Hidroterapia ¿qué se puede curar con agua?

La hidroterapia, una forma antigua de tratar algunos problemas de salud, es la aplicación de agua a diferentes temperaturas o diferentes estados físicos como vapor, líquido o hielo, con fines terapéuticos. Comprende la fisioterapia acuática, los baños de ducha, sauna o inmersión, las compresas y el hidromasaje. Conoce qué enfermedades se pueden aliviar con agua, según lo que ha comprobado la ciencia.

1. Osteoartritis

1. Osteoartritis

El ejercicio acuático, además de brindar bienestar, mejoró modestamente el dolor, la discapacidad y la calidad de vida en pacientes con artrosis de rodilla y cadera, cuando realizaron sesiones de 30 a 60 minutos, 2 a 3 veces por semana durante 12 semanas.

2. Artritis reumatoide (AR)

Se comprobó que hacer 30 minutos de ejercicios acuáticos 1 o 2 por veces por semana durante 4 a 6 semanas, mejora la percepción de la gravedad de la enfermedad, la sensibilidad en las articulaciones y la capacidad de movimiento en pacientes con artritis reumatoide.

3. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

3. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Recibir 45 minutos de entrenamiento físico en agua 3 veces por semana durante 12 semanas mejora la distancia de caminata sin sofocarse y el bienestar, en comparación con la falta de entrenamiento o el entrenamiento en tierra en pacientes con EPOC de moderada a grave.

4. Claudicación

La claudicación, un dolor causado por el flujo sanguíneo muy bajo, casi siempre durante el ejercicio, es una enfermedad que afecta los vasos sanguíneos de las piernas, pero también afecta los brazos. Se comprobó que sumergir los pies en agua enriquecida con dióxido de carbono durante 30 minutos, 5 veces por semana durante 4 semanas, aumenta la capacidad de caminar sin dolor, y mejora el flujo de sangre.

5. Diabetes

Sentarse en un jacuzzi con agua tibia durante 30 minutos 6 días a la semana durante 3 semanas, disminuye la glucemia en ayunas. Sin embargo, existen complicaciones asociadas con la diabetes tras el uso de tinas calientes, por lo que se debe prestar especial atención a la temperatura del agua.

6. Recuperación tras la actividad física

6. Recuperación tras la actividad física

La terapia de inmersión en agua fría puede mejorar la recuperación muscular y disminuir la fatiga en atletas que participan en deportes de equipo como baloncesto, rugby y fútbol. Pero también en forma de vapor ayuda el agua: pasar 30 minutos en un baño sauna inmediatamente después de hacer ejercicio hasta 13 veces durante 3 semanas, retrasa la el agotamiento en los deportistas.

7. Fibromialgia

Tomar un baño de hidromasaje 3 veces por semana durante aproximadamente 3 semanas reduce la intensidad máxima del dolor en pacientes con fibromialgia. Añadir aceite de valeriana a la bañera de hidromasaje parece mejorar el sueño y reduce el número de puntos sensibles al dolor.

8. Insuficiencia cardíaca

Si las personas con insuficiencia cardíaca se exponen durante 6 semanas a la hidroterapia intensiva, que incluye baños intermitentes de calor y frío en diferentes partes del cuerpo, mejorará su calidad de vida y disminuirán los síntomas de la enfermedad.

9. Picaduras de medusas

9. Picaduras de medusas

Sumergir la piel afectada por una picadura de medusa en agua caliente durante 10-20 minutos reduce el dolor en comparación con la aplicación de una bolsa de hielo.

10. Dolor en la espalda baja

10. Dolor en la espalda baja

Realizar ejercicios en agua 2 veces a la semana durante 6 semanas mejora el dolor y la capacidad funcional en personas con dolor en la parte inferior de la espalda. Sin embargo, no hay tanta diferencia en la mejora si se realizan ejercicios en tierra.

11. Insomnio

11. Insomnio

Tomar baños de agua tibia de 30 minutos durante la tarde aumenta la somnolencia a la hora de acostarse, el sueño de onda lenta y el sueño en etapa 4, en comparación con las personas que no tienen este ritual relajante.

12. Venas varicosas

Administrar tratamientos de hidroterapia con calor intermitente (38 ℃, 1-2 minutos) y agua fría (10-15, 10-20 segundos) durante un total de 12 minutos, 5 veces por semana durante 24 días, puede mejorar la sensación de incomodidad en comparación con las personas con várices que no utilizan esta terapia. Fuente de la información general: Natural Medicines.

Alimentos que ayudan a prevenir el acné

Si padeces acné seguro habrás hecho hasta lo imposible para desaparecer esos molestos granos y conseguir una piel sana. Aunque se desconoce su causa exacta, los expertos señalan que la dieta cumple un rol muy importante en la aparición y desarrollo de esta enfermedad. Aquí te contamos cuáles son los mejores alimentos para combatir el acné.

¿Qué es el acné?

Es una enfermedad común de la piel que provoca espinillas o granos, que se forman cuando los folículos pilosos que se encuentran debajo de la piel se tapan. Pueden aparecen en cualquier parte del cuerpo, aunque son más comunes en el rostro, cuello, espalda, pecho y hombros.

¿Quién puede padecerlo?

El acné es la enfermedad de la piel más común y cualquier persona puede padecerlo, sin embargo, es más común en los adolescentes y jóvenes. Se calcula que el 80% de todas las personas entre los 11 y 30 años tienen brotes en algún momento. Aun así, algunos tienen acné hasta después de los 40 o 50 años.

Cómo surge

Cómo surge

En una de las capas de la piel, la dermis, se encuentran unas glándulas denominadas sebáceas que producen constantemente sebo, un aceite natural que mantiene la piel lubricada y protegida. Si hay un exceso y demasiadas células dérmicas muertas, los poros se obstruyen, las bacterias pueden quedar atrapadas, reproducirse y hacer que la piel se hinche o enrojezca.

¿Por qué aparece?

No se conoce la causa exacta del acné, aunque los investigadores señalan que ciertos factores pueden causarlo, entre ellos: cambios hormonales durante la adolescencia y el embarazo, comenzar o dejar de tomar píldoras anticonceptivas, factores hereditarios e incluso la interacción con ciertos medicamentos.

PUBLICIDAD

Alimentos contra el acné

La influencia de la dieta en la aparición del acné es un aspecto de debate entre los profesionales. Si bien las investigaciones son contradictorias, consideran que los alimentos ricos en carbohidratos, como el pan, los alimentos fritos o los ultraprocesados, podrían empeorar este trastorno de la piel. Sin embargo, existen opciones saludables que puedes incorporar:

 Vegetales verdes antiacné

Vegetales verdes antiacné

Los vegetales verdes encabezan la lista de alimentos antiacné. Incluir en tu dieta alfalfa, espinacas o brócoli es sin duda una buena opción. Esto se debe a que son ricos en clorofila, una sustancia que ayuda a limpiar de bacterias y toxinas el tracto digestivo y el torrente sanguíneo. Además, son ricos en antioxidantes que protegen las células del envejecimiento prematuro.

Frutos rojos ricos en licopeno

Sandía, guayaba, pomelo o tomates, todos son grandes aliados en la lucha contra el acné. Su riqueza en licopeno, un poderoso antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres, es especialmente útil para mantener la piel libre de imperfecciones. Incluso algunos estudios encontraron que el licopeno se podría utilizar en tratamientos nutricosméticos.

PUBLICIDAD

Las zanahorias controlan la producción de grasa

La zanahoria es un vegetal rico en betacaroteno, un pigmento que se convierte en vitamina A en el organismo y es uno de los antioxidantes más potentes. Por eso, juega un papel clave en el control de la producción excesiva de sebo, y actúa cómo protector para reducir la oxidación de las células.

Ácidos graso Omega 3

Incluir en tu dieta alimentos ricos en estos ácidos, como pescados azules, frutos secos o yema del huevo, no sólo tiene beneficios para la salud cardíaca, también te ayudará a tener una piel sana y luminosa. Los omega 3 desempeñan un papel fundamental ya que favorecen su elasticidad, pero lo más importante es que ayudan a regular la producción de sebo.

Consumir fibra evita que se acumulen toxinas

Consumir fibra evita que se acumulen toxinas

Los alimentos ricos en fibra también son una parte esencial de la lista para combatir el acné. Esto se debe a que una mala digestión conduce a la acumulación de toxinas en el cuerpo, que, a su vez, pueden causar granos y espinillas. Puedes incluirla consumiendo maíz, frijoles, aguacate, pan de grano entero, avena, arroz integral, lentejas, manzanas o peras.

Zinc, un mineral esencial

Este es un mineral esencial que ayuda a regular la actividad de las glándulas sebáceas, por lo que es una buena opción contra los granos. También se usa para el tratamiento del acné, el envejecimiento de la piel o para acelerar la cicatrización de heridas. Las carnes de res, cerdo y cordero, nueces, granos enteros, legumbres y levadura son excelentes fuentes de zinc.

Vitamina C

La vitamina C se necesita para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, ayuda a limpiar el hígado y a fabricar enzimas para eliminar toxinas de la sangre. También limpia los poros y mantiene la piel fresca y brillante. Las mejores fuentes de esta vitamina son los cítricos, pimentones rojos y verdes, tomates, y brócoli, entre otros.

8. Vitamina E

Es un poderoso antioxidante que protege las grasas corporales de la oxidación, ayuda a mantener la humedad de la piel y elimina a los radicales libres que pueden dañarla. Se encuentra en aceites vegetales, como de trigo, maíz, oliva y soya, yema del huevo, hígado, carne, mantequilla, aguacate, tomate, aceite de coco, vegetales verdes, y en frutas como el kiwi, la manzana o el durazno.

Yogur

Yogur

Además de ser delicioso, ingerir diariamente yogur te ayudará a aumentar la cantidad de bacterias intestinales «buenas», lo que su vez te permitirá eliminar las «malas» que causan un aumento en la producción de sebo en el organismo. Además, es rico en minerales y vitaminas que actúan como alimento natural para las células epiteliales en la piel, lo que la mantiene firme y saludable.

Cúrcuma

En algunas partes de India es tradición aplicar pasta de cúrcuma a los novios antes del matrimonio para hacer que su piel se vea más saludable y brillante. Sus propiedades antibacterianas ayudan a reducir las espinillas y el acné, además, tiene gran poder para combatir la piel seca, aclararla y ralentiza el proceso de envejecimiento.

Otros consejos antiacné

Para evitar la acumulación de grasa que puede contribuir al acné, lávate la cara una o dos veces al día con jabón suave y agua tibia. No frotes demasiado el rostro ya que esto puede irritar la piel y los poros. Si al mirarte en el espejo ves que tienes un grano en la cara, no te lo toques, aprietes, revientes ni hurgues, ya que, si lo manipulas, podrías aumentar la inflamación y/o abrírtelo.

Hola Doctor

feature image