Vacunación contra el covid-19 empezaría en diciembre en los Estados Unidos

De acuerdo con el jefe del grupo que lidera los esfuerzos para enfrentar la pandemia en el gobierno de los Estados Unidos, el país espera comenzar un programa de vacunación contra el coronavirus a comienzos de diciembre.

Esto podría ayudar a controlar la pandemia en el país más afectado del mundo, con más contagios y más fallecidos que ningún otro.

«Nuestro plan es poder enviar las vacunas a los sitios de vacunación dentro de las 24 horas posteriores a la aprobación» por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), dijo Moncef Slaoui a la cadena de noticias CNN.

«Así que espero que tal vez al segundo día de la aprobación, el 11 o 12 de diciembre», agregó.

Según los informes, los asesores de la FDA se reunirán del 8 al 10 de diciembre para discutir la aprobación de las vacunas que, según Pfizer y Moderna, tienen al menos un 95 % de efectividad.

El alto funcionario también dijo que esperaba que una vez lanzada la campaña de inoculación masiva, el país podría lograr la «inmunidad colectiva» en mayo.

«Normalmente, con el nivel de efectividad que tenemos (95%), inmunizar aproximadamente al 70% de la población te daría una verdadera inmunidad colectiva. Probablemente sucederá en mayo, o algo así dependiendo de nuestros planes», dijo Slaoui.

«Realmente espero que baje el nivel de percepción negativa de la vacuna y aumente la aceptación por parte de la gente. Esto va a ser fundamental para ayudarnos», insistió, aludiendo a la desconfianza de muchos en torno a la vacuna.

La solicitud se esperaba desde hacía varios días, tras la publicación de los resultados del ensayo clínico realizado desde julio entre 44.000 voluntarios en varios países y según el cual la vacuna tendría una efectividad del 95% contra el COVID-19, sin efectos secundarios graves.

La agencia estadounidense anunció que el 10 de diciembre se llevará a cabo una reunión pública de su comité asesor de vacunas para considerar la solicitud.

La opinión de este comité es consultiva. La decisión de autorizar o no la vacuna dependerá de los científicos de la FDA, y podría tomarse ya en la primera quincena de diciembre.

El gobierno de Donald Trump planea vacunar a 20 millones de personas en riesgo en diciembre, luego de 25 a 30 millones por mes.

Estados Unidos es el país más afectado por el virus en términos absolutos, cruzando el umbral de los 12 millones de casos y más de 255.000 muertes.

Fuente: EL Comercio

Nuevo test rápido detecta COVID-19 en 15 minutos

La empresa farmacéutica Roche anunció que lanzará una prueba rápida de antígeno SARS-CoV-2 a fines de septiembre para los mercados que aceptan la marca CE, es decir de Conformidad Europea. Roche también tiene la intención de solicitar una autorización de uso de emergencia ante la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), de los Estados Unidos.

La prueba rápida de antígeno SARS-CoV-2 se utiliza en entornos de punto de atención para personas sintomáticas y asintomáticas. Esto puede ayudar a los profesionales de la salud a identificar una infección por COVID-19 en personas sospechosas de ser portadoras del virus, y los resultados suelen estar listos en 15 minutos. Además, sirve como una valiosa prueba de detección inicial para las personas que han estado expuestas a pacientes infectados con el virus o en un entorno de alto riesgo.

La prueba tiene una sensibilidad del 96,52% y una especificidad del 99,68%, según 426 muestras realizadas por dos estudios independientes. En el momento del lanzamiento, habrá 40 millones de pruebas rápidas de SARS-CoV-2 disponibles por mes. Esta capacidad aumentará más del doble de pruebas a finales de este año para ayudar con las demandas de prueba de los sistemas de salud a nivel mundial.

El lanzamiento es una asociación con SD Biosensor Inc., con quien Roche tiene un acuerdo de distribución global y también lanzó una prueba rápida de anticuerpos en julio.

Los resultados suelen estar listos en 15 minutos (Shutterstock)

La prueba es la décima adición a la cartera de diagnóstico integral de Roche para ayudar a los sistemas de salud a combatir el COVID-19 a través de pruebas en el laboratorio y en el punto de atención. Actualmente, este portafolio incluye soluciones moleculares, serológicas y digitales que ayudan a diagnosticar y manejar COVID-19 durante las etapas iniciales de la infección, durante la fase de recuperación, así como luego de la resolución de la infección.

La prueba rápida de antígeno SARS-CoV-2 es realizada por profesionales de la salud en varios entornos diferentes cercanos al paciente. Esto es muy beneficioso cuando se necesitan decisiones oportunas o las pruebas de laboratorio son inaccesibles. La prueba ayudará a identificar rápidamente a las personas infectadas y permitirá una mejor gestión de los pacientes, así como un uso más eficaz de los recursos sanitarios.

La prueba rápida de antígeno de Roche es un inmunoensayo cromatográfico rápido destinado a la detección cualitativa de un antígeno específico del SARS-CoV-2 presente en la nasofaringe humana. Esta prueba es realizada por profesionales de la salud utilizando un hisopo nasofaríngeo extraído de un paciente. Los resultados están destinados a ayudar en el diagnóstico temprano de la infección por COVID-19 en pacientes que muestran síntomas clínicos y ayudar en la detección inicial de los pacientes.

Esta prueba es realizada por profesionales de la salud utilizando un hisopo nasofaríngeo extraído de un paciente (REUTERS/Thilo Schmuelgen )

Una prueba de antígeno detecta proteínas que son componentes estructurales o funcionales de un patógeno y, por lo tanto, son muy específicas de ese patógeno. En este caso, la prueba proporcionaría una respuesta cualitativa de “sí / no” sobre la presencia del patógeno en la muestra del paciente y se puede ofrecer como una prueba de tira rápida que se realiza en el punto de atención. Si el antígeno diana está presente en concentraciones suficientes en la muestra, se unirá a anticuerpos específicos y generará una señal visualmente detectable en la tira reactiva, normalmente con resultados listos en 15 minutos.

En general, estas pruebas tienen una alta especificidad, aunque no son tan sensibles como las pruebas moleculares que amplifican la secuencia de ADN o ARN viral diana para generar una señal cuantificable que indique la presencia del virus en una muestra. Por lo tanto, para compensar la posible disminución de la sensibilidad de una prueba de antígeno, los resultados negativos deben analizarse junto con factores adicionales del paciente, como el historial de exposición a COVID-19, síntomas clínicos, resultados de pruebas adicionales para ayudar a guiar el diagnóstico y el tratamiento posterior del paciente.

Fuente: Infobae

feature image