Qué impacto tiene para Cuba que EE.UU. la haya incluido de nuevo en la lista

El gobierno de Estados Unidos anunció este lunes que vuelve a incluir a Cuba en su lista de países patrocinadores del terrorismo.

La decisión, hecha pública por el secretario de Estado, Mike Pompeo, llega a pocos días del cambio de gobierno en Estados Unidos y supondrá un nuevo reto para la administración de Joe Biden.

«Con esta medida de nuevo hacemos responsable al gobierno de Cuba y mandamos un claro mensaje: el régimen castrista debe acabar con su apoyo al terrorismo internacional y con la subversión de la justicia estadounidense», dijo Pompeo en un comunicado.

El regreso de Cuba a la lista va en contradicción con la política de acercamiento que tuvo el presidente Barack Obama con la isla.

En 2015, Obama decidió sacar al país de la lista, un paso importante para que un año después ambos países reanudaran sus relaciones diplomáticas.

BBC

EE.UU. incluirá a Cuba en la lista de patrocinadores estatales del terrorismo

El Gobierno de Trump volverá a poner a Cuba en la lista de patrocinadores estatales del terrorismo el lunes, según confirmaron a la agencia Bloomberg dos altos funcionarios del Departamento de Estado. La decisión revertirá una decisión de la era de Obama y podría dificultar al presidente electo, Joe Biden, la búsqueda de fortalecer rápidamente los lazos diplomáticos con La Habana.

Se espera que el secretario de Estado, Michael Pompeo, indique que la designación responde a que el país continúa albergando a fugitivos estadounidenses, incluida Joanne Chesimard, condenada por matar a un agente del estado de Nueva Jersey en 1973, y por rechazar una solicitud de extradición de Colombia para miembros del grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN), vinculados a un bombardeo en 2019 que mató a 22 personas.

De esta manera, Cuba se unirá a un muy pequeño grupo, solo integrado por Siria, Irán y Corea del Norte, naciones más ampliamente condenadas por fomentar el terrorismo, en la lista de Estados Unidos. Cuba había sido incluida originalmente en la lista en 1982, pero fue eliminada por el presidente Barack Obama en 2015, en un momento en el que buscaba mejorar las relaciones económicas y diplomáticas con la nación caribeña.

Biden ha indicado que quiere reforzar la política de la era de Obama de reducir las restricciones económicas y de viajes con la esperanza de que los lazos más estrechos y un mayor nivel de capitalismo allanen el camino para el cambio hacia la democracia en Cuba. Esa estrategia podría incluir una reducción a las restricciones a los viajes, la inversión y las remesas hacia la nación isleña, que se percibe que perjudican desproporcionadamente a estadounidenses y cubanos comunes.

En la imagen, el presidente electo de EE.UU., Joe Biden. EFE/Jim Lo Scalzo/Archivo

Bajo el Gobierno de Donald Trump, Estados Unidos calificó a Cuba como parte de una “Troika de Tiranía” con Nicaragua y Venezuela. Sus medidas fueron populares entre los cubanoamericanos en Florida, un estado que Trump ganó en su intento de reelección con la ayuda de los refugiados cubanos, venezolanos y otros votantes latinos anticomunistas.

Su Administración había estado considerando la medida durante meses. Dos altos funcionarios del Departamento de Estado, que pidieron no ser identificados por discutir deliberaciones internas, dijeron que la política no desempeñó ningún papel en la decisión de volver a designar a Cuba y que varias Administraciones, incluida la de Obama, habían tomado decisiones políticas sobre la isla al final de sus presidencias.

Cuba y Estados Unidos, enemigos desde que el difunto Fidel Castro asumiera el poder en 1959, establecieron relaciones diplomáticas en 2015 cuando Obama era presidente y Biden era vicepresidente. El país norteamericano facilitó el comercio tras cinco décadas de embargo y tomó otras medidas hacia la normalización, aunque el término total de las restricciones estadounidenses requeriría una ley del Congreso.

A pesar de las incipientes aperturas y el aumento de la inversión extranjera desde la década de 1990, la economía de Cuba sigue estando fuertemente controlada por el Gobierno y los militares.

Durante el mandato de Trump, abrió la puerta a demandas contra compañías que se benefician de propiedades confiscadas por el Gobierno en Cuba, prohibió viajes educativos y cruceros con destino a la isla y limitó los vuelos directos. Biden podría tomar medidas para sacar a Cuba de la lista de terroristas, pero una revisión formal podría retrasar el proceso por varios meses y reavivar el debate sobre los líderes comunistas de Cuba.

Maradona murió un 25 de noviembre, el mismo día en que partió Fidel Castro

Hoy, 25 de noviembre de 2020 Diego Armando Maradona murió a los 60 años en Argentina. El 25 de noviembre de 2016 falleció Fidel Castro a los 90 años en Cuba.  El exastro del fútbol mundial lo calificaba como un «segundo padre». De hecho, enm más de una oportunidad, Maradona sostuvo que Castro «es el más grande de la historia».

Maradona y Fidel Castro comenzaron su «especial amistad» en 1987 cuando el deportista visitó la isla por primera. Incluso llevaba su rostro tatuado en la pierna izquierda, mientras que en el brazo llevaba tatuado la cara del ‘Che’ Guevara.

A partir de enero de 2000 cuando comenzó a ser tratado en una clínica internacional de La Habana por su drogadicción, el futbolista argentino visitó repetidamente el país caribeño y se entrevistó con el expresidente, al que regaló varias camisetas como la albiceleste con el número 10 autografiado.

Además de amigo personal de Castro, Maradona es un gran admirador de la revolución cubana y lleva tatuados los rostros de Fidel, en una pierna, y de Ernesto Che Guevara, en un brazo.

En 2015, Castro desveló algunas de las cartas que había intercambiado con Maradona en los últimos tiempos y en las que ambos compartían impresiones sobre política y deporte.

«Fidel, si algo he aprendido contigo a lo largo de años de sincera y hermosa amistad, es que la lealtad no tiene precio», aseguró Maradona en una de sus cartas escrita el 15 de enero de 2015.

feature image