Así es la vida del “Chapo” Guzmán en la prisión ADMAX de Estados Unidos

Al ser uno de los criminales más temidos del mundo, el narcotraficante mexicano Joaquín el “Chapo” Guzmán Loera, solo ve la luz del día durante una hora; las 23 restantes pasa en su celda en una prisión de máxima seguridad en Estados Unidos.

Su abogado, Jeffrey Lichtman, explicó que durante su confinamiento, el mexicano ocupa su tiempo libre trabajando en su apelación del juicio en el que fue condenado a cadena perpetua.

Guzmán Loera apelará ante el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos, del Segundo Circuito, su caso número 19-2239, archivado el 22 de julio del 2019, por la presunta mala conducta del juicio realizado en su contra en la Corte del Distrito Este de Nueva York.

En su cuenta de Twitter, citando a Lichtman, el periodista Keegan Hamilton, quien cubrió el llamado juicio del siglo, explicó:

“(El Chapo está) ayudando, trabajando en el papeleo desde su celda” aseguró el defensor quien sobre el juicio comentó que “era Estados Unidos tratando de demostrar al mundo lo especial y justo que era su sistema..Realmente pienso que falló”.

Una de las principales cartas de la defensa del narcotraficante es exponer que el jurado violó las reglas que se les habían impuesto durante el juicio, así lo aseguró una publicación de Hamilton en el 2019.

Según recoge el portal de Infobae, el 22 de julio de 2019, Marc Fernich, otro de los defensores de “El Chapo” presentó ante el Tribunal de Apelaciones un documento en el que solicitó la revisión de la sentencia de cadena perpetua más 30 años de prisión, así como el pago de USD 12 mil 166 millones, dictada por el juez Brian M. Cogan.

Al leer la sentencia el 17 de julio del 2019, el juez Brian M. Cogan afirmó que hubo “montañas de evidencia” que condenaban al ex cabecilla del cártel de Sinaloa y dejó en claro que durante el juicio “vi las características criminales más terribles de toda mi vida como juez”.

Al leer la sentencia el 17 de julio del 2019, el juez Brian M. Cogan afirmó que hubo “montañas de evidencia” que condenaban al ex cabecilla del cártel de Sinaloa y dejó en claro que durante el juicio “vi las características criminales más terribles de toda mi vida como juez”.

Sin embargo, Jeffrey Lichtman argumentó que existieron anomalías durante el juicio y expicó que los testigos, la mayoría ex integrantes del cártel de Sinaloa, alcanzaron acuerdos con las autoridades. “Esos asesinos que escucharon testificar ahora ya están en la calle, otros llevan años en la calle y otros próximamente saldrán”.

Integrantes del jurado que el 12 de febrero del 2019 declararon al Chapo Guzmán culpable por unanimidad de 10 delitos relacionados con el tráfico de drogas y lavado de dinero.

Entre los testigos estuvieron Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo”, hijo del “Mayo” Zambada, Jesús “Rey” Zambada, hermano del también narcotraficante, el colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, y la ex diputada Lucero Guadalupe Sánchez, quien fue amante de Guzmán Loera.

Los jurados no sólo revisaron qué se decía del caso en redes sociales sino que también lo hicieron a través de medios de comunicación, lo que implicó violaciones de al menos dos reglas impuestas por la Corte.

El juez Cogan ordenó a los 12 miembros del jurado que no revisaran el caso en los medios o en las redes sociales y que tampoco hablaran entre ellos acerca del mismo, con el objetivo de que el veredicto se pudiera decidir sólo sobre las evidencias presentadas por la Fiscalía neoyorquina.

Sin embargo, en una entrevista con Keegan Hamilton, uno de los jurados declaró bajo anonimato que él, así como otros de sus compañeros, rompieron estas reglas. Señaló al periodista que tanto él como algunos de sus compañeros consultaban las redes sociales de los reporteros que cubrían el proceso.

Por su parte, el jurado aseguró que esa información no influyó en la decisión final que tomaron.

El Chapo, que cumple su pena en la prisión ADX Florence, situada en medio del desierto montañoso de Colorado y considerada la más segura del país.

feature image