Entre 10% y 20% de personas con COVID-19, responsables del 80% de contagios

Un nuevo estudio sobre el coronavirus ha abordado desde otra perspectiva la pandemia.

De acuerdo con investigaciones de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, las infecciones de COVID-19 se rigen por lo que ocurre en grupos de personas.

Es decir que en una reunión en un espacio mal ventilado o de mucha gente, por ejemplo, un coro, podría ser un tipo de fuente de transmisión alto.

Este y otro estudio publicado en Nature comentan que pocos eventos y pocos enfermos pueden causar una gran nivel de contagios. Incluso se llega a decir que hay una estimación de que el 80% de las transmisiones son provocadas por entre el 10% y el 20% de infectados.

Varias investigaciones, según el diario español El País, hablan de que los grupos de personas donde se originan los contagios, llamados en este caso cluster, deberían analizarse para dar más luces sobre cómo combatir al coronavirus, especialmente en el rastreo de casos, ya que lo común es buscar a quien tuvo contacto con el enfermo, pero no a las personas que estuvieron en el lugar donde se contagió. Algo más difícil, pero que permitiría conocer mejor lugares o circunstancias en que los brotes son más probables.

En Japón y Corea del Sur se ha usado información sobre los clusters y ha tenido altas y bajas en las cifras de contagio, pero aún así sus números son mucho menores que en países europeos.

Para Yamir Moreno, de la Universidad de Zaragoza, dice que sería mejor buscar dónde se contagió una persona porque se podría aislar de mejor manera y por prevención a quienes formaron parte de ese cluster. Además de que de esa manera se podría observar más cadenas de contagios o incluso descubrir si hay un supercontagiador.

Mientras, Mirjam Kretzschmar, docente de dinámica de enfermedades infecciosas en la Universidad de Utrecht, dice que se debería buscar a quienes tuvieron contacto con el contagiado hasta dos semanas antes de que diera positivo. Pero es consciente de que es algo muy difícil de hacer, además de que necesitaría que se haga rápido y los demás ya podrían haber contagiado a otros.

También se menciona, como algo bueno, que el hecho de conocer esta dinámica de infección podría ayudar a controlar mejor la forma de protegerse.

Fuente: El Universo

feature image