Hernán Galíndez, convocado de última hora a la selección de Ecuador

El arquero Hernán Galíndez, quien remplazará en la selección de Ecuador a Johan Padilla, diagnosticado con COVID-19 antes del debut de la Tricolor el jueves 8 en la eliminatoria para el Mundial Catar-2022, reveló a la prensa argentina que en su infancia fue vecino de Lionel Messi en la ciudad de Rosario y que de él conserva gratos recuerdos de partidos en los que fueron rivales.

Hernán Ismael Galíndez de chico jugó en el equipo Estrella Juniors en Rosario y su formación la completó en el Club Atlético Rosario Central. En 2010 pasó a Quilmes y en 2012 dio el salto de su vida desde el Rangers Talca chileno a la Universidad Católica de Quito.

«Éramos los dos de zona sur, vivíamos más o menos cerca. Nos enfrentamos en todas las finales, tengo algún DVD de haberle ganarle un partido, pero casi siempre ganaba él. Ya demostraba de chiquito lo monstruo que era. Pero como saben todos a los 12 años se fue a España. Nunca más nos enfrentamos», le contó Galíndez al diario deportivo Olé de su país de origen.

El guardameta, uno de los símbolos del actual plantel de Católica en el campeonato ecuatoriano, dice que a Leo Messi le ganó una bicicleta, en vez de un trofeo, en una final de un torneo organizado por el equipo Tiro Suizo que en esa época era considerado una de las ‘potencias’ que le peleaban la hegemonía a Newell’s.

«Al campeón le daban diez bicicletas en vez de trofeos. En Rosario se juegan siete contra siete, en pasto. Yo atajaba para Estrella Juniors. Me tocó la final y les pudimos ganar. Tengo un DVD que corrobora que enfrenté al monstruo», rememora.

Y prosigue Galíndez: «No me acuerdo de jugadas, éramos muy chicos. Creo que le tapé algún mano a mano, pero no me acuerdo bien. Me acuerdo de la alegría de haber ganado esa final, no de una jugada puntual. A Lionel se lo conocía en Rosario y todos sabían que era un crack. Siempre en el equipo campeón estaba él. A pesar de que teníamos 10 u 11 años, todos en Rosario lo conocían. Entonces todos le querían ganar a él y para nosotros fue un gran logro ganar esa final».

Recién llegado a la concentración en la sede de la Casa de la Selección, en Quito, según dice Olé en la entrevista, Galíndez llega de tercer arquero al plantel que está conformando Gustavo Alfaro y que hoy parte rumbo a Buenos Aires para su estreno en la eliminatoria.

El último convocado afirma que después de que se retire del fútbol de élite no planea volver a vivir en Argentina porque ya eligió quedarse en Ecuador, donde radica hace nueve años y tiene dos hijos ecuatorianos.

«… Soy muy feliz en el país. La gente me quiere muchísimo, no solamente en el equipo que yo juego, sino en todos los equipos. Es increíble la cantidad de gente que me escribió desde que salió la convocatoria. No puedo creer el cariño que recibo. Soy ecuatoriano y quiero ganarle a Argentina».

feature image