En los últimos días Trump acelera la construcción del muro en la frontera

Hace cuatro años, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió el cargo con la promesa de construir un gran muro sobre la frontera de Estados Unidos con México, un símbolo de su determinación para detener la inmigración desde los países del sur y de su deseo de construir una barrera que duraría más que él.

El presidente electo Joe Biden ha dicho que espera detener la construcción del muro fronterizo, pero la administración saliente, en las últimas semanas que le quedan en el poder, está corriendo para completar tanto como sea posible del muro, al dinamitar algunos de los terrenos más imponentes de la frontera.

El ritmo vertiginoso con el que la construcción continúa asegura que, a pesar de todo y sin importar lo que Biden decida hacer, el muro está aquí para quedarse en el futuro previsible y establece un polémico legado de Trump en lugares que fueron cruciales para su derrota.

Al sureste de Arizona, la persistente división política generada por el emblemático proyecto de construcción del presidente Trump ha enemistado a rancheros y vecinos en un estado donde el candidato presidencial demócrata de este año ganó, por primera vez en décadas, y con poca ventaja.

Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza se apresuran a cumplir con el mandato del presidente Trump de 450 millas de construcción de nuevos muros durante su mandato
Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza se apresuran a cumplir con el mandato del presidente Trump de 450 millas de construcción de nuevos muros durante su mandato

La región se está convirtiendo en uno de los últimos centros de construcción del muro de la administración Trump, mientras equipos de demolición desgarran febrilmente las remotas montañas Peloncillo, donde los ocelotes y los carneros de las rocosas recorren el paisaje boscoso lleno de sicomoros y álamos.

La ruta de la vida silvestre, la arqueología e historia, todo está siendo explotado o ya está destruido”, explicó Bill McDonald, de 68 años, un ganadero de quinta generación que durante mucho tiempo fue simpatizante del Partido Republicano y que votó por Biden. “Tragedia es la palabra que uso para describir lo que está pasando”.

Incluso aquellos como McDonald que odian el muro están preparándose para la posibilidad de que permanezca allí por décadas, tomando en consideración la evaluación que hacen de las señales que envía el equipo de transición de Biden.

Bill McDonald, un ranchero y republicano de toda la vida que votó por Joe Biden, está en contra de la construcción del muro.
Bill McDonald, un ranchero y republicano de toda la vida que votó por Joe Biden, está en contra de la construcción del muro.

Aunque el presidente electo ha dicho que detendrá cualquier trabajo nuevo de construcción en el muro, otras prioridades en el tema de migración como terminar con la prohibición de los viajes, aceptar más refugiados y aligerar las restricciones de asilo están silenciando los llamados para derribar los segmentos del muro que ya fueron construidos.

Asesores involucrados en el equipo de transición, quienes comentaron sobre los planes de la próxima administración con la condición de mantener el anonimato, rechazaron la noción de que habrá un intento de desmantelar el muro que ya existe en la frontera. Uno de los asesores definió al muro como “una distracción”.

Funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza aún corren para alcanzar la orden presidencial de construir 724 kilómetros nuevos de muro fronterizo durante su mandato, lo que casi duplica el promedio de construcción desde que inició el año. Hasta el 13 de noviembre de este año, el gobierno de Trump ha construido 646 kilómetros del muro.

De esa extensión, cerca de 40 kilómetros no tenían barreras antes que Trump asumiera la presidencia. El resto de la construcción sustituyó secciones, mucho más pequeñas, de segmentos deteriorados del muro o partes que solo contaban con barreras vehiculares, tramos que, según lo dicho por los funcionarios, no desalientan a los migrantes al momento de cruzar la frontera a pie.

Parte de la construcción más invasiva y costosa se está desarrollando este mes en Guadalupe Canyon, un oasis que es el hábitat de especies exóticas de aves como el chotacabras tucuchillo y el tirano melancólico.

Carreteras sinuosas utilizadas para la construcción cerca del Monumento Nacional Coronado.

Hasta que los equipos de demolición aparecieron este año, el cañón estaba tan apartado —cerca de 48 kilómetros en las afueras de Douglas, el pueblo más cercano, con carreteras de tierra como vía de acceso— que los rancheros aseguran que los cruces de migrantes en esa área eran extraordinariamente infrecuentes.

Ahora, algunas partes del cañón recuerdan a los territorios donde se efectúan operaciones mineras al aire libre. Cuadrillas de trabajo están dinamitando el costado de las montañas diariamente para construir el muro y caminos de acceso en una de las regiones más costosas para construir en cualquier lugar de la frontera.

Jay Field, vocero del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, mencionó los “7,5 kilómetros de difícil terreno empinado y accidentado” del cañón en un informe que explica que el costo por kilómetro de construcción en este terreno está cercano a los 41 millones de dólares, prácticamente el doble del costo estimado por kilómetro construido del muro según se estableció en el informe de situación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos de 2020.

Esto no solo es desconsolador, sino completamente inútil”, aseguró Diana Hadley, una historiadora cuyo rancho familiar incluye mucho del terreno de Guadalupe Canyon. Hadley explicó que, desde hace mucho tiempo, las barreras naturales han servido para disuadir a las personas que buscan cruzar la frontera en esa zona remota.

Estas opiniones críticas acerca del muro no son unánimes de este lado de la frontera. Un partidario notable de la construcción del muro es el alcalde de Douglas, el republicano Donald Huish, cuya familia emigró a Estados Unidos desde México después de la Revolución mexicana.

“Una vez que el gobierno hace algo tan grande como esto es muy difícil que se retracte”, aseguró Huish, quien agregó que él creía que el muro ha hecho del pueblo un sitio más seguro al obligar a los migrantes a cruzar la frontera en lugares del desierto que están relativamente lejos de Douglas.

“Alcanzamos el punto crítico de llegar a encontrar inmigrantes ilegales en nuestros patios traseros y ahora esa situación cambió”, explicó Huish al citar el impacto que han tenido tanto la actual construcción del muro como los tramos que se hicieron antes de que Trump asumiera la presidencia.

Durante el tiempo que les queda en sus cargos, los funcionarios de la administración Trump han impulsado la construcción del muro, mientras critican las propuestas de inmigración de Biden.

Un sitio de construcción en el Valle del Río San Pedro.

Mark Morgan, el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, ha dicho que el muro permite que la agencia canalice la migración hacia ciertas zonas y así poder desplegar estratégicamente a sus agentes en los lugares donde pueden realizar detenciones.

Morgan afirmó que el plan de Biden para detener la construcción del muro fronterizo “va a tener un dramático impacto negativo”.

Aunque se han construido pocos kilómetros del muro fronterizo en el sur de Texas, sí ha tenido un impacto inmenso en los propietarios de tierras. Este año, el gobierno ha presentado más de 117 demandas contra propietarios de tierras para inspeccionar, incautar o potencialmente comenzar a construir en sus propiedades, lo cual muestra un gran aumento en comparación con las 27 demandas presentadas en 2019, según el Proyecto de Derechos Civiles de Texas.

Richard Drawe, de 70 años y propietario de terrenos ubicados en el área cercana a Progreso, Texas, cedió voluntariamente su tierra para evitar enfrentar al gobierno en la corte, al admitir que la administración eventualmente podría usar su autoridad de dominio para tomar la propiedad de todos modos.

Hace un año, el muro solo era visto como un proyecto lejano. Pero ahora las estructuras de acero se extienden más allá de su casa, apartándolo a él y a su esposa de las puestas de sol y las espátulas rosadas que les encantaba ver.

“Estoy acostumbrado a vivir al aire libre, sin vallas, haciendo lo que quiero”, dijo Drawe. “No quiero ver un maldito muro cada vez que abra la puerta”.

Pero aunque Drawe, quien votó por Trump a principios de este mes, no quiere que el muro fronterizo pase por su propiedad, está de acuerdo en que ayudará a los agentes de la Patrulla Fronteriza a frenar la migración ilegal.

Brian Hastings, jefe de Aduanas y Protección Fronteriza del sector del Valle del Río Grande, dijo que el muro le ha dado más flexibilidad a la agencia para ubicar estratégicamente a los agentes en las zonas que carecen de barreras o tecnología de vigilancia.

“Sin duda, veremos los beneficios cuando este sistema de muro esté ubicado en su lugar”, dijo Hastings en una entrevista. “Nos permite responder más rápido”.

Aunque otras personas parecen haberse resignado a vivir a la sombra del muro, Karen Hasselbach, que vive en otro tramo de la frontera en Arizona cerca del río San Pedro, ve las cosas de manera distinta.

Dijo que los equipos de trabajo destruyeron la soledad que buscaba cuando se mudó de Maine a la frontera hace 23 años. Ahora, Hasselbach observa el muro desde su patio delantero.

Hasselbach dijo que había comenzado a comparar el muro fronterizo, que desprecia, con el trabajo de Christo, el artista conceptual de Bulgaria que fue muy popular por desarrollar proyectos ambientales a gran escala.

Trato de verlo como una instalación artística temporal”, dijo Hasselbach, de 69 años, quien es propietaria de una tienda de segunda mano en la ciudad de Palominas. “Mi esperanza es que lo derriben”.

© The New York Times 2020

Biden presenta a quienes integrarán su gabinete: ‘EE.UU. está de vuelta’

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, aseguró este martes 24 de noviembre del 2020 que «Estados Unidos está de vuelta», al confirmar la nominación de figuras claves de su equipo de trabajo que, destacó, está «listo para liderar el mundo».

En una comparecencia ante los periodistas, Biden presentó sus elegidos para integrar el gabinete que lo acompañará a partir del próximo 20 de enero, entre ellos Antony Blinken como futuro secretario de Estado y el cubano-estadounidense Alejandro Mayorkas al frente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés).

«Es un equipo que refleja el hecho de que Estados Unidos está de vuelta. Listo para liderar el mundo, no para retirarse de él. Listo para enfrentar a nuestros adversarios, no para rechazar a nuestros aliados.

Y listo para defender nuestros valores», sentenció Biden, cuyo triunfo en las elecciones del 3 de noviembre fue certificado este lunes 23 de noviembre por la agencia federal Administración General de Servicios (GSA, en inglés), lo que allana el camino para la transición de Gobierno.

Para el líder demócrata, su equipo reúne «experiencia y liderazgo» y anticipó que dará ejemplo. «Vamos a tener a la primera mujer al frente de la comunidad de inteligencia, al primer latino e inmigrante en dirigir el Departamento de Seguridad Nacional, y a una diplomática innovadora en las Naciones Unidas», agregó.

Se refirió así a Avril Haines, de 51 años, a quien ha seleccionado como directora de Inteligencia Nacional y quien se convertirá, de ser confirmada por el Senado, en la primera mujer en dirigir dicha entidad, y a la veterana diplomática Linda Thomas-Greenfield, designada como embajadora de EE.UU. ante la ONU.

Al referirse a Mayorkas, quien liderará el Departamento de Seguridad Nacional, que abarca áreas como la seguridad fronteriza y la inmigración, confió en que juegue un «papel fundamental» en la reparación del «sistema de migración roto» que tiene Estados Unidos.

«Estoy orgulloso de que por primera vez el Departamento recaiga en un inmigrante, un latino, que sabe que somos una nación de leyes y valores», añadió Biden.

Confió igualmente en que Blinken «reconstruirá la moral y la confianza en el Departamento de Estado» y celebró que el país tendrá «un líder climático a tiempo completo», en alusión al nombramiento del exsecretario de Estado John Kerry como el enviado presidencial para el Clima. También resaltó la elección de Jake Sullivan como su asesor de Seguridad Nacional, y dijo que él entiende su visión «de que la seguridad económica es la seguridad nacional».

«Espero que estos nominados reciban una pronta audiencia», afirmó Biden dirigiéndose al Senado, y se declaró complacido de haber recibido la confirmación de la GSA para «llevar a cabo una transición de poder pacífica y sin problemas». 

Fuente: El Ciomercio

Cómo reaccionaron los hombres más ricos de EE.UU. ante la victoria de Joe Biden

Las elecciones en Estados Unidos coparon todos los titulares la semana pasada por la ajustada contienda en la que se tuvo que esperar varios días de conteo para saber quién era el ganador entre el presidente Donald Trump y Joe Biden.

El sábado se conoció que Biden había alcanzado, según las proyecciones, los votos electorales necesarios para ser visto como el ganador, aunque aún la declaración oficial de los estados será en la primera quincena de diciembre.

Mandatarios, políticos, artistas y más personas famosas empezaron a felicitar a Biden desde ese día, incluyendo a dos de las personas con más dinero del mundo, los estadounidenses Jeff Bezos y Bill Gates.

Bezos, quien tiene una fortuna valorada en 193 mil millones de dólares -según Forbes-, envió un mensaje positivo para Biden y su candidata a vicepresidente, Kamala Harris, quien será la primera mujer en el cargo.

“La unidad, la empatía y la decencia no son características de una época pasada. Felicitaciones al presidente electo @JoeBiden y a la vicepresidenta electa @KamalaHarris. Al votar en cifras récord, el pueblo estadounidense volvió a demostrar que nuestra democracia es fuerte”, dijo Bezos, conocido por ser el dueño de Amazon, en sus redes.

Mientras, el tercer hombre más rico del mundo (segundo de EE. UU.), Bill Gates -tiene una fortuna valorada en 118 mil millones de dólares, aprovechó para felicitarlo y agradeció a las personas que trabajaron para alcanzar un récord de participación en estos comicios.

Gates, fundador de Microsoft, también dijo que le gustaría trabajar con la nueva administración y el Congreso para obtener una solución frente a la pandemia de coronavirus que afecta al mundo y en especial a Estados Unidos, el país con más casos y más muertes.

Se prevé que la relación de ambos sea más amena con la nueva administración, ya que no tuvieron buena comunicación con la de Trump, especialmente Bezos, quien varias veces fue criticado por el aún presidente por ser accionista del diario The Washington Post, que ha sido crítico con varias de sus decisiones.

En tanto, Gates ha sido blanco de varias teorías de conspiración en medio de la pandemia por su trabajo en promover las vacunas en general, algo en lo que lleva décadas, sobre todo de grupos que suelen apoyar a Trump.

Trump vuelve a jugar al golf y sigue sin reconocer la derrota

El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, regresó este domingo 8 de noviembre del 2020 a su club de golf privado de Sterling (Virginia) y siguió sin reconocer la derrota en las elecciones del 3 noviembre, en las que se impuso el candidato demócrata, el ya mandatario electo Joe Biden.

Horas después de que Biden ofreciese su discurso de triunfo este sábado desde Wilmington (Delaware), Trump evitaba todavía pronunciarse al respecto.

Biden, quien fue exvicepresidente entre 2009 y 2017 con el entonces mandatario Barack Obama, se presentó en ese discurso como el líder conciliador que buscará acabar con la polarización en el país.

Previamente, Trump, que también pasó el sábado la jornada practicando su deporte favorito en su club privado a las afueras de Washington, había insistido en que las elecciones estaban «lejos de haber finalizado» y prometía una ofensiva legal ante sus denuncias, sin evidencias, de fraude electoral.

Históricamente, una vez que los medios de comunicación proyectan el resultado definitivo, al cabo de unas horas el derrotado suele llamar al candidato victorioso para felicitarle.

No obstante, parece que Trump, quien se ha caracterizado por no seguir las tradiciones políticas de Washington, no tiene previsto reconocer la derrota en el corto plazo.

Más allá de los cruces de acusaciones, las ciudades donde hay una mayoría demócrata, como Washington, Nueva York o San Francisco se convirtieron el sábado en toda una fiesta, con ríos de gente inundando sus calles y gritando «Trump, estás despedido», la mítica frase que el magnate pronunciaba en el programa televisivo ‘The Apprentice’.

La proyección del triunfo de Biden llegó después de casi cuatro días de agónica espera, mientras los estados contaban el récord de papeletas enviadas por correo en las elecciones con más participación de la historia del país.

Fuente: EFE

Trump busca ayuda por la vía legal: ‘Nunca dejaré de luchar’ por la reelección

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se aferró este viernes 6 de noviembre de 2020 a la vía legal para lograr la reelección a medida que se reducían sus opciones de ganar, y volvió a cuestionar sin pruebas «la integridad de todo el proceso electoral» en su país.

«Seguiremos en este proceso a través de todos los aspectos de la ley, para garantizar que el pueblo estadounidense tiene confianza en el Gobierno. Nunca dejaré de luchar por ustedes y por nuestro país», dijo Trump en un comunicado distribuido por su campaña.

Hasta este jueves, la campaña de Trump insistía en que el presidente tenía todavía opciones de reelección a través del escrutinio en los estados clave donde todo está ajustado, pero el comunicado del mandatario pareció confirmar que ya han abandonado esa idea.

Horas después de que el candidato demócrata Joe Biden arrebatara a Trump la ventaja en Pensilvania y Georgia, dos estados clave que el presidente necesita imperiosamente para ganar, su declaración se centró solo en la batalla legal y en sus acusaciones sin pruebas de fraude.

​»Creemos que el pueblo estadounidense merece tener una transparencia completa sobre todo el conteo de votos y la certificación de las elecciones, y esto ya no se trata solo sobre unas elecciones en concreto. Esto se trata de la integridad de todo el proceso electoral», afirmó Trump.

El presidente volvía así a cuestionar la integridad del proceso electoral sin aportar ninguna prueba, e insistía de nuevo en que «deben contarse todas las papeletas legales y ninguna ilegal». El mandatario ha cuestionado, de nuevo sin pruebas, la legitimidad de todo el sistema de voto por correo, que han utilizado un récord de 65 millones de estadounidenses en estas elecciones, y las normas establecidas por varios estados clave para contar esas papeletas.

La campaña de Trump ha presentado demandas para desafiar el escrutinio en Pensilvania y otros estados clave, Nevada, Michigan y Georgia, aunque en los dos últimos territorios los tribunales han desestimado sus querellas; mientras que en Wisconsin, el equipo del presidente ha pedido un recuento de los votos.

Las autoridades de Georgia adelantaron este viernes que habrá un recuento en el estado debido a lo ajustado del resultado en el estado, donde no se espera que se sepa un ganador definitivo al menos hasta finales de este mes.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump sale después de hablar sobre los resultados de las elecciones presidenciales en la sala de prensa Brady de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos.

Fuente: El Comercio

Servicio Secreto aumenta la protección a Biden ante posible victoria

El Servicio Secreto comenzó este viernes 6 de noviembre del 2020 a aumentar el número de agentes que protegen al candidato presidencial demócrata de EE.UU., Joe Biden, ante la posibilidad de que los resultados le den la victoria electoral, informó The Washington Post, que cita a dos fuentes familiarizadas con los planes.

Biden ya contaba con protección del Servicio Secreto desde marzo, cuando se hizo con la nominación presidencial demócrata, aunque la cifra de agentes aumentaría en caso de convertirse en presidente electo.

Según el Post, los nuevos agentes se dirigen al centro de convenciones de Wilmington (Delaware), ciudad de residencia del candidato demócrata y donde los miembros de la campaña de Biden están esperando los resultados del conteo en los estados clave de Pensilvania, Georgia, Nevada, Carolina del Norte y Arizona.

Biden suma 264 delegados en el Colegio Electoral (aunque algunos medios cuestionan los 11 de Arizona), mientras que Trump tiene 214. Ambos necesitan un mínimo de 270 para ganar las elecciones.

Si los resultados dan la victoria a Biden, automáticamente el líder demócrata tiene previsto dirigirse a la nación, un momento para el que el Servicio Secreto quiere estar preparado.

Biden recibió protección del Servicio Secreto durante seis meses después de dejar la Casa Blanca, donde ejerció como vicepresidente de Barack Obama entre 2009 y 2017.

El nombre en clave que el Servicio Secreto le dio entonces fue «Celta» («Celtic» en inglés), una denominación que ha vuelto a usar durante esta campaña electoral, según dijeron a la CNN en marzo dos fuentes familiarizadas con el asunto.

Joe Biden prometió reincorporarse al Acuerdo del Clima de París

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, insistió este miércoles en que de ser elegido presidente de Estados Unidos regresará al Acuerdo de París sobre el clima, cuya retirada se hizo efectiva hoy después de que la Administración de Donald Trump lo decidiera hace tres años.

“Hoy la Administración de Trump abandonó oficialmente el Acuerdo Climático de París. Y en exactamente 77 días, una Administración Biden volverá a adherirse a él”, tuiteó el ex vicepresidente demócrata.

El mensaje de Biden incluía un link a un tuit de la cadena de televisión ABC News, que informaba de que EEUU había abandonado este miércoles dicho pacto, tres años después de que Trump anunciara que el país se apartaba.

La retirada se hizo efectiva coincidiendo con el recuento en las elecciones en EEUU, donde no se sabe todavía si las ganó Trump o Biden.

La salida del acuerdo, al que se había comprometido en 2015 el anterior Gobierno del demócrata Barack Obama y del que Biden fue vicepresidente, supone el cese de todos los compromisos que había adquirido EEUU para reducir para 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 % con respecto de los niveles de 2005.

Una copia del Acuerdo de París durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) en Madrid, España, el 13 de diciembre de 2019. REUTERS/Susana Vera
Una copia del Acuerdo de París durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) en Madrid, España, el 13 de diciembre de 2019. REUTERS/Susana Vera

La incertidumbre sobre el vencedor de las elecciones deja la puerta abierta a que en un futuro, de ganar los comicios, una Administración de Biden reintegre al país, el segundo más contaminante del planeta, en el acuerdo para combatir la crisis climática.

Biden ya se había comprometido a unirse de nuevo en su primer día en el cargo, con lo que la nación solo estaría fuera de ese pacto unos tres meses.

El ex vicepresidente roza este miércoles la victoria tras anotarse los estados clave de Michigan y Wisconsin, según las proyecciones de los principales medios de comunicación.

Biden suma 264 delegados en el Colegio Electoral y está a un paso de lograr los 270 compromisarios que dan las llaves de la Casa Blanca, frente a los 214 que acumula Trump.

Con información de EFE

Fuente: Infobae

Joe Biden sería el candidato presidencial más votado de Estados Unidos

Con casi 80 millones de papeletas, el demócrata Joe Biden va camino de convertirse en el candidato más votado en la historia de Estados Unidos, según las estimaciones preliminares de las elecciones presidenciales en ese país.

Si las elecciones se decidieran por voto directo, Biden hubiera ganado ya, pues tiene más del 50% de las papeletas y, como le sucedió a Hillary Clinton en 2016, tiene unos tres millones de ventaja sobre Trump. Sin embargo, son los colegios electorales los que deciden quién será el nuevo presidente de Estados Unidos para el periodo a iniciarse en enero del 2021.

La participación en las elecciones presidenciales de este año en Estados Unidos ha roto todos los récords. Estiman los analistas que, cuando haya acabado el recuento oficial, rozará los 160 millones, es decir un 65% del censo. La última ocasión en que la participación alcanzó ese porcentaje fue en 1908, cuando votaron unos 14 millones de personas, cuando las mujeres aún no podían votar.

Si las cifras previstas de momento se confirman, Biden sería el candidato que más votos ha logrado en la historia de EE.UU., seguido de Trump, y seguido a su vez este de Barack Obama en 2008 que ganó con menos de 70 millones de votos, de manera similar al 2012. 

Fuente: El Universo

Qué estados son claves para la victoria de Joe Biden o de Donald Trump

Este miércoles, un día después de las elecciones, la incertidumbre de quién estará los próximos cuatro años en la Casa Blanca sigue latente.

Aún falta de definirse al ganador en siete estados, de los cuales seis son sumamente importantes para elegir al presidente.

Hasta las 09:30 de este miércoles Joe Biden tenía, según las proyecciones finales, asegurados 238 votos electorales y el actual presidente Donald Trump tenía 213, según varias cadenas de noticias estadounidenses. El que llegue primero a a 270 votos electorales obtendrá la victoria.

¿Qué necesita Biden?

El exvicepresidente de Barack Obama (presidente entre 2009 y 2017) necesita al menos cuatro resultados claves.

Primero, mantener arriba y terminar ganando Wisconsin (10 votos electorales) y Nevada (6 votos electorales).

En la últimas horas también pasó a arriba en Michigan (16 votos), con esos tres le bastaría para completar los 270.

Además en Georgia (16 votos electorales) la diferencia es de menos de 3.000 votos y el conteo, que va en un 94%, va a favor de Trump, pero si Biden da la vuelta eso definiría los comicios a su favor sin necesidad de lo que pueda pasar en Pensilvania (20 votos electorales), cuyos resultados finales no estarán hasta el viernes por la gran cantidad de votos por correo.

¿Qué necesita Trump?

Mientras, el presidente debe asegurar Pensilvania y Georgia y esperar un resultado positivo en Michigan, algo que se está complicando.

Además se espera que lo declaren ganador en Carolina del Norte (15 votos electorales), donde lleva la delantera.

Trump ya dijo en la madrugada que había ganado y que si perdía sería fraude, ocasionando molestias en varios sectores de la política estadounidense.

Como creían algunos expertos, el resultado final de las elecciones de este año serán tan reñido como no se ha visto en décadas en el país norteamericano.

De acuerdo con algunos medios, en la historia de los procesos electorales de Estados Unidos solo se ha visto cinco veces un resultado tan apretado como este.

AFP

feature image