Los niños más exitosos tienen padres que hacen estas 9 cosas, según la ciencia

Detrás del éxito hay un soporte físico que ayuda a que suceda. En el caso de los niños, esto depende de sus padres. Por ello, si te preguntas qué hacer para asegurar el éxito en la vida de tu pequeño, te dejamos varios consejos de investigadores que te ayudarán.

1. Compartir la mesa en familia

Sí, la importancia de crear lazos está en momentos claves como la comida, un desayuno, un almuerzo o una cena, son los momentos idóneos para entablar conversaciones y descubrir qué sueños e ideales tienen tus hijos.

Según el portal web especializado en negocios Business Insider, los niños que comen con sus familias aproximadamente cinco días a la semana exhiben niveles más bajos de abuso de sustancias, embarazo adolescente, obesidad y depresión. También tienen promedios de calificaciones más altos, mejores vocabularios y más autoestima.

2. No les digas que pueden ser lo que quieran

Por más atípico que suene, no debes dejarle abierta la puerta de las posibilidades a tus hijos.

Según una encuesta de 400 adolescentes , realizada por la agencia de investigación de mercado C + R Research, los jóvenes estadounidenses no están interesados ​​en hacer el trabajo que será necesario realizar en los próximos años. En cambio, aspiran a ser músicos, atletas o diseñadores de videojuegos, aunque este tipo de trabajos solo comprenden el 1% de las ocupaciones estadounidenses.

Otro dato importante es que la tendencia es que las empresas migren al tema digital, lo que va creando posiciones enfocadas en temas de analítica e inteligencia de datos, de innovación, de eficiencia de operaciones, en experiencia de clientes, en productos digitales, marketing digital y liderazgo digital, así lo indica la empresa de Deloitte Ecuador.

Es decir que los trabajos en el sector de la salud o en la construcción serán de oro en las próximas décadas. Influye en ellos para que apuesten por el futuro.

3. No permitas que estén todo el tiempo en las pantallas

Según recoge la revista Business Insider, los investigadores han descubierto que el cerebro de los niños pequeños se puede alterar permanentemente cuando pasan demasiado tiempo usando tablets, computadoras y teléfonos inteligentes. Además, evita que se desarrollen ciertas habilidades, incluido el enfoque y la atención, el vocabulario y las habilidades sociales.

Una mujer de 36 años murió junto a su familia, tenía covid-19 y decidió guardar silencio

Verónica García Fuentes, de 36 años, José Antonio Gómez, de 33 años, y sus hijos, Nicol Verónica Gómez García, de 17, Jhoneider Stiven y Jhoneiker Emmanuel Gómez García, murieron por complicaciones relacionadas con el covid-19.

Verónica se contagió en diciembre del 2020 y decidió guardar silencio sobre su enfermedad. La mujer sintió los síntomas de la enfermedad respiratoria la segunda semana de diciembre pero pensó que se trataba de una gripe común.

Se realizó un prueba para identificar si se trataba de covid-19 y el resultado fue positivo, pero prefirió guardar silencio. Este hecho sucedió en la localidad de Palmira, una población ubicada al oeste de Venezuela, cerca de la frontera con Colombia.

La muerte de la mujer junto a toda su familia fue reportada por el diario venezolano La Nación. El 27 de diciembre, después de guardar silencio sobre su contagio, los síntomas respiratorios empeoraban. En este contexto, su esposo decidió ir a una reunión familiar, sin conocer que podría estar contagiado de covid-19.

Cuando el hombre se encontraba en la reunión, Verónica decidió llamarle y le pidió que regresara, revelándole, finalmente, que era una paciente positiva para coronavirus y él podría estar contagiado, así lo relató la cuñada de la mujer en el reporte publicado por el medio venezolano.

El enterarse de esta noticia, toda la familia decidió realizarse pruebas rápidas con resultados negativos. A pesar de esto, se aislaron al interior del hogar y se trataron con remedios caseros y medicamentos tradicionales. Con el paso del tiempo, Verónica se complicó y fue trasladada al hospital, en ese lugar tuvo que ser intubada.

Tras este acontecimiento, la familia decidió realizarse una prueba PCR y su resultado fue positivo, pero no presentaban síntomas. Tras semanas batallando con la enfermedad respiratoria, Verónica perdió la batalla y murió.

A la par, el estado de salud de su esposo empeoró comenzó a presentar síntomas y una tomografía reveló que sus pulmones fueron tomados por el virus. Días después murió.

Finalmente, los hijos de la familia, tras la muerte de sus padres y bajo el cuidado de familiares cercanos, también murieron. El único cuerpo que fue enterrado fue el de José Antonio – el padre de la familia -, los de su esposa e hijos fueron cremados.

Fuente El Comercio

Una familia fue liberada tras estar secuestrada por horas en Guayaquil

Los secuestradores exigían USD 5 000 para liberar a una familia de tres personas, incluyendo a una niña.

Ellos fueron secuestrados la mañana del lunes, 12 de enero del 2021, en el sur de Guayaquil. Según la Policía, desconocidos se hicieron pasar por comerciantes para engañar a la pareja de esposos con un supuesto negocio.

Las víctimas acudieron con su hija a una casa en el populoso barrio de Isla Trinitaria. Allí los desconocidos los interceptaron y los raptaron.

Luego empezaron a llamar a los familiares de la pareja para pedir su rescate. Agentes de la Unase (Policía especializada en secuestros) monitorearon los movimientos de las víctimas y sus raptores.

Los uniformados descubrieron que la familia utilizó un taxi para acudir al lugar. El conductor de ese vehículo se percató del secuestro y dio aviso a la Policía. De esta forma, los uniformados ubicaron la casa de los sospechosos y los detuvieron en horas de la noche.

La familia se encuentra en perfecto estado de salud. Dos hombres fueron detenidos y ahora serán procesados penalmente. En el inmueble se hallaron armas de fuego, droga y una granada.

El Comercio

Agresiva pelea en un hospital por sacar el cadáver de una persona con covid-19

El intento de una familia de sacar el cadáver de un paciente fallecido por covid-19 para hacer un velatorio terminó en una agresiva pelea en un hospital del sur de Santiago de Chile, donde este miércoles 6 de enero del 2021 funcionarios de salud del recinto hicieron una protesta. Imágenes difundidas a través de medios locales mostraba cómo los familiares del fallecido realizaron destrozos en estanterías, computadores y equipamiento sanitario, además de lanzar objetos contundentes a los trabajadores en la tarde-noche del martes.

Según relató el presidente de los funcionarios del hospital, Patricio Torres, la familia quería llevarse el cuerpo para poder realizar un velatorio, algo que está prohibido según los protocolos sanitarios vigentes.

Decenas de miembros del personal médico del hospital afectado se unieron en un parón laboral para protestar y denunciar situaciones violentas con familiares de pacientes además de las malas condiciones laborales que están enfrentando desde la llegada de la pandemia al país austral el pasado marzo.

«Esta manifestación es porque queremos trabajar tranquilos y atender a la gente de la mejor forma posible», señaló a medios locales el médico Luis Henríquez Flores.

Uno de los hijos del fallecido denunció el miércoles que su padre no padecía covid-19, ya que ni él ni el resto de su familia han estado contagiados, y aseguró que su progenitor había ingresado por una «enfermedad en los pulmones».

El hombre alertó que funcionarios del hospital afirmaron que su padre no tenía covid-19, y que solo le avisaron de que había testado positivo para la enfermedad del SARS-CoV-2 tras su fallecimiento.

Desde el hospital desmintieron la versión de la familia y aclararon que el paciente ingresó con sospecha de covid-19 por una patología respiratoria-cardiaca y que los médicos de urgencia decidieron realizar el examen PCR cuyo resultado se conoció 12 horas más tarde, cuando el paciente ya no vivía, y fue positivo.

Con más de 620 000 casos desde marzo y 16.700 muertes por covid-19, Chile se encuentra en plena segunda ola de contagios tras varios meses de retroceso de la pandemia.

El Comercio

¿Qué hacer cuando tu pareja prioriza constantemente a su familia de origen?

Cuando comenzamos una nueva vida en pareja, formamos una familia propia, independiente de nuestra familia de origen. Al menos en teoría.

En la práctica, esa independencia es muy relativa porque normalmente no nos comprometemos solo con nuestra pareja, sino también con su familia ya que cada uno de nosotros somos, de cierta forma, extensiones del sistema familiar del que provenimos y estamos profundamente vinculados a nuestros orígenes.

Por eso, la pareja no suele ser únicamente una relación entre dos personas, sino el encuentro de dos familias, cada una con sus tradiciones, hábitos, necesidades, demandas y formas de relacionarse. El problema comienza cuando no existen límites adecuados y las figuras familiares están demasiado presentes en la relación hasta el punto que se interponen entre los miembros de la pareja, adueñándose de un espacio que no les corresponde.

Nunca nos desvinculamos por completo de la familia de origen

Los patrones relacionales que aprendimos en nuestra familia de origen influyen en la pareja. [Foto: Getty Images]

Todos acarreamos un legado familiar que determina nuestra relación de pareja. Independientemente de la distancia física que exista con la familia de origen, esta seguirá estando presente. La ciencia ha comprobado que “las experiencias de las familias de origen de ambos miembros de la pareja influyen de manera única en el matrimonio”, una influencia significativa para el imprescindible ajuste que se debe producir al inicio de la relación.

Investigadores de la Universidad del Estado Libre también concluyeron que “los patrones de interacción establecidos en la familia en la que el individuo creció desempeñan un papel relevante en la satisfacción marital hasta bien entrada la edad adulta”.

Otro estudio realizado en la Universidad de Misuri indicó que “las lecciones de compromiso recordadas de las familias de origen se asocian con el nivel de compromiso informado de los participantes en sus relaciones actuales”. Investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard también comprobaron que los niveles de hostilidad expresados ​​por los padres durante las interacciones familiares reflejaron más tarde la hostilidad de esas personas hacia sus parejas e hijos.

Esto significa que incluso sin darnos cuenta seguimos arrastrando muchos de los hábitos que aprendemos en nuestra familia de origen y los replicamos en nuestra relación de pareja. Sin embargo, anteponer continuamente a la familia de origen, descuidando la pareja y relegando sus necesidades a un segundo plano es la receta más segura para el desastre.

Negarse a cortar el cordón umbilical

Mantener el cordón umbilical suele ser señal de inmadurez e inseguridad. [Foto: Getty Images]

Cuando llegamos a la madurez deberíamos tener la fuerza y el coraje suficientes para volar por nuestra cuenta. Sin embargo, muchas personas no están preparadas psicológicamente para emprender esa aventura. Les aterra salir de la zona de confort en la que se han sentido seguros y protegidos.

Emprender una vida nueva en pareja significa asumir nuevos retos, responsabilidades y compromisos. Algunas personas pueden sentir que son incapaces de implicarse activamente en la construcción de una nueva vida con su pareja, de manera que regresan bajo el cobijo de la familia de origen cada vez que se sienten inseguras.

Estas personas no están preparadas para gestionar la vida por su cuenta y les asusta asumir nuevas responsabilidades. De hecho, es un problema común en quienes han crecido bajo la sombra de la sobreprotección o con unos padres excesivamente controladores. El apego excesivo a la familia de origen, la cual se identifica como la fuente de seguridad y validación, hace que la persona relegue a un segundo plano a su pareja.

En otros casos, la reticencia a “cortar el cordón umbilical” se debe a la culpa. Hay quienes pueden sentirse culpables por no pasar tanto tiempo como antes con su familia de origen, de manera que intentan compensarlo de otras formas. El problema es que a menudo esa compensación implica relegar a un segundo plano a su pareja, descuidar sus necesidades y no contar con ella para tomar decisiones importantes.

Estos comportamientos harán que nos sintamos como auténticos extraños en la relación. Cuando nuestra pareja mantiene lazos demasiado estrechos con su familia de origen, no solo surgen conflictos en la relación, sino que resulta muy difícil construir el grado de intimidad, confianza y apoyo mutuo que demanda una pareja sólida.

Cuando nuestra pareja prioriza continuamente a su familia, relegando a un segundo plano nuestras necesidades o incluso descuidándolas, podemos sentirnos rechazados o incluso pensar que no se encuentra lo suficientemente comprometida. En esos casos, la relación no avanzará, sino que empezará a retroceder paulatinamente.

Por eso, es importante realizar un ejercicio de introspección y buscar estrategias para establecer relaciones más saludables. Comprender nuestros determinantes emocionales y detectar los “asuntos pendientes” que debemos resolver, es un paso esencial para madurar.

¿Cómo salvar la relación de pareja?

La relación de pareja se salva con comunicación asertiva, poniendo límites razonables y dejando a un lado el resentimiento. [Foto: Getty Images]

1. Comunicar de manera asertiva nuestras necesidades

Cuando nuestra pareja prioriza constantemente a su familia de origen, es normal que en algún momento comencemos a experimentar cierta frustración. Esa frustración proviene de nuestras necesidades emocionales insatisfechas. En ese caso, debemos evitar una reacción común: los reproches. Así solo lograremos profundizar la brecha y generar una respuesta defensiva. Sin embargo, tampoco es conveniente callar lo que pensamos.

En su lugar, debemos exponer con calma y claridad nuestras necesidades. Podemos dar ejemplos concretos de las veces que nos hemos sentido ninguneados o relegados a un segundo plano, pero no con el ánimo de acusar sino para explicar cómo esos comportamientos nos han afectado. La clave consiste en fomentar un diálogo empático, de manera que nuestra pareja pueda ponerse en nuestro lugar y entendernos.

2. Proponer cambios y límites razonables

Cuando las quejas llegan sin propuestas de cambio son una catarsis, que solo suele servir para generar malestar y tensión. Para que la relación funcione, es importante proponer soluciones alternativas.

Quizá uno de los límites más importantes consiste en comprometerse a solucionar los problemas de pareja entre ambos, sin incluir a terceras personas, sobre todo familiares. Eso también significa mantener en privado los conflictos porque cuando se airean los problemas, los demás pueden sentirse con derecho a opinar o incluso decidir.

Otra regla importante consiste en pedir a nuestra pareja que nos consulte siempre antes de tomar cualquier decisión importante. De hecho, es conveniente desarrollar el hábito de compartir con la pareja cualquier necesidad, deseo o preocupación que tengamos ya que eso estrecha los lazos afectivos y nos convierte en el principal pilar de apoyo.

3. Expectativas razonables y cero resentimiento

Debemos tener en cuenta que es posible que nuestra pareja ni siquiera sea consciente de las consecuencias de sus comportamientos pues hasta ese momento lo normal era priorizar a su familia de origen. Eso significa que necesitamos nivelar nuestras expectativas.

No podemos esperar que una persona que ha estado muy ligada a su familia pueda cortar del día a la noche el cordón umbilical. De hecho, esa persona no solo es nuestra pareja, sigue siendo un hijo, hermano, nieto… Por tanto, es necesario encontrar un nuevo equilibrio donde todos tengan cabida.

Para fomentar ese equilibrio, es importante no alimentar resentimiento. El resentimiento termina erosionando la relación y hace daño a quien lo experimenta. Las relaciones interpersonales pueden ser difíciles debido a los vínculos afectivos que se tejen y para muchos padres es complicado ver alejarse a un hijo. Por eso, en vez de enfadarnos, debemos hacer un esfuerzo por entender sus demandas, aunque ello no significa ceder terreno cuando son desproporcionadas.

Poniendo los puntos sobre las íes

No se trata de despreocuparse de la familia de origen, sino de priorizar la relación  con quien será nuestro compañero de vida. [Foto: Getty Images]

No hay nada de malo en que una persona ame y cuide a su familia de origen. El amor y cuidado de los padres no está reñido con el amor y atención a la pareja. De hecho, una relación sólida y saludable con la familia en la que crecimos no solo es positiva para nuestro bienestar psicológico, sino que también puede nutrir nuestra relación de pareja. De hecho, es comprensible que de vez en cuando necesitemos experimentar esa cercanía y conexión con nuestros padres y hermanos.

Sin embargo, cuando se comienza una nueva vida en pareja esas figuras familiares deben asumir un rol de apoyo y dejar de tomar decisiones o realizar demandas excesivas. Deben darse cuenta de que estamos construyendo una nueva vida con nuestra pareja, pero que no por ello dejamos de amarles menos.

El psiquiatra Nathan B. Epstein comprobó que cuanto más claros son los roles en la familia de origen, mayor es la satisfacción de las personas en su relación de pareja. Aprender a una edad temprana que cada miembro de la familia tiene ciertas responsabilidades y funciones que cumplir, nos permite ser más conscientes de que debemos satisfacer las necesidades de nuestra pareja y asumir la responsabilidad por construir una relación satisfactoria y feliz.

Por tanto, no se trata de despreocuparse de la familia de origen o amarles menos, sino tan solo de priorizar la relación de pareja para construir un vínculo sólido, duradero y satisfactorio con la persona que será nuestro compañero de vida.

Familiares y amigos esperan detención de responsables del crimen de Roberto Oña

Una vela encendida permanece en los exteriores del local comercial en donde fue asesinado el periodista Roberto Oña. En la puerta también se colocó la bandera de la selección.

Familiares y amigos llegaron la mañana de este viernes, 27 de noviembre de 2020, al popular barrio de Sauces 6, en el norte de Guayaquil. Consternados por el crimen, ocurrido la noche de ayer, ofrecieron sus condolencias al hijo de la víctima, quien lleva su mismo nombre.

El joven señaló que la Policía aún no le informa la detención de ninguna persona por el asesinato de su padre. Las declaraciones las emitió para una radio guayaquileña, en dónde él y su padre han trabajado como periodistas deportivos.

La voz se le quebraba al recordar el momento en que un desconocido disparó a su padre.

La Policía por su parte ha señalado que siguen las investigaciones y que se emprendieron operativos de captura para dar con los responsables de este hecho.

Fuente: EL Comercio

15 fotos de la vida de Maradona que no has visto

El 25 de noviembre de 2020 será para siempre una fecha de luto para todos los aficionados al fútbol. Es el día que nos dejó Diego Armando Maradona, una de las mayores leyendas de la historia del deporte rey y un jugador que acabó convirtiéndose en un mito.

De El Pelusa hemos visto fotos de sus primeros toques al balón siendo aún un niño en Villa Fiorito, de sus primeros años como profesional en Argentinos Juniors o Boca, de su paso por España en el Barça o el Sevilla y, sobre todo, de sus éxitos con la selección argentina y con el Nápoles, pero la vida de Maradona, llena de anécdotas y de excesos, nos dejó infinidad de imágenes.

En esta galería, hemos recopilado 15 fotos de la vida del astro argentino fallecido a los 60 años poco conocidas y que probablemente nunca has visto.

Maradona con sus padres Diego y Dalma y tres de sus hermanos disfrutando de un día de playa. (Foto: Allsport UK / Allsport / Getty Images).
Años 70
Maradona con sus padres Diego y Dalma y tres de sus hermanos disfrutando de un día de playa. (Foto: Allsport UK / Allsport / Getty Images).
Un joven Diego Maradona toma una bebida en una concentración de las categorías inferiores de la selección argentina. (Foto: Peter Robinson / EMPICS / Getty Images).
Años 70
Un joven Diego Maradona toma una bebida en una concentración de las categorías inferiores de la selección argentina. (Foto: Peter Robinson / EMPICS / Getty Images).
Maradona preparando su maleta en una habitación de hotel. (Foto: Allsport UK / Allsport / Getty Images).
Años 70
Maradona preparando su maleta en una habitación de hotel. (Foto: Allsport UK / Allsport / Getty Images).
El astro argentino descansa en la cama de su casa mientras lee una revista. (Foto: Allsport UK / Allsport / Getty Images).
1980
El astro argentino descansa en la cama de su casa mientras lee una revista. (Foto: Allsport UK / Allsport / Getty Images).
El Pelusa, agasajado a su llegada al Aeropuerto Internacional Kai Tak de Hong Kong, donde disputó un amistoso con Boca Juniors. (Foto: Martin Chan / South China Morning Post / Getty Images).
1982
El Pelusa, agasajado a su llegada al Aeropuerto Internacional Kai Tak de Hong Kong, donde disputó un amistoso con Boca Juniors. (Foto: Martin Chan / South China Morning Post / Getty Images).
Maradona rodeado de periodistas en Villajoyosa, donde la selección argentina se preparaba para disputar el Mundial de España. (Foto: Karl Staedele / picture alliance / Getty Images).
1982
Maradona rodeado de periodistas en Villajoyosa, donde la selección argentina se preparaba para disputar el Mundial de España. (Foto: Karl Staedele / picture alliance / Getty Images).
El astro argentino escucha una charla durante un entrenamiento de Udo Lattek, su técnico en el Barcelona. (Foto: Horstmüller / ullstein bild / Getty Images).
1982
El astro argentino escucha una charla durante un entrenamiento de Udo Lattek, su técnico en el Barcelona. (Foto: Horstmüller / ullstein bild / Getty Images).
Maradona comparte una barbacoa con sus compañeros de Argentina antes del Mundial de México, en el que lideró a la albiceleste hacia el título. (Foto: Archivo El Grafico / Getty Images).
1986
Maradona comparte una barbacoa con sus compañeros de Argentina antes del Mundial de México, en el que lideró a la albiceleste hacia el título. (Foto: Archivo El Grafico / Getty Images).
Junto a Silvio Berlusconi y a los periodistas italianos Gigi Vesigna y Mike Bongiorno, El Pelusa corta una tarta en una fiesta organizada por la revista ‘TV Sorrisi e Canzoni’. (Foto: Angelo Deligio / Mondadori / Getty Images).
1986
Junto a Silvio Berlusconi y a los periodistas italianos Gigi Vesigna y Mike Bongiorno, El Pelusa corta una tarta en una fiesta organizada por la revista ‘TV Sorrisi e Canzoni’. (Foto: Angelo Deligio / Mondadori / Getty Images).
Maradona junta sus manos con las de Pelé y las de Platini en un partido contra la droga disputado en Nancy (Francia). (Foto: Georges Merillon / Gamma-Rapho / Getty Images).
1988
Maradona junta sus manos con las de Pelé y las de Platini en un partido contra la droga disputado en Nancy (Francia). (Foto: Georges Merillon / Gamma-Rapho / Getty Images).
Maradona visita junto a su hija Dalma el Santuario de Lourdes acompañado por el alcalde de la ciudad francesa. (Foto: Gabriel Bouys / AFP / Getty Images).
1989
Maradona visita junto a su hija Dalma el Santuario de Lourdes acompañado por el alcalde de la ciudad francesa. (Foto: Gabriel Bouys / AFP / Getty Images).
El argentino llora en la banda tras perder la final del Mundial de Italia 90 frente a Alemania. (Foto: Staff / AFP / Getty Images).
1990
El argentino llora en la banda tras perder la final del Mundial de Italia 90 frente a Alemania. (Foto: Staff / AFP / Getty Images).
El Pelusa bailando en una fiesta de Navidad celebrada en Buenos Aires. (Foto: Rafael Wollmann / Gamma-Rapho / Getty Images).
1992
El Pelusa bailando en una fiesta de Navidad celebrada en Buenos Aires. (Foto: Rafael Wollmann / Gamma-Rapho / Getty Images).
El argentino jugando con su esposa Claudia Villafañe y sus dos hijas mayores, Dalma y Giannina. (Foto: Rafael Wollmann / Gamma-Rapho / Getty Images).
Años 90
El argentino jugando con su esposa Claudia Villafañe y sus dos hijas mayores, Dalma y Giannina. (Foto: Rafael Wollmann / Gamma-Rapho / Getty Images).
El Pelusa bromea con un vaso en la cabeza durante un desfile de carnaval en Río de Janeiro (Brasil). (Foto: Vanderlei Almeida / AFP / Getty Images).
1998
El Pelusa bromea con un vaso en la cabeza durante un desfile de carnaval en Río de Janeiro (Brasil). (Foto: Vanderlei Almeida / AFP / Getty Images).
feature image