Publicidad en redes sociales deberán ser reportados como gasto electoral

El pleno del Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó, la tarde de este 27 de noviembre del 2020, el reglamento para el Control y Fiscalización del Gasto Electoral.

Entre otros aspectos, el documento busca verificar el monto, origen, uso y destino de los recursos en las campañas electorales y así evitar casos de corrupción.

La presidenta del organismo, Diana Atamaint, explicó que el documento estipula que la promoción electoral que se da en la prensa, vallas y medios digitales solo pueden ser financiados únicamente con fondos que otorga el Estado.

Entre tanto, los artículos promocionales y los costos de publicidad en redes sociales «ahora sí deberán ser reportados» dentro del gasto electoral realizado con fondos privados. «Esto es un avance importante». El vocal Luis Verdesoto agregó que los últimos casos de corrupción, entre ellos Sobornos 2012-2016, generaron que la normativa electoral sea modificada para clarificar el financiamiento y gastos.

Así, dijo, las direcciones de Fiscalización y la Unidad Complementaria de Antilavado deberán otorgar información temprana para verificar el origen de aportaciones y alertas correspondientes. «Primero, el presupuesto de la campaña electoral.

Con este presupuesto, que no es más que un cálculo anticipado de lo que dispondrán para gastar, tendrán un claro panorama de cuántos aportes necesitan para cubrir su campaña dentro del techo que podrán llegar a cumplir».

Un segundo elemento refiere un aporte quincenal de ingresos y gastos. Verdesoto dijo que ese reporte permitirá realizar una verificación anticipada de los orígenes de los fondos. Un tercer elemento, los aportes de cada persona no podrá sobrepasar del 30% de sus ingresos reportados el año anterior.

Otra inclusión es la prohibición de la doble contabilidad. «Los montos iguales o superiores de USD 10 000 necesitarán los formularios correspondientes de licitud de fondos. Los formularios de contribuciones y aportes detallarán el origen de los aportes».

Fuente: EL COMERCIO

feature image