El IESS investiga 1 754 derivaciones a prestadores externos

Las derivaciones del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) a prestadores privados nuevamente generan alertas.

El presidente del Consejo Directivo, Jorge Wated, anunció que 129 médicos que trabajan en hospitales de la entidad son indagados por presuntas irregularidades. Este viernes 15 de enero de 2021, durante una rueda de prensa en Guayaquil, explicó que 936 profesionales que tienen contratos con la Seguridad Social también colaboran con clínicas privadas.

De ellos, 80 han generado 1 754 derivaciones a prestadores donde también laboran. “Y ahí, obviamente, existe una presunción de un problema que significa recursos y afectación para el IESS (…). Tenemos que determinar si las derivaciones realizadas por estos médicos tenían una necesidad real o por beneficiar a los prestadores”, dijo Wated.

Estas transferencias sumaron pagos por USD 1 216 199. Si esos afiliados hubieran sido atendidos en unidades del IESS, el presidente de la entidad indicó que el ahorro representaba el 30% de ese valor, es decir, cerca de USD 364 000. La investigación está a cargo de la Dirección General del IESS, que evalúa las derivaciones en Azuay, El Oro, Guayas, Loja Manabí y Pichincha.

La institución pedirá a la Contraloría General del Estado que haga una revisión del proceso. “Derivar no debería ser un problema, es parte de la estructura de atención que tiene el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social -aseguró Wated-. Pero no puede pasar que, teniendo infraestructura hospitalaria, existan médicos cuya producción esté por debajo del 50% y que estemos derivando. Eso quiere decir que algo pasa”.

En cuanto a la ocupación de unidades del IESS para la atención de casos de covid-19, se informó que alcanza el 95%; esto hasta el 11 de enero pasado. El 18 de diciembre el promedio fue del 57%. En los hospitales de Guayaquil la ocupación llegó al 100%.

En el hospital Teodoro Maldonado Carbo, en el sur de la ciudad, se logró habilitar 19 camas nuevas en UCI. Danilo Calderón, nuevo gerente de esta casa de salud, indicó que los respiradores mecánicos, vitales para el tratamiento de pacientes en estado crítico, estaban abandonados en lo que las autoridades denominan “un cementerio” de equipos médicos.

Y fueron recuperados para ponerlos a operar debido al aumento de la demanda. Wated dio además algunos detalles sobre el proceso de vacunación contra el SARS-CoV-2.

En la primera fase serán inmunizados 17 000 profesionales sanitarios que trabajan en áreas donde hay mayor exposición al virus. Sin embargo, aclaró que la logística será manejada por el Ministerio de Salud Pública y que el IESS prestará su contingente para acelerar la vacunación.

“En algún momento se comprará, de la mano del Ministerio de Salud, para vacunar a los jubilados, a los pacientes vulnerables y los afiliados en general”, dijo.

El Comercio

feature image