó con una serie de aportes. Actualmente, el cuerpo legal aprobado cuenta con 405 artículos, 16 títulos, 38 capítulos, 21 secciones, 10 parágrafos y disposiciones: 25 generales, 29 transitorias, 18 reformatorias y siete derogatorias.

Fuente: El Comercio

feature image