Perro que canta no está extinto, ¡reapareció!

Una especie que se creía desaparecida desde hace medio siglo ha reaparecido, se trata del perro cantor de Nueva Guinea que se lo ha reportado vagando en estado salvaje por tierras altas de la isla indonesia, según un grupo de científicos.

Esta especie capaz de emitir sonidos únicos que recuerdan por su armonía al canto de los lobos o las ballenas fue vista por última vez en la década de 1970.

Después, los nativos informaron numerosos avistamientos, pero sin verificación científica hasta 2016, cuando quince ejemplares fueron localizados y fotografiados cerca de Grasberg, la mina de oro más grande del mundo. Sin embargo, pensaron que se trataba de perros salvajes de la zona, denominados ‘Perro Salvaje de las tierras altas’.

Los investigadores defendieron la hipótesis de que estos perros salvajes podían ser el predecesor de los perros cantores cautivos de Nueva Guinea, pero la naturaleza solitaria de estos canes y la falta de información genómica impedía probar la teoría.

Dos años más tarde, los científicos pudieron recoger muestras biológicas de tres de ellos para extraer su ADN. El estudio concluye que las vastas similitudes genómicas entre los perros cantores y los perros salvajes indican que, a pesar de los diferentes nombres, son la misma raza.

El hallazgo, publicado este lunes en la revista PNAS, ha sido realizado por investigadores del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI), integrado en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos-, y la Universidad de Cenderawasih en Indonesia, entre otros centros.

«La prueba real proviene de los estudios nucleares que muestran que, a nivel de ADN, el perro salvaje de las tierras altas de Indonesia coincide con el de los perros cantores cautivos, lo que quiere decir que este no está extinto en la naturaleza», señala en la publicación Elaine Ostrander, autora principal del estudio.

Foto: New Guinea Highland Wild Dog Foundation

Los perros cantores y los perros salvajes tienen secuencias genómicas muy similares, mucho más cercanas entre sí que a cualquier otro cánido conocido. «En el árbol de la vida, esto los hace mucho más relacionados entre sí que las razas modernas como el pastor alemán o el bassett hound», dice James McIntyre, coautor.

Se espera que su descubrimiento ayude a proteger la especie y permita estudiar los trastornos vocales humanos, su origen y posible tratamiento. Además, tal como recoge el portal El Español, los investigadores creen que la cría de algunos perros salvajes de las tierras altas con los perros cantores de los centros de conservación de Nueva Guinea ayudará a generar una verdadera población de perros cantores de Nueva Guinea, y con ello, preservar la raza original.

Agencias

feature image