Covid-19: Galápagos en crisis de generación de empleo

El centro de Puerto Ayora lucía casi vacío el pasado 18 de noviembre. Los negocios que antes estaban copados de turistas solo tienen unos cuantos clientes. Un grupo de jóvenes conversando sentados en la plaza principal de la ciudad y algunos taxis rompen el silencio poco habitual.

Esta es la realidad de Galápagos provocada por la pandemia. Guías y prestadores de servicios turísticos sin empleo. Restaurantes sin comensales.

En el muelle, docenas de embarcaciones están atracadas esperando a que llegue algún visitante para poder partir. El sonido de una pequeña fibra llama la atención de las pocas personas que están en el sitio.

Un pequeño grupo de turistas nacionales se baja de la embarcación. La alegría que irradiaban era opacada por las mascarillas en sus rostros. María Ruíz era una de las pasajeras. Cuenta que se animó a ir al archipiélago para olvidar los meses negros de marzo y abril. Ella es de Guayaquil.

Junto a su esposo analizaron la posibilidad de “turistear” en “algún lado” dentro del país. Buscando opciones se decidieron por las islas encantadas. Era su primer viaje a Galápagos.

Sin embargo, hacerse una prueba PCR con hasta 96 horas de anticipación y la presentación de un salvoconducto que es expedido por el hotel donde se alojará el visitante y que debe ser aprobado por el Ministerio de Turismo casi la hacen arrepentirse.

Aunque entiende que los controles de bioseguridad deben ser estrictos por el «bien de todos».

Ya en el archipiélago disfrutó de las maravillas. Los lobos en el muelle, snorkel con tiburones y las hermosas playas. Se siente “orgullosa” de haber contribuido “en algo” con la economía de los isleños.

Población lucha por sobrevivir

Andrés Vergara es un guía naturalista en Santa Cruz. Luego de ocho meses recién pudo acompañar a un grupo de periodistas que hicieron snorkel en isla Santa Fe, la semana pasada. Siete días antes pudo “guiar” a otro grupo de visitantes en una actividad específica.

Son los únicos trabajos que ha realizado en su rama durante la pandemia.

Antes de la aparición del virus hacía al año entre 12 a 15 excursiones de más de una semana de duración. Relata que estos meses han sido duros y que lo único que toca es “sobrevivir”.

En cambio, Carlos empezó a vender desayunos junto a su esposa, ya que en el hotel donde trabajaba no recibe turistas “durante meses”. Se levanta muy temprano todos los días para ayudar a cocinar. El duro esfuerzo no es totalmente recompensado, ya que, la mayoría de días, se quedan “varados”.

La economía es crítica hasta en las tiendas de barrio, cuenta Luisa. Su negocio de víveres reporta bajas ventas. Ella vendía un promedio de entre $150 y $200 diarios el año pasado, pero actualmente solo llega a $60 y solo “un par de días” a la semana.

A la persona que contrató para que le ayudara en el negocio le redujo las horas de trabajo y también el sueldo al 50 %. En la cuadra donde vive, cuenta, han proliferado las “tienditas”. Sus vecinos, entre ellos guías, que se han quedado sin trabajo, sacan “su mesita” y venden “cualquier cosita” o preparan tortillas para generar ingresos.

Ella trata de ayudar a sus vecinos desempleados y les fía víveres. Tiene cuentas por cobrar de más de mil dólares. «Me piden que les fíe dos libras de arroz y huevos, la mayoría tiene hijos pequeños y se me parte el corazón negarme», indica.

Un destino seguro para viajar

Carlos, Andrés y Luisa invitan a los turistas nacionales y extranjeros a visitar las islas, ya que su economía depende mucho de ellos. Afirman que el archipiélago es un lugar seguro donde el COVID-19 se ha controlado de forma «eficiente».

Con esto concuerda el presidente del Consejo de Gobierno de Galápagos, Norman Wray. De hecho, hace pocos días los ministerios de Turismo y Salud entregaron el sello “safe travel al archipiélago, una certificación a nivel internacional por tener los protocolos de bioseguridad necesarios y buen procesamiento de pruebas PCR.

De acuerdo con un análisis realizado por EL UNIVERSO a las cifras oficiales, hasta el domingo 22 de noviembre, Galápagos era la mejor provincia testeada del país con 147 pruebas procesadas por cada 1.000 habitantes.

Impacto económico aumenta presión a recursos naturales

En el mes de julio llegaron 435 personas a las islas, cifra que se lograba en un solo día antes de la pandemia. Por suerte, dice Wray, la cantidad ha ido en aumento y en octubre se registraron más de 3.000 visitantes. El 85 % de los habitantes depende del turismo.

A diferencia de otros años, en los últimos meses más han llegado turistas nacionales.

Wray resalta que Galápagos es un destino seguro. Sin embargo, entiende el miedo de viajar de las personas, especialmente de las que viven en países de origen muy afectados por el virus.

El impacto económico provocado por la pandemia ha aumentado la presión sobre los recursos naturales del archipiélago, poniendo en riesgo los ecosistemas más vulnerables de este Patrimonio Mundial declarado por la Unesco y complicando los esfuerzos de conservación de su biodiversidad, afirma el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Ecuador.

El PNUD, junto al Consejo de Gobierno de Galápagos y la Universidad de San Francisco de Quito, creó la campaña de recaudación de fondos ‘Salvemos las islas Galápagos: Empodera a su gente’ enfocada en apoyar la recuperación económica de sus habitantes a través de la reactivación del empleo y actividades de formación.

Como resultado, la población local tendrá la posibilidad de mejorar o crear pequeñas ideas de negocio para promover el emprendimiento sostenible en la comunidad y al mismo tiempo cuidar los recursos naturales de las islas.

Carlos, Andrés y Luisa agradecen toda iniciativa para lograr la reactivación económica de Galápagos. Ellos están esperanzados con el anuncio de la efectividad de las vacunas contra el COVID-19 y que estas lleguen pronto al país.

Fuente: El Universo

5 provincias de Ecuador tuvieron alza de casos de COVID-19

Galápagos, Pichincha, Morona Santiago, Bolívar y Cotopaxi son las cinco provincias que registraron el mayor incremento de casos positivos de coronavirus, durante la semana epidemiológica 47, entre el 14 y 21 de noviembre.

Esto, al comparar la tasa de incidencia acumulada de esa semana con la de la anterior: del 7 al 14 del mes en curso.

Hasta este ultimo día, según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP), Galápagos reportó 233 contagios de COVID-19, y ocho días después, hasta el sábado 21, la cifra ascendió a 258. Es decir, allí se registró un aumento de 25 contagiados en ese lapso.

Pichincha registró hasta la semana epidemiológica 46, 64.000 casos de coronavirus, y en la siguiente tuvo 66.558 infectados con el virus, lo que representa un aumento de 2.558 contagios en ocho días.

Morona Santiago reportó en la semana número 46, 3.143 casos positivos. A la semana siguiente la cifra subió a 3.235, lo que implica un alza de 92 personas con el virus.

En cuanto a la situación en Bolívar, hasta el 14 de noviembre tuvo 2.196 contagios, mientras que la semana epidemiológica 47, hasta el 21 de este mes, la provincia alcanzó los 2.290 casos. Es decir, en ocho días registró un alza de 94 casos positivos de COVID-19.

Mientras, Cotopaxi experimentó un aumento de 173 casos entre la semana 46 (4.761) y el periodo de ocho días siguientes (4.934).

De acuerdo con un boletín emitido por el Ministerio de Salud Pública, todas las provincias continúan con aumento de casos debido a la transmisión comunitaria.

Hace ocho días las cinco provincias con más incremento de infectados de coronavirus respecto de la tasa de incidencia acumulada eran Pastaza, Pichincha, Carchi, Morona Santiago y Zamora Chinchipe.

Hasta este martes 24 Ecuador tuvo 186.436 contagiados de coronavirus, según el MSP.

Pichincha es la provincia del país que tiene más casos (67.148), seguida de Guayas (23.699), Manabí (12.491), Azuay (11.478) y El Oro (7.113).

Las autoridades de salud insisten en que la población no debe relajar las medidas y protocolos de bioseguridad, como el uso de mascarilla, distanciamiento social, lavado frecuente de manos, entre otros.

“No cumplir estas medidas y asumir que ‘a mí no me dará’ conlleva el altísimo riesgo de nuevos brotes. La evolución de la pandemia en Ecuador muestra que la gran mayoría de ecuatorianos y residentes en el país nos sumamos a la responsabilidad”, señaló el MSP en un boletín explicativo.

Fuente: El Universo

Pesqueros chinos ponen en riesgo las Galápagos

Información de satélites indica que una gran flota pesquera china sigue en aguas internacionales cerca del archipiélago de las Galápagos, perteneciente a Ecuador, aun cuando China anunció que prohibiría temporalmente la pesca en las inmediaciones de ese sitio declarado patrimonio mundial por la UNESCO.

La información de rastreo de embarcaciones mostrada en el mapa público creado por el Global Fishing Watch (Observatorio de Pesca Global), una organización que da seguimiento a las naves pesqueras comerciales, muestra que la flota estuvo por lo menos hasta el 1 de septiembre a lo largo de la frontera sur de la zona económica exclusiva de las Galápagos, que se extiende 370 kilómetros (200 millas náuticas) desde las islas.

El grupo de conservación marina Oceana analizó los datos de Global Fishing Watch y descubrió una flota de 300 barcos chinos en una misión de pesca ilegal de un mes de duración amenazando a las especies animales raras de las Galápagos.

El hallazgo de Oceana de la flota china frente a las Galápagos

Los pesqueros chinos saquearon las aguas protegidas cerca de la Reserva Marina de las Galápagos para capturar calamares, que son cruciales para la supervivencia de especies icónicas de la zona como los osos marinos y los tiburones martillo.

“Los calamares desempeñan un papel importante en la salud de otros peces y ecosistemas marinos. Muchas especies de pescas comerciales y depredadores importantes, como el atún, el salmón, los tiburones y los peces espada, dependen del calamar o de peces que se alimentan de calamares para una parte importante de su dieta”, explicó un reporte de Oceana difundido esta semana.

Nueve tiburones martillo nadando en aguas abiertas con el sol en la superficie del mar, vistos desde abajo, en la zona de la isla Darwin, archipiélago de las Galápagos (Foto de Norbert Probst/imageBROKER/Shutterstock)

Y el informe explicó la gravedad de esta sobrepesca realizada por China: “El agotamiento de las poblaciones de calamares significa que los ecosistemas potencialmente agotados están desequilibrados (…) Algunas especies de calamares son depredadoras, que regulan el equilibrio de la población de sus ecosistemas marinos, que también puede ser vital para la salud de las especies comerciales”.

“Durante un mes, el mundo observó y se preguntó qué hacía la enorme flota pesquera china frente a las Islas Galápagos, pero ahora lo sabemos”, dijo Marla Valentine, analista de pesca ilegal y transparencia de Oceana. “Este esfuerzo pesquero masivo y continuo de la flota china amenaza a las Islas Galápagos, las especies raras que sólo las llaman hogar y a todos los que dependen de ellas para su alimentación y sustento”.

Las islas tienen una gran presencia de osos marinos (Reinhard Dirscherl/imageBROKER/Shutterstock)

De acuerdo con la herramienta de mapeo utilizada por Oceana, los barcos de bandera china fueron vistos arrebatando el calamar entre el 13 de julio y el 13 de agosto con un total de 73.000 horas de pesca ilícita.

Las Islas Galápagos son consideradas una joya ambiental, con más de un 20 por ciento de especies marinas que no se encuentran en ningún otro lugar del planeta, que inspiró a Charles Darwin en el desarrollo de su teoría sobre la evolución. Y Oceana señaló que, en total, el 99 por ciento de la actividad pesquera en el área durante el período de ese mes fue realizada por los chinos.

Atún de aleta amarilla (Thunnus albacares) recién capturado en Puerto Ayora, islas Galápagos, Ecuador (Foto de Shutterstock)

China ha dicho que la flota no ha hecho nada ilegal. De todas formas, el portavoz del Ministerio del Exterior, Wang Wenbin, señaló el 6 de agosto que la autoridad pesquera china prohibiría la pesca cerca de las Galápagos de septiembre a noviembre para “contribuir a la protección de los recursos pesqueros en la región”.

Algunos grupos ambientalistas aseguran que el anuncio de la moratoria coincide a fin de cuentas con el fin de la temporada de pesca en la zona, y las denuncias de que la flota china está agotando los recursos marinos en el sureste del Pacífico han incrementado las tensiones entre China y Estados Unidos.

Tiburones de Galápagos (Carcharhinus galapagensis) en una red de pesca en isla del Lobo, archipiélago de Galápagos (Foto de Norbert Probst/imageBROKER/Shutterstock)

China obliga a sus barcos pesqueros a que utilicen sistemas de rastreo que reportan su ubicación una vez cada hora, “lo cual es muy superior a la práctica internacional de informar cada cuatro horas”, indicó la embajada china en Ecuador. Ningún sistema de rastreo de ningún barco pesquero chino en el sureste del Pacífico ha sido apagado, “salvo unas pocas horas en las que la señal del satélite se retrasó o se perdió temporalmente”, apuntó.

El ministro de Defensa de Ecuador, Oswaldo Jarrín, dijo previamente que casi la mitad de la flota china había apagado sus sistemas de rastreo. La Armada ecuatoriana informó el 31 de agosto que uno de sus buques efectuó maniobras con un barco de la Guardia Costera de Estados Unidos, el Bertholf, y que ambos intercambiaron información sobre “flotas extranjeras” que efectúan actividades pesqueras cerca de las Galápagos.

Tiburón martillo festoneado (Sphyrna lewini) nadando en aguas abiertas en la Isla Darwin, archipiélago de las Galápagos (Foto de imageBROKER/Shutterstock)

Por otra parte, Ecuador tiene una fuerte deuda con China desde hace años. El presidente Lenín Moreno anunció el miércoles la asignación de nuevos préstamos de Beijing por 2.000 millones de dólares, después de que la semana pasada concertó un préstamo por 6.500 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional. Se prevé que la economía del país sudamericano, ya de por sí frágil antes de que la afectara la pandemia de COVID-19 y una caída en los precios del petróleo, se contraiga 11% este año, según el FMI.

La flota pesquera china ha aparecido durante años cerca de las Galápagos, aunque la más reciente figura entre las más grandes. Incluso si se implementara una moratoria, los ambientalistas aseguran que la presión a largo plazo sobre la vida marina en torno al archipiélago se incrementará.

Lobo marino de Galápagos (Arctocephalus galapagoensis), en puerto Egas, Islas Malvinas (Foto de Malcolm Schuyl/Flpa/imageBROKER/Shutterstock)

Agencias

Galápagos, sin contagio comunitario de Covid-19

La provincia de Galápagos es la única de Ecuador que no presenta contagio comunitario por coronavirus, según el Gobierno, que busca ahora nuevos mecanismos para apuntalar la principal actividad económica del lugar: el turismo.

Durante la emergencia sanitaria, el Gobierno ha desplegado varias acciones para contener el avance de la COVID-19 en el archipiélago de Galápagos, donde al momento hay 109 casos confirmados, que representan el 0,1 % del total reportados en Ecuador, donde se han detectado, con pruebas PCR, un total de 109.784 positivos.

A través del Consejo de Gobierno y con la participación del Ministerio de Salud, la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para el archipiélago, los gobiernos cantonales y la empresa privada «se lleva a cabo una estrategia epidemiológica minuciosa para prevenir la propagación de la COVID-19.

La provincia cuenta con un laboratorio para pruebas PCR, con resultados que permiten que Galápagos sea la única localidad del país sin contagio comunitario», señala un escrito de la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia.

La provincia de Galápagos es la única de Ecuador que no presenta contagio comunitario por coronavirus, según el Gobierno, que busca ahora nuevos mecanismos para apuntalar la principal actividad económica del lugar: el turismo.

Durante la emergencia sanitaria, el Gobierno ha desplegado varias acciones para contener el avance de la COVID-19 en el archipiélago de Galápagos, donde al momento hay 109 casos confirmados, que representan el 0,1 % del total reportados en Ecuador, donde se han detectado, con pruebas PCR, un total de 109.784 positivos.

A través del Consejo de Gobierno y con la participación del Ministerio de Salud, la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para el archipiélago, los gobiernos cantonales y la empresa privada «se lleva a cabo una estrategia epidemiológica minuciosa para prevenir la propagación de la COVID-19.

«La provincia cuenta con un laboratorio para pruebas PCR, con resultados que permiten que Galápagos sea la única localidad del país sin contagio comunitario», señala un escrito de la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia.

Por otra parte, la nota oficial señala al problema económico derivado de la merma del turismo como uno de los mayores efectos colaterales de la COVID-19, y por ello ahora la «prioridad» del Gobierno es presentar soluciones para la reactivación económica y turística de Galápagos.

En ese marco, el jefe de Estado, Lenín Moreno, se reunirá el lunes en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste) con autoridades del Consejo de Gobierno, representantes de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) y de la sociedad civil de las islas.

«Galápagos, al ser uno de los destinos más visitados a escala mundial, depende principalmente de los ingresos por turismo, que oscilan entre un 70 % a 75 % de su economía», calculó el Gobierno.

Recordó que el pasado 27 de agosto, Moreno anunció que por haber sido severamente afectada, se entregará a Galápagos «un bono especial para 3.000 familias».

De igual manera, el Consejo de Gobierno de las islas aprobó el Plan de Reactivación elaborado de forma participativa con la población.

Y, mientras el país supera la emergencia sanitaria, se han creado otros programas como el de kits de alimentos con productos locales para reactivar la producción galapaguense.

Asimismo, la banca pública otorgó 6 millones de dólares en créditos desde marzo pasado.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) designó en 1978 a Galápagos como Patrimonio Natural de la Humanidad.

EFE

feature image