Según un estudio británico, el personal de UCI sufre traumas y ansiedad

Casi la mitad del personal que trabaja en unidades de cuidados intensivos (UCI) en Inglaterra durante la pandemia de covid-19 tiene ansiedad severa, depresión o trastorno de estrés postraumático (TEPT), y algunos aseguran sentir que estarían mejor muertos, según un estudio publicado el miércoles 13 de enero de 2020.

Muchos enfermeros y médicos de las UCI alcanzan el umbral clínico de TEPT, ansiedad o problemas con la bebida, y los síntomas son tan graves que algunos informaron haber contemplado la posibilidad de autolesionarse o suicidarse.

Es probable que una salud mental tan gravemente deficiente entre el personal de las UCI que atiende a pacientes con covid-19 en estado crítico y moribundos afecte su capacidad para trabajar de manera efectiva y perjudique su calidad de vida, dijeron los investigadores que lideraron el estudio. Más de 81 000 personas han muerto por el covid-19 en Reino Unido, la quinta cifra oficial de muertos más alta del mundo en la pandemia.

Más de 3 millones de personas han dado positivo de covid-19 y el gobierno británico advierte que los hospitales y las salas de cuidados intensivos están al borde del colapso.

La presión sobre el personal de las UCI, que trabaja con pacientes muy enfermos durante períodos prolongados en áreas donde el riesgo de exposición al covid-19 es alto y donde la escasez de personal y equipo plantea problemas a diario, ha sido particularmente alta.

«La alta tasa de mortalidad entre los pacientes con covid-19 ingresados ​​en las UCI, junto con la dificultad para comunicarse y brindar un apoyo adecuado al final de la vida a los pacientes (…) es muy probable que hayan sido factores estresantes altamente desafiantes para todo el personal que trabaja en las UCI», dijo Neil Greenberg, profesor del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College de Londres, quien codirigió la investigación.

El estudio, publicado en la revista Occupational Health, se realizó en junio y julio, antes de que Reino Unido comenzara a experimentar su último aumento de infecciones.

El estudio halló que entre más de 700 trabajadores de la salud en nueve UCIs de Inglaterra, el 45% alcanzó el umbral de probable importancia clínica para al menos uno de cuatro trastornos graves de salud mental: depresión severa (6%), TEPT (40%), ansiedad severa (11%) o problemas con la bebida (7%).

Lo más preocupante, indicaron los investigadores, es que más de uno de cada ocho participantes en el estudio informaron de frecuentes pensamientos autolesivos o suicidas -como pensar en estar mejor muertos o en hacerse daño a sí mismos- en las dos semanas anteriores.

Los hallazgos «resaltan el profundo impacto potencial que ha tenido el covid-19 en la salud mental del personal de primera línea en Reino Unido», dijo Greenberg, y muestran una necesidad urgente de que los servicios de salud mental sean rápidamente accesibles para todos los trabajadores de la salud.

El Comercio

La foto de una hija y su madre antes de morir por covid-19

Maria Rico, de 76 años, de Leicestershire, Inglaterra, se quitó la mascarilla de oxígeno para hablar con sus dos hijas por última vez, a pesar de saber que esto aceleraría su muerte.

Anabel Sharma vio a su madre morir junto a ella en el hospital después de que ambas se contagiaron de covid-19, y ahora le suplica a la gente que tome precauciones con el coronavirus.

Sharma describió el momento como «desgarrador»,pero dijo que se alegraba de que su madre no muriera sola.

Ahora publicó la última fotografía de su madre antes de morir para crear conciencia sobre el virus.

«Consuelo»

Sharma dijo que su madre había muerto aproximadamente media hora después de que se quitó la mascarilla.

«Mi mamá pidió que le quitaran la mascarilla y ellos dijeron: ‘una vez que te la quitemos, se acabará todo. No tendrás mucho tiempo’.

«Ella dijo: ‘sí, lo sé, pero ya tuve suficiente'», declaró Sharma, de 49 años.

«Tuvimos unos cinco minutos con ella mientras pudo hablar, luego perdió el conocimiento».

«Nos dijo que no tenía miedo de morir, que estaba lista. Me dijo que tenía que luchar mucho porque tenía a mis hijos en casa».

Anabel y Maria
Maria Rico vivía con su hija, yerno y tres nietos.

A su hermana, Susana, también se le permitió estar presente mientras usaba equipo de protección personal.

«Le sostuvimos la mano hasta su último aliento», agregó.

«Me reconforta saber que pudimos estar con ella y sé que también trajo consuelo a mi madre».

Rico vivía en la misma casa que Sharma, su esposo y sus tres hijos, Noah, 10, Isaac, 12 y Jacob, 22.

Sharma indicó que creía que uno de sus hijos contrajo el coronavirus en la escuela y luego «arrasó» a la familia a una velocidad «aterradora».

«Le pediría a la gente que siga todas las precauciones y piense en los demás», dijo.

Maria con hija y nietos
El coronavirus se propagó en toda la familia y todos en la casa dieron positivo.

Sharma y su madre fueron admitidas en el hospital Leicester Royal Infirmary el mismo día de octubre y Rico murió el 1 de noviembre.

Su funeral fue transmitido en vivo a Sharma, quien todavía estaba en el hospital.

«Ella estaba muy consciente de lo que iba a suceder y sabía que no se iba a recuperar y ya había tenido suficiente tratamiento», explicó Sharma, quien continúa recibiendo tratamiento con oxígeno en casa porque sus pulmones quedaron dañados por el virus.

Describió a su madre como una «abuela increíble» y «muy, muy tenaz».

BBC

Nueva cepa de covid-19 se propaga más rápido, dice el médico jefe de Inglaterra

Una nueva cepa del covid-19 identificada en el Reino Unido puede propagarse más rápidamente y se está trabajando con urgencia para confirmar que no causa una mayor mortalidad, dijo este sábado, 19 de diciembre del 2020, el director médico de Inglaterra, Chris Whitty.

«Como se anunció el lunes, el Reino Unido ha identificado una nueva variante del covid-19 a través de la vigilancia genómica de Salud Pública de Inglaterra», dijo Whitty en un comunicado.

«Como resultado de la rápida propagación de la nueva variante, los datos preliminares de modelización y el rápido aumento de las tasas de incidencia en el sudeste, el Grupo Asesor sobre Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes (NERVTAG) considera ahora que la nueva cepa puede propagarse más rápidamente».

EL COMERCIO

Southampton de Inglaterra fichó a un ecuatoriano de 17 años

El Southampton, que juega en la Premier League de Inglaterra, contrató a Jeremi Sarmiento, español de padres ecuatorianos, quien tiene 17 años.

La información la divulgó la prensa española y se replicó en las redes sociales. Sarmiento estuvo en la Unión Deportiva Las Palmas, que compite en la segunda división del fútbol español

Radio Marca de España difundió que el lateral ya ha jugado por la selección Sub 18 de Inglaterra.

«El lateral izquierdo de 17 años ya ha podido disputar algunos partidos con el U18 del equipo inglés. Otro jugador más que sale de la cantera canaria y que podrá tener pronto una oportunidad en el primer equipo de los Saints que milita en la Premier League».

«Tiene un futuro prometedor por delante. Incluso ya está sonando para la selección ecuatoriana, ya que los padres del futbolista son naturales de Ecuador, por lo que tiene la doble nacionalidad», agregó Marca.

Sarmiento se mostró feliz por su fichaje El lateral zurdo publicó la fotografía de su fichaje con el Southampton. Según indicó, la empresa Wasserman se encargó de su transferencia al cuadro inglés.

Sarmiento pudiera ser considerado por Jorge Célico para la selección ecuatoriana Sub 20 que disputará el Sudamericano de la categoría.

Fuente: El Comercio

El día que Diego Maradona hizo «el gol del siglo» y se convirtió en villano

El 22 de junio de 1986 Diego Armando Maradona marcó los dos goles más memorables del fútbol internacional.

Maradona murió este miércoles a los 60 años de edad.

Ese gol ocurrió durante el partido de cuartos de final entre las selecciones de Argentina e Inglaterra en la Copa Mundo de México 86, que es recordado como el más famoso o el más infame, según el punto de vista.

Maradona, considerado el mejor jugador de su época (posiblemente de todas, según algunos), marcó en espacio de cuatro minutos el gol con la «mano de Dios» y el «Gol del siglo«.

El primero, que Maradona atribuyó a la intervención divina cuando la había metido con la mano, fue convalidado por el árbitro a pesar de las airadas protestas de los ingleses.

Pero el segundo fue una magistral jugada individual, considerado como el mejor gol marcado en un encuentro de finales de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA.

«Se me caían las lágrimas dibujándolo. Recordé cómo me marcó de chico. Yo tenía doce años, cuando uno empieza a tomar conciencia, y estoy agradecido de que tuve la suerte de vivir en el momento que jugaba Maradona», contó el caricaturista argentino Germán Aczel a BBC Deportes.

La furia por la polémica «mano de Dios» se hubiera propagado mucho más si no hubiera sido seguida de ese gran segundo gol, dijo a la BBC el comentarista escocés de fútbol Archie Macpherson en el 30 aniversario de la derrota 2-1 de los ingleses.

«Si (Maradona) no hubiera sido capaz de demostrar sus habilidades únicas, la polémica hubiera continuado con mayor fiereza», expresó. «Borró todo aquello con su genialidad».

Sólido equipo inglés

Macpherson estaba en el Estadio Azteca con otros 114.000 espectadores presenciando el histórico encuentro.

Recuerda que Inglaterra, con Terry Butcher como centro de una sólida defensa y Gary Lineker, el goleador del torneo, en el ataque, estaba jugando muy bien contra Argentina hasta que Maradona anotara.

«Tuve la fortuna de estar a nivel de la línea de las 18, aunque muy arriba, en el enorme estadio Azteca», explicó.

«Como al minuto 54, creo que fue, Maradona entró en el área penal detrás de un balón, el guardameta inglés, Peter Shilton, salió a rechazarlo con el puño, dos manos se alzaron en el aire y el balón rebasó al portero y terminó en la red», relató.

«Yo lo di por un claro y legítimo gol, en ese momento, aunque los jugadores ingleses aparentaban estar furiosos, persiguiendo al árbitro con sus brazos en el aire».

Pero, luego, llegó al jugada magistral que se cataloga como el «Gol del Siglo».

Macpherson no estaba cerca de una pantalla de televisión para ver la repetición que, con la tecnología de la época, tampoco era que mostrara muy claramente la jugada ilegal.

Sin embargo, los productores de televisión le confirmaron al comentarista escocés que Maradona había usado la mano para desviar el balón más allá de los guantes de Shilton.

Pero, cuatro minutos más tarde, llegó lo que se considera el mejor gol en la historia de los mundiales cuando, en jugada individual, Maradona fue dejando atrás a cuatro jugadores ingleses.

«Pasó dos veces a Terry Butcher, engañó al guardameta -Peter Shilton cayó sentado por una finta que le hizo Maradona- y colocó la bola en el arco», describió.

«Fue simplemente asombroso«.

La prensa casi unánimemente declaró que Maradona había borrado con los pies lo que había hecho con la mano.

Con eso Argentina pasó a la semifinal y, luego a la final donde se coronó campeón del mundo por segunda vez.

«Resentimiento inglés»

Sin embargo, Macpherson cree que, de no haber sido por ese primer gol, que Maradona luego describió como «un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios», Inglaterra hubiese ganado el partido.

«Hubo momentos en los que desbarataron la defensa argentina, así que estaban jugando muy bien», aseguró.

¿Las paces? Gary Lineker se entrevistó con Diego Maradona en 2006, donde le preguntó sobre el polémico gol.

«El primer gol los aturdió y creo que el resentimiento carcomió su juego», dijo.

Sin embargo, hay quienes opinan que si se hubiera ido a la tanda de penales, Argentina hubiera ganado.

Años después, Maradona confesó que, en efecto, el primero gol lo había metido con la mano.

También reconoció que su magistral segundo gol pudo lograrse debido al «fair play» de los ingleses, porque otro equipo le hubiera cometido falta para detenerlo.

BBC

Enfermera británica, acusada de asesinar a 8 bebés y matar a otros 10

La enfermera británica Lucy Letby, de 30 años, ha sido arrestada y acusada de haber asesinado a ocho bebés y del intento de homicidio de otros 10 en un hospital de Chester (noroeste de Inglaterra) entre 2015 y 2015, según informó este miércoles 11 de noviembre del 2020 la Policía de Cheshire.

La mujer, que ya era sospechosa de los crímenes desde 2018 -cuando fue detenida por primera vez-, fue arrestada de nuevo este martes 10 de noviembre y fue acusada por la policía tras recibir la autorización de la Fiscalía de la Corona. Letby, vecina de Hereford -localidad cercana a Chester- será presentada ante el Tribunal de Warrington este jueves 12 de noviembre del 2020, informó la Policía de Cheshire en un comunicado.

Los cargos presentados contra ella se corresponden al período entre junio de 2015 y junio de 2016, cuando se produjeron varios fallecimientos por causas inexplicables de recién nacidos en el hospital Condesa de Chester.

Los padres de todos los bebés implicados en el caso están recibiendo información puntual por parte de las autoridades, así como apoyo psicológico, señaló la policía.

El caso conmocionó al Reino Unido, sobre todo a partir de que las sospechas de las muertes de los recién nacidos comenzaran a dirigirse en 2018 sobre la enfermera.

La policía recordó que Letby tiene derecho a un juicio justo y que no debería compartirse información o comentarios en la red que conlleven perjuicio de alguna forma sobre el procedimiento en marcha.

Letby trabajó como estudiante en prácticas en el centro público durante tres años, antes de terminar sus estudios en la universidad local y especializarse como enfermera infantil. Desde entonces, la acusada trabajó en la unidad neonatal, especializada en bebés que requieren distintos niveles de cuidados.

Cada año, esta unidad atiende a unos 400 bebés, pero desde finales de julio de 2016 dejó de admitir a niños nacidos antes de las 32 semanas de gestación, momento desde el cual no se registraron más muertes.

Un informe publicado en 2017 por el Real Colegio Médico de Pediatras y Salud Infantil concluyó que no existía «ninguna causa» que explicase el aumento de muertes en la unidad, registradas a partir de 2014.

En ese año tres recién nacidos murieron, mientras que en 2015 lo hicieron ocho y en 2016 seis.

EFE

James Bond existió, era británico y miembro del servicio exterior

James Albert Bond -nacido el 30 de enero de 1928 en la zona rural de DevonInglaterra– lo llamaban Jim. Desapareció de Polonia una noche de 1964 mientras caminaba cerca de una base militar soviética en Polonia. Nunca más se supo de él. O al menos, nunca más supieron de él los agentes polacos que lo siguieron día y noche desde su arribo a Varsovia, un año antes. Las alarmas sonaron entre los espías locales por su nombre. Para entonces, la saga creada por el escritor Ian Fleming ya era un éxito no sólo editorial, sino cinematográfico: Sean Connery había interpretado tres veces -desde su debut en 1962- al agente ficticio del MI6, homónimo al enviado oficial de carne y hueso descubierto hurgando en tierra enemiga en plena Guerra Fría.

BondJames Bond, el verdadero, había sido vigilado en silencio desde su llegada a la capital europea. Estaba formalmente enrolado en el Ejército del Reino Unido. De un día para otro, sin despertar sospechas, dejó el país y su caso se convirtió en un misterio. Incluso para los polacos que crearon una prolija carpeta con sus datos y que fue guardada con celo entre documentos clasificados como top secret durante más de cinco décadas. Los papeles fueron descubiertos hace pocas semanas por Wlowzimierz Lechnio, un archivista que se convirtió en noticia de la noche a la mañana sin esperarlo.

Lechnio -quien leyó los 44 folios que componen la ficha de BondJames Bond– intenta despejar el velo romántico que la historia quiere darle al sujeto: “Él era sólo un secretario. La evidencia aquí no indica que fuera un espía”. Sin embargo, Marzena Kruk, del Instituto de la Memoria Nacional de Polonia, sostiene lo contrario: “Vamos, él era un espía haciendo cosas de espionaje. Todas las posibilidades son posibles”.

Filip Hagenbeck, ex jefe de contrainteligencia polaco, cree que Jim pudo haber sido usado por el MI6 como un señuelo para distraer a los oficiales polacos del verdadero -y desconocido- objetivo de Gran Bretaña. Imaginar un diplomático con el nombre de la estrella del cine mundial caminando por las calles de Varsovia -y por otras locaciones más delicadas- debería llamar la atención de cualquiera. Hagenbeck, autor del libro Un espía Ordinario, señaló en diálogo con The Wall Street Journal: “Sinceramente, no creo que fuera un espía. Lo habían enviando para hacer una especie de cebo. Hacer que la contrainteligencia lo persiga a él en lugar de a otras personas. Era un juego que se jugaba, ¿sabes?”.

Ian Fleming, creador del personaje «James Bond 007» junto al actor Sean Connery, uno de sus máximos intérpretes (Shutterstock)

Las anotaciones que componen su carpeta confidencial son variadas. Lo describen como un mujeriego, muy cuidadoso de sus movimientos, inclinado por la buena bebida. Lejos de la realidad: Bond era un hombre bastante común, de gustos para nada extraordinarios, al que solo le gustaba el golf y apegado a su familia que incluso se trasladó a aquel país para solventar su fachada.

Bond estaba casado. Su viuda, Janette, tiene hoy 88 años. Está segura que -a pesar de que él nunca se lo reconoció-, su marido era un agente secreto. Vivió con él en Varsovia y recuerda las particularidades con que se comunicaban. James le pedía que mientras estuvieran en su casa se escribieran notas ya que sospechaba que la inteligencia polaca los estaba escuchando. Janette Bond también sirvió al Reino Unido. Lo hacía ayudando a su esposo a despistar a quienes lo seguían por toda la capital. Fiestas, reuniones sociales… la mujer recuerda que tenía que ayudar a su marido a esquivar la vigilancia para poder cumplir con sus misiones. Pero a veces no podían deshacerse de sus persecutores. Los autos los seguían día y noche. Era casi un acoso, según rememoró en el diario norteamericano.

A pesar de ello, de un día para otro, sin que lo esperaran, Bond y su familia desaparecieron. Retornaron al Reino Unido donde se dedicó a ser comisionado del Ejército Británico. Luego fue destinado a Chipre Alemania. Pero por problemas de salud, fue devuelto a casa. Murió en 2005.

La pregunta que busca una respuesta hace décadas gira en torno a saber quién fue el verdadero Bond que inspiró a Fleming. Para muchos fue un ayudante personal del autor de la saga quien en los 50 escribió los libros y descubrió a su eterno personaje. Fleming fue miembro de las fuerzas especiales británicas durante la Segunda Guerra Mundial, como oficial de Inteligencia naval. Allí conoció al jefe del MI6 de entonces, Stewart Menzies. En ese tiempo, un joven con el nombre que encarnaron desde Connery hasta Daniel Craig fue su ayudante. “Fue provisto de muchos secretos”, recordó al WSJ su biógrafo, Andrew Lycett, dado los contactos que tenía en ese mundo el afamado escritor.

Sin embargo, es difícil que Fleming diera a conocer la identidad de un agente en actividad. La teoría de Hagenbeck cobra sentido.

Su cuñado, Keith Tacchi, lo recuerda como poco “afable”. “Jim era un hombre de órdenes, se unió al ejército y lo hizo según las reglas. Solía fumar en pipa, tenía gorra de pescador. Era una persona totalmente relajada. Tenía una pasión en la vida, que era el golf, en la que no era muy bueno», dijo. Era la antítesis del personaje glamoroso de la literatura y el cine.

Fuente: Infobae

Inglaterra: Jóvenes hacen ‘covid-fiestas’ masivas

En la madrugada del viernes 18 de septiembre del 2020, miles de personas se reunieron en bares del nororiente de Inglaterra para tener su última noche de fiesta antes de que comiencen, este mismo día, las nuevas restricciones y un toque de queda a partir de las 22:00, tras un fuerte rebrote de coronavirus.

En unas fotografías publicadas por el diario The Sun se observa que los jóvenes no tienen tapabocas ni cumplen con las medidas de distanciamiento para prevenir el contagio de la enfermedad.

Lucen con actitud relajada y despreocupada, pero también muy bien arreglados. Además, se observa a algunas personas tomando la temperatura a quienes quieren ingresar a los establecimientos.

El pasado 5 de julio, las autoridades británicas autorizaron la apertura de bares y pubs y la posibilidad de hacer actividades sociales.

Las medidas La medida del nuevo confinamiento se aplicará en Newcastle, Sunderland y otras ciudades del nororiente inglés, afectando a 2 millones de personas, y fue anunciada en el Parlamento por el ministro de Salud británico, Matt Hancock.

Las reglas incluyen la prohibición de encuentros familiares, la limitación de salidas a restaurantes y anticipar el horario de cierre de bares.

Los ciudadanos tampoco podrán usar el transporte público, a menos que vayan a estudiar o trabajar, y se prohibió salir de vacaciones con personas con quienes no se convive y salir a eventos deportivos.

El Ministerio de Salud informó, el 17 de septiembre, que en Inglaterra se habían registrado casi 4 000 casos de covid-19 en un día. Esta sería la cifra más alta desde mayo.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo antes de este nuevo anuncio que “estaba haciendo todo lo que estaba a su alcance para evitar una nueva cuarentena total, sin embargo, no descartó esa posibilidad”.

También invitó a los ciudadanos a realizarse la prueba de coronavirus si tienen síntomas.

Más decisiones Aunque faltan poco más de dos meses para que llegue diciembre, Londres, la capital del Reino Unido, tuvo que cancelar uno de sus eventos más emblemáticos: los fuegos artificiales con los que festeja, tradicionalmente, la llegada del año nuevo.

​»Simplemente no podemos permitirnos aglomeraciones», dijo el alcalde de Londres, Sadiq Khan, a la emisora LBC’.

Hasta este 18 de septiembre, en todo Reino Unido se han reportado más de 382 000 casos de coronavirus, así como más de 41 000 muertes.

Fuente: El Tiempo de Bogotá

Escalofriante hallazgo en la casa del príncipe William y Kate Middleton

Un misterioso hallazgo inquieta a la corona inglesa. El cadáver de una mujer fue descubierto frente a la residencia del príncipe William y su esposa Kate Middleton en Londres.

El cuerpo fue encontrado en un lago ubicado frente al Palacio de Kensington, lugar donde viven los duques de Cambridge junto a su familia, según informo el medio Daily Mail.

La Policía Metropolitana de Londres, aun no han logrado identificar el cuerpo. En una primera instancia se filtro la información de que se trataría de Endellion Lycett Green, de 51 años, nieta de Sir John Betjeman, quien se encontraba desaparecida desde hacía una semana. Sin embargo, su familia comunicó que la mujer apareció días después, manteniéndose así el misterio acerca del cuerpo hallado frente a la casa de los miembros de la realeza británica.

“Mi hermana Endellion está viva, sana y salva. Gracias a todos por el apoyo y el amor que demostraron por Delli y su familia. (…) Nos dijeron que encontraron un cuerpo y que era ella. No fue así, y Delli fue encontrada anoche”, señaló John Lycett Green, hermano de Endellion.

En el Apartamento 1A viven Kate y William junto a sus tres hijos, los príncipes George, Charlotte y Louis. Dentro del complejo también tienen sus residencias otros miembros de la realeza, como la princesa Eugenia y su marido. Allí también estaban los Duques de Sussex, Meghan Markle y el príncipe William, hasta que se mudaron a los Estados Unidos.

A pesar de ser el domicilio privado de algunos miembros de los Windsor, varias de sus estancias pueden visitarse.

La Policía Metropolitana de Londres, en tanto, comunicó que se sigue trabajando para identificar el cadáver hallado. “La muerte está siendo tratada como inexplicable en este momento. Las investigaciones están en curso”, indicó un portavoz de la policía.

Además de la identidad del cuerpo hallado sin vida, las autoridades buscan saber de que manera murió la persona.

La familia real se encontraba en su casa de campo en el Castillo Barmoreal donde está la Reina Isabel II y Felipe de Edimburgo, cuando sucedió el inquietante hallazgo. Sin embargo, hoy los príncipes George y Charlotte volverán a las clases, luego de cinco meses de inactividad. George, empezará el segundo grado, mientras que Charlotte, irá al tercer nivel de infantil en el prestigioso centro Thomas’s Battersea. Louis aún no irá al maternal.

A pesar de los últimos picos de rebrote de coronavirus identificado en distintas zonas del Reino Unido, los Duque de Cambridge decidieron regresar al Palacio para retomar sus actividades normales con una agenda activa que incluye actividades sociales. Frente a esta decisión fueron fuertemente criticados.

Los últimas semanas estuvieron disfrutando de la vida de campo en Anmer Hall para respetar el confinamiento necesario. Allí vivieron los cumpleaños de Charlotte (5) en mayo, George (7) en julio y el pequeño Louis (2) en abril y celebraron el día del padre con una sesión espectacular de fotos tomadas por Kate.

La escalofriante noticia es portada de los principales medios británicos. Sin embargo, los Duques de Cambridge no han emitido ningún comunicado al respecto.

Fuente: Infobae

feature image