Fotos de víctima de un ataque de ácido que la dejó ciega a modelo de pasarela

Masoumeh Ataei, una mujer iraní víctima de un ataque de ácido a manos de su antiguo suegro posa en la cama de su casa, en Parand, cerca de Teherán. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)

Hace 10 años Masoumeh Ataei, una mujer iraní de 37 años sufrió un ataque de ácido a manos de su suegro debido a que se iba a divorciar.

Sufrió quemaduras en la cara, el cuerpo y las manos y perdió la vista. Su vida se derrumbó, pero una década después vuelve a mostrarse esperanzada.

Lo más difícil durante todo este tiempo fue aceptarse a sí misma, ya que esta joven, que en el momento del ataque tenía un niño de dos años, decidió aislarse y rechazó relacionarse o tener pareja.

Ahora el mundo del modelaje le ha cambiado la vida.

Desde hace un tiempo se dedica a posar con trajes tradicionales iraníes, una práctica que la ha ayudado a normalizar su nuevo aspecto.

Esta industria no es reconocida en el país y los profesionales lo tienen complicado para dedicarse a ella.Los ataques con ácido todavía se siguen produciendo en Irán y más del 50% de las víctimas son mujeres.

Desde 2019 el Parlamento del país castiga con más dureza estos delitos y protege a las víctimas, pero aún queda un largo camino que recorrer.

La mujer iraní posa para una sesión de fotos como modelo. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Como consecuencia del ataque sufrió quemaduras graves en la cara, el cuerpo y las manos y perdió la vista. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS).
En el momento del ataque esta mujer tenía un hijo de dos años y sufrió una profunda depresión durante años, negándose a salir ni a tener una relación sentimental. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Hoy Masoumeh es una modelo conocida en el país, que se dedica a mostrar la belleza de los trajes tradicionales iraníes. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Para esta mujer desfilar es una forma de luchar contra la soledad y crear una vida independiente para ella. También convertirse en un referente para otras personas en su situación. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Masoumeh ya se ha sometido a 38 operaciones para reconstruir el rostro. Hace seis años estuvo 12 meses en Estados Unidos gracias a la ayuda de un benefactor para someterse a varias cirugías. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Su recuperación todavía está en curso. Está recibiendo tratamiento en la piel de la cara y se le realizarán nuevas cirugías oculares para que recobre la vista. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Masoumeh ahora tiene 37 años y sufrió el ataque de ácido hace una década. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Fue su suegro el que la atacó con ácido tras conocer que se quería divorciar. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
La mujer iraní posa para una sesión de fotos como modelo. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
feature image