¿Cuál fue la causa de la explosión en Cumbayá?

Nueve personas con heridas, dos viviendas destruidas, 22 más con otras afectaciones y seis vehículos dañados es el balance entregado por el Cuerpo de Bomberos de Quito, después de inspeccionar la explosión del pasado 10 de octubre del 2020 en Cumbayá. El Municipio revisará los restaurantes que usen gas licuado de petróleo (GLP) para su funcionamiento.

En su cuenta de Twitter el concejal Bernardo Abad informó que desde el próximo 12 de octubre del 2020 se “iniciarán las inspecciones en los negocios que usan gas GLP en el centro de Cumbayá, para verificar su uso adecuado y las condiciones de seguridad”. Además, informó que el informe del Cuerpo de Bomberos de Quito sobre la deflagración será entregado entre el 13 y 14 de octubre.

¿La explosión pudo deberse a una causa distinta a la deflagración de un tanque de gas?

Esteban Cárdenas, jefe del Cuerpo de Bomberos de Quito, precisó la tarde de este domingo que los peritos de la Unidad de Investigación de Incendios hallaron en el lugar de la explosión “evidencias” de un “desprendimiento de la manguera que va hacia el punto de consumo; es decir, que va hacia la cocina”. Y adicionalmente encontraron “un tanque de gas cristalizado debido al cambio de temperatura, lo que en primera hipótesis se considera como una deflagración producto de una acumulación de gas licuado de petróleo. Hasta el informe preliminar, esta sería la causa principal. No hemos determinado otros agentes que nos lleve a pensar en una segunda hipótesis. Esto será corroborado a más tardar a mitad de semana, cuando como Cuerpo de Bomberos emitamos el informe definitivo”.

La mañana de este 11 de octubre, personal de la Agencia Metropolitana de Control inspeccionó el lugar en el que ocurrió la explosión y en donde se realizan tareas de remoción de escombros. Estefanía Grunauer, supervisora de la AMC, confirmó que la inspección de este domingo en el lugar del incidente es la segunda que se realiza y que se está avanzando en las tareas de limpieza de escombros en este espacio.

Las casas afectadas presentan vidrios rotos, mientras que otras dos registran daños estructurales. En el caso de los vehículos afectados, la carrocería quedó destruida en cuatro de ellos y los dos restantes tienen daños en sus parabrisas.

Vecinos se unen para ayudar a los afectados por la explosión

Marco Gualpa es el propietario de una de las viviendas que sufrió daño estructural tras la deflagración, es decir que su casa fue una de las dos con más afectaciones. Para poder ayudar a Marco, vecinos del lugar se juntaron para pedir donaciones.

Además, en su cuenta de Twitter, la Empresa de Logística para la Seguridad de Quito entregó a Marco Gualpa vestimenta, calzado, frazadas, alimentos no perecibles y artículos de aseo, esto sumado a los artículos que fueron recolectados por las personas del sector.

Fuente: El Comercio

feature image