El insomnio y la apnea obstructiva: dos trastornos significativos para la EPOC

Respirar adecuadamente despiertos o dormidos resulta un verdadero esfuerzo para los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Los trastornos del sueño en estos casos no son considerados como un eje fundamental en el diagnóstico de EPOC, a pesar de  que están asociados a un alto riesgo de exacerbaciones y mortalidad.

En muchos casos son infra diagnosticados al no considerarse su impacto sobre el agravamiento o no del asma y la EPOC, no obstante, su abordaje oportuno podría ayudar a cambiar los números de mortalidad.

Problemas para respirar

Bajo condiciones normales la respiración de una persona sana mientras duerme funciona de la siguiente manera: la mecánica respiratoria se altera y la ventilación alveolar puede disminuir alrededor de un 20%.

Durante el sueño sin movimientos oculares rápidos (NMOR), la disminución de la ventilación minuto hace que disminuya la presión parcial de oxígeno en la sangre arterial (PaO2) y aumente la de dióxido de carbono (PaCO2).

Cuando se trata de pacientes con EPOC, los músculos accesorios de la respiración son menos eficientes durante el sueño, empeorando así la hipoventilación.

En el sueño de movimiento ocular rápido (MOR), la actividad del músculo esquelético, incluida la actividad de los músculos accesorios de la respiración, se vuelve atónica.

Con esta patología respiratoria toda la mecánica pulmonar se ve alterada dando paso a complicaciones como la hipoxia y la hipercapnia, que es el aumento anómalo del dióxido de carbono.

Un bajo porcentaje de pacientes con EPOC que no experimenta hipoxia diurna la sufre en las noches actuando de forma crónica. Ésta activa el sistema simpático que, por consiguiente, puede agravar el insomnio.

Terapias recomendadas

En estos casos la terapia de complementación de oxígeno ayuda a minimizar la probabilidad de desarrollar este trastorno del sueño.

Las personas que padecen de asma o EPOC ven agudizada su condición por los trastornos del sueño al tiempo que son más propensos a tener complicaciones.

La apnea del sueño por su parte tiende a empeorar los síntomas del asma durante el día y aumenta la necesidad de usar inhaladores. Respecto a quienes padecen EPOC, las pausas en la respiración y los bajos niveles de oxígeno causados por la apnea del sueño pueden agravar su EPOC, aumentar el riesgo de sobrevida.

El abordaje en estos pacientes debe ser en conjunto, ya que los estudios revelan mejoras en pacientes con EPOC cuyos problemas de sueño han sido tratados.

Adicción a teléfonos inteligentes: cuando se afecta la calidad del sueño

El fenómeno del “miedo a perderse algo” (FoMO) se ha vuelto más frecuente debido al uso de las redes sociales en los últimos años. Una encuesta de Xinli001, una plataforma de servicios e información psicológica profesional, informó que el 15,2% de los encuestados experimentó FoMO grave. “Una aprehensión generalizada de que otros podrían estar teniendo experiencias gratificantes de las que uno está ausente”, FoMO también se considera como una construcción bidimensional que incluye rasgo-FoMO, es decir, “una característica individual relativamente estable”; y estado-FoMO, “miedo a perderse el contenido en línea y la interacción con otros que utilizan las redes sociales”).

Un equipo interdisciplinario de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Médica de Gannan, China, se abocó a recuperar los estudios dispersos sobre el tema. Algunos de ellos, los más recientes, han identificado que el uso de las redes sociales, la satisfacción de necesidades psicológicas y los rasgos de personalidad pueden considerarse factores de riesgo de FoMO.
Otro análisis informó que FoMO se asoció más fuertemente con el uso exagerado y el normal de teléfonos inteligentes (por ejemplo, llamadas de voz y video, mensajes de texto/instantáneos, correo electrónico, sitios de redes sociales) vinculándose a temores de evaluación negativa y positiva, similar a la relación entre FoMO y otros tipos de adicción a Internet (p. ej., adicción a Facebook, adicción a sitios de redes sociales ). Se ha descubierto que State-FoMO impacta directa e indirectamente a través del uso problemático de Instagram, mientras que el rasgo-FoMO se ha asociado indirectamente con esa situación. Además, algunos estudios han demostrado las asociaciones entre los altos niveles de FoMO y los resultados negativos, como un mal rendimiento escolar, fatiga y disminución del sueño.

Una plataforma de servicios e información psicológica profesional informó que el 15,2% de los encuestados experimentaron FoMO grave – Shutterstock


En marzo de 2020, el Centro de Información de la Red de Internet de China reveló que el número total de usuarios de Internet chinos era de 904 millones, con 897 millones que acceden a Internet a través de teléfonos inteligentes (99,3%). Se ha descubierto que la adicción a los teléfonos inteligentes prevalece entre los adolescentes y los adultos emergentes en China. En un estudio, se estimó que este fenómeno era del 21,3% entre los estudiantes universitarios.

No sea que la pasen mejor que yo

Como una forma de adicción tecnológica o una de las adicciones generalizadas a Internet, la que comprende a los teléfonos inteligentes también se describe como “una incapacidad de las personas para regular su uso de teléfonos inteligentes y que eventualmente conduce a consecuencias negativas y deterioro clínico en la vida diaria”. Se han examinado algunos factores de riesgo de la adicción a los teléfonos inteligentes, como depresión, ansiedad y soledad, baja autoeficacia en Internet, alta impulsividad y narcisismo. Esta condición ha mostrado una asociación con los síntomas del trastorno por consumo de alcohol, diagnósticos específicos de salud mental (TDAH, ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático), bajo rendimiento escolar, problemas de visión, riesgo de conducción y dolor musculoesquelético.

Se ha encontrado que el afecto positivo y el afecto negativo como emociones ambivalentes se asocian con altos niveles de FoMO – Shutterstock 162


La adicción a los teléfonos inteligentes también se asocia con una mala calidad del sueño. La mayoría de los estudios también han demostrado que a menudo se vincula con la adicción a las redes sociales porque el uso de ellas se realiza principalmente a través de los teléfonos inteligentes. Se ha demostrado que la urgencia media la relación entre las emociones negativas y la adicción. Además, puede servir como mediador entre la soledad y la calidad del sueño. El rasgo afectivo como construcción clave de la personalidad ha sido un concepto importante en la psicología aplicada. Varios estudiosos han definido las dimensiones positivas y negativas del rasgo afecto. El positivo (PA) refleja la medida en que una persona se siente entusiasta, activa y alerta, mientras que el afecto negativo (NA) es una dimensión general de angustia subjetiva y compromiso desagradable que subsume una variedad de estados de ánimo aversivos, incluida la ira, desprecio, asco, culpa, miedo y nerviosismo».

Se ha encontrado que el afecto positivo y el afecto negativo como emociones ambivalentes se asocian con altos niveles de FoMO cuando se usa Facebook. Uno de los estuidos más profundos de la situación desarrolló la Escala de Miedo a Perderse (FoMOS), que es unidimensional para evaluar el rasgo FoMO. Las personas que experimentan niveles más bajos de estado de ánimo general informaron niveles más altos de FoMO. Además, se ha descubierto que FoMO media la relación entre el estado de ánimo general y la participación en las redes sociales, así como la satisfacción de las necesidades básicas, aprecio a la vida y la participación en las redes sociales.

Todos contra FoMO

La adicción al celular ha demostrado una asociación con los síntomas del trastorno por consumo de alcohol, diagnósticos específicos de salud mental (Shutterstock)

Otro documento indicó que el afecto negativo se ha asociado con FoMO al usar Facebook. Otros especialistas sugirieron que los efectos mediadores del afecto sobre las asociaciones entre los factores de personalidad y el trastorno de los juegos de Internet. Además, se ha demostrado que la envidia como un efecto negativo específico impacta en el uso problemático de teléfonos inteligentes y la adicción a las redes sociales a través de FoMO. En la interacción del modelo Persona-Afecto-Cognición-Ejecución (I-PACE), se propuso que los trastornos relacionados con Internet eran la consecuencia de interacciones entre variables predisponentes (p. ej., componentes neurobiológicos y psicológicos), moderadores (p. ej., estilo de afrontamiento y sesgos cognitivos relacionados con Internet) y mediadores (por ejemplo, respuestas afectivas y cognitivas a estímulos específicos en combinación con un funcionamiento ejecutivo reducido).

En las primeras etapas de la adicción, se pueden percibir estados de ánimo negativos o positivos como desencadenantes internos, que dan como resultado respuestas afectivas y cognitivas y aumentan la atención a los estímulos y los impulsos de comportarse de maneras específicas .

Algunos estudios han informado que las alteraciones del sueño son comunes entre los estudiantes universitarios. Un metaanálisis reciente que examinó los problemas del sueño y la adicción a Internet informó una razón de probabilidades significativa para los problemas del sueño y una reducción significativa en la duración del sueño entre las personas adictas a Internet. Aunque, algunos estudiosos sostienen que la relación entre la calidad del sueño y el afecto puede ser bidireccional, investigaciones anteriores también han demostrado que tanto el afecto positivo como el negativo pueden mediar el impacto de la supresión expresiva en la calidad del sueño). Otro documento reciente mostró que el insomnio mediaba parcialmente una asociación significativa de estrés interpersonal y FoMO con la salud mental. Además, la relación entre el afecto negativo y la calidad del sueño también puede estar mediada por la adicción a los teléfonos inteligentes .

Según el equipo de Gannan la prevalencia de trastornos del sueño y los efectos de mediación del afecto positivo y negativo en la calidad del sueño a través del rasgo-FoMO/estado-FoMO y la adicción a los teléfonos inteligentes entre los estudiantes universitarios. La prevalencia de trastornos del sueño fue del 15,98%, hallazgo similar a los resultados anteriores entre otras muestras.

Un metaanálisis reciente que examinó los problemas del sueño y la adicción a Internet – Shutterstock 162


El uso de teléfonos inteligentes puede ser placentero y emocionante en la etapa inicial cuando las personas se comunican con otros o participan en otras actividades (es decir, las personas experimentan un afecto positivo). Sin embargo, para una pequeña minoría de personas, el uso excesivo de teléfonos inteligentes puede desencadenar un mayor afecto negativo, como irritabilidad, ansiedad y depresión, que pueden conducir a la adicción a los teléfonos inteligentes y alterar la calidad del sueño de las personas.

Algunos estudios han informado que los eventos negativos que impactan en la calidad del sueño incluyen principalmente malas condiciones del dormitorio, conflictos interpersonales, presión académica, inadaptación de estudiantes de primer año y problemas de relaciones afectivas). Debido a las características específicas de los teléfonos inteligentes (por ejemplo, los muchos tipos diferentes de aplicaciones), pueden considerarse como herramientas que brindan comodidad y satisfacen la necesidad básica de comunicación con los demás de manera oportuna. En consecuencia, todo tipo de mensajes de redes sociales pueden influir seriamente en su desempeño académico y en la vida cotidiana. Estos hallazgos sugieren que FoMO está estrechamente asociado con el uso de las redes sociales, mientras que la adicción a los teléfonos inteligentes puede estar relacionada con actividades más específicas.

Las presiones de la escuela, la facultad o la universidad pueden impedir la actividad social cara a cara, pero pueden ser bombardeadas con información excesiva a través del teléfono inteligente, lo que podría provocar un mayor efecto negativo y afectar tanto a FoMO como a la adicción a los dispositivos, lo que posteriormente llevaría a los estudiantes a dormir menos.

Fuente: Infobae

feature image