Champ y Major Biden, las nuevas mascotas que arriban a la Casa Blanca

Después de que Donald Trump fuera el primer presidente en más de un siglo en no tener un perro, los Biden llevarán dos con ellos.

Los pastores alemanes, Champ y Major, así como un gato, cuya raza y nombre aún no se han revelado, se mudarán a la Casa Blanca el 20 de enero.

Champ ha estado con los Biden desde 2008. La familia adoptó a Major en 2018. Según el equipo de Biden, será el primer perro adoptado que vivirá en la Casa Blanca.

Los compañeros caninos aparecieron en uno de los anuncios de campaña de Biden en donde advertían a los votantes que «eligieran sabiamente a sus humanos», destacando clips de Trump burlándose de la idea de una mascota presidencial.

Los dos perros también protagonizaron el mensaje navideño de los Biden.

Y este martes se realizó la presentación de un libro con ambas mascotas. (E)

Joe Biden toma posesión como 46º presidente de EE.UU.

Joe Biden tomó posesión del cargo como 46º presidente de Estados Unidos este 20 de enero, poniendo fin a una de las transiciones políticas más dramáticas en la historia del país.

El experimentado líder demócrata juró su cargo a las puertas de un Capitolio que, hace tan solo dos semanas, fue asaltado violentamente por una turba de seguidores pro-Trump.

El nuevo presidente tiene un objetivo titánico ante sí: acabar con la triple crisis que atraviesa EE.UU., sanitaria, económica y social.

Estas fueron las claves de la histórica jornada:

  • Frente al Capitolio, Joe Biden tomó posesión del cargo como 46º presidente de EE.UU. poco antes de las 17:00 GMT
  • La vicepresidenta electa Kamala Harris juró el cargo junto a él: la primera mujer en ocupar este importante puesto en el gobierno
  • Biden y Harris comenzaron la jornada con una misa en la Catedral St Matthew de Washington
  • Alrededor de 25.000 miembros de la Guardia Nacional fueron desplegados para la ceremonia en la capital después del asalto al Capitolio, que dejó 5 muertos
  • Donald Trump y su esposa, Melania, abandonaron la Casa Blanca por última vez a primera hora de la mañana
  • «Volveremos de alguna manera», dijo Trump al despedirse en su último discurso como mandatario
  • Trump no asistió a la investidura de su sucesor, el cuarto presidente en la historia del país en no hacerlo
  • El ya exvicepresidente republicano Mike Pence, en cambio, sí asistió
  • Lady Gaga, Jennifer López y Garth Brooks actuaron durante la ceremonia, la primera de ellas entonando el himno nacional

El líder demócrata juró el cargo a las puertas del Capitolio ante un público limitado y en una ceremonia insólita, en un Washington fortificado.

«Este el día de Estados Unidos. Es el día de la democracia. Un día para la historia y la esperanza», dijo Biden en su primer discurso como presidente.

«Hemos aprendido que la democracia es valiosa. La democracia es frágil y en este momento, amigos, la democracia ha prevalecido«, destacó con el reciente recuerdo del ataque a la sede del Congreso.

Joe Biden

Llamamiento a la unidad

Su primera intervención estuvo marcada por un firme llamamiento a la unidad, a superar las diferencias políticas y tener «respeto» los unos por los otros, ante la grave crispación política y división social.

«¿Cuáles son los objetivos comunes de todos los estadounidenses? Oportunidades, seguridad, libertad, dignidad, respeto, honor, y sí, la verdad», enumeró, recibiendo el aplauso del público.

Estados Unidos debe acabar con esta «guerra incivil» que enfrenta a rojos y azules, dijo Biden, en referencia a republicanos y demócratas.

«La respuesta no es retraerse, desconfiar de aquellos que no se parecen a uno mismo o que no rezan como uno lo hace, o no tienen la misma fuente de noticias».

Kamala Harris, Joe Biden y sus parejas.
Kamala Harris y Joe Biden acompañados de sus parejas a su llegada al Capitolio para la ceremonia.

Hablando de los desafíos que su gobierno enfrentará, como la pandemia de coronavirus o el ascenso del «supremacismo blanco», Biden aseguró que «confrontará y derrotará» cada obstáculo.

Como hiciera en campaña, el mandatario insistió en la necesidad de «curar el alma del futuro» de la nación, pero consideró que conseguirlo «requiere de mucho más que palabras»: «Requiere la más esquiva de todas las cosas en democracia: unidad«.

También dedicó parte de sus discurso a la crisis del coronavirus, que se «ha llevado en un año las mismas vidas [en EE.UU.] que las que perdió el país en la Segunda Guerra Mundial».

Presidente Joe BidenReutersLa democracia ha prevalecido».Joe Biden
Presidente nro. 46 de Estados Unidos

Biden asumió el cargo después de que lo hiciera su vicepresidenta Kamala Harris, la primera mujer en ocupar ese puesto, y a la que dedicó también unas palabras en su discurso de investidura.

«Donde nos encontramos, hace 108 años, miles de manifestantes trataron de evitar que mujeres valientes marcharan por su derecho al voto. Hoy celebramos la investidura de la primera mujer en la historia de EE.UU. elegida vicepresidenta: Kamala Harris».

«No me digan que las cosas no pueden cambiar».

Kamala Harris jurando el cargo.

Tanto Biden como Harris se fundieron en un abrazo con sus parejas tras convertirse oficialmente en presidente y vicepresidenta de Estados Unidos, entre aplausos de los asistentes.

Ambos prestaron sus juramentos ante dos jueces de la Corte Suprema: John Roberts en el caso de Biden; y Sonia Sotomayor en el de Harris, la primera mujer de origen hispano en llegar al máximo órgano judicial del país.

Artistas invitados

La juramentación se produjo después de las actuaciones de dos de las cantantes más famosas del país: Lady Gaga, quien estuvo a cargo del himno, y Jennifer López.

López, de origen puertorriqueño, cerró su actuación recitando el juramento a la bandera en español, en un guiño a los latinos, la minoría étnica más numerosa de Estados Unidos.

«Una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos».

Lady Gaga
Lady Gaga, entonando el himno de Estados Unidos. A sus espaldas: el ya exvicepresidente Mike Pence, quien, a diferencia de Trump, sí acudió a la ceremonia.

A ellas se sumó posteriormente el cantante de country Garth Brooks, quien interpretó «Amazing Grace».

La ceremonia oficial arrancó con la intervención de la senadora demócrata por Minnesota Amy Klobuchar, quien se enfrentó en las primarias de su partido contra Joe Biden el año pasado y hoy es una de sus grandes aliadas.

Klobuchar le dio la bienvenida a la nueva administración y también a «todo el grupo de los Biden», en referencia a las numerosas personas de la familia que asistieron a la ceremonia.

La senadora Amy Klobuchar, fue la encargada de empezar la ceremonia.

«Este traspaso de esta sagrada confianza entre los líderes y su sociedad se lleva a cabo frente a esta cúpula brillante del Capitolio por una razón», destacó la senadora, agregando que es una señal de que la «unión [de Estados Unidos] continuará».

Una investidura diferente

Las ceremonias de investidura de presidentes en Estados Unidos suelen ser una jornada de festividades, pero esta fue muy diferente.

Un gran dispositivo de seguridad fue desplegado en Washington después del asalto al Capitolio y la explanada del National Mall, donde habitualmente se concentran miles de personas para este evento, fue cerrada al público.

En su lugar, fue decorada con banderas en recuerdo a la gente que no puede asistir, por cuestiones de seguridad o las restricciones por la pandemia.

Banderas en el National Mall..
Las banderas colocadas en el lugar donde usualmente suele haber miles de personas asistiendo a la investidura.

En esta ocasión, solo se proporcionaron unas 1.000 entradas a la ceremonia, en lugar de las decenas de miles que habitualmente suelen distribuirse.

Entre los destacados invitados, se encontraban los expresidentes y ex primeras damas: Barack Obama y Michelle Obama; George W. Bush y Laura Bush, y Bill y Hillary Clinton.

Diversos asistentes vistieron de lila, incluida la vicepresidenta Harris, un color visto en Estados Unidos como un símbolo de bipartidismo: una combinación del azul demócrata y el rojo republicano.

Kamala Harris y su marido, Douglas Emhoff.
Harris se convirtió en la primera mujer en llegar a la vicepresidencia.

Joven poeta

Uno de los momentos más conmovedores del acto fue la intervención de la poeta Amanda Gorman.

La afroestadounidense de 22 años se convirtió en la poeta más joven en participar en una investidura presidencial, y una de las estrellas de la jornada.

Con su emocionante poema «The Hill We Climb» (La colina que escalamos, en una traducción libre al español)declaró el comienzo de una «era de redención» en Estados Unidos y recordó que «siempre hay luz», incluso en los momentos más oscuros.

Gorman trabajó en los versos durante semanas pero no remató su poema hasta después del ataque al Capitolio, el pasado 6 de enero.

«Aunque la democracia puede ser periódicamente retrasada, nunca puede ser permanentemente derrotada«, declaró Gorman, la primera poeta joven galardonada a nivel nacional de la historia del país.

Amanda Gorman
La poeta es la más joven que ha pronunciado un poema en una investidura presidencial en Estados Unidos, y ha recibido alabanzas casi inmediatas al terminar de recitar su obra.

La joven quería utilizar sus versos como mensaje de unidad y solidaridad, una manera de encontrar un punto en el que su país se reencontrara consigo mismo; en un frágil momento para el país, de dolorosa ruptura.

«Siempre hay luz, si somos lo suficientemente valientes para verla» -concluía Gorman ante la imponente imagen del National Mall-; «si somos lo suficientemente valientes para encarnarla».

BBC

Lady Gaga canta el himno de los Estados Unidos en la asunción de Joe Biden

Lady Gaga fue la encargada de cantar el himno nacional de Estados Unidos en la toma de posesión de Joe Biden como 46º presidente de Estados Unidos, en un relevo de poder que se concretó este martes en el Capitolio sin la presencia de Donald Trump, el mandatario saliente.

Con un imponente vestido rojo enmarcado con el broche de una paloma de la paz dorada, la reconocida artista se llevó los aplausos de todos los presentes con su sentida interpretación.

Tras la presentación de Lady Gaga, fue el turno de Jennifer Lopez quien realizó un número musical con el que dejó un mensaje especial para la comunidad latina cuando exclamó en español: “¡Una Nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos!”.

Vestida íntegramente de blanco, la actriz y cantante latina interpretó “This Land is Your Land”. Sobre el final, también entonó un fragmento “America the beautiful”, canción patriótica escrita por Katharine Lee Bates en 1893.

La presentación de Jennifer Lopez en la asunción de Joe Biden

Ambas artistas -que apoyaron la campaña de Biden y Kamala Harris- se mostraron encantadas en sus redes sociales por ser las voces principales de la ceremonia.

Horas antes de su presentación, Lady Gaga compartió una fotografía en su perfil de Instagram (con más de 45 millones de seguidores) donde se la puede ver rezando por su país desde el Capitolio, ataviada con un abrigo-capa de lana blanca. “Rezo porque mañana sea un día de paz para los estadounidenses”, escribió el martes por la noche. “Un día para el amor, no para el odio. Un día para la aceptación, no para el miedo. Un día para soñar con nuestro hermoso futuro como país. Un sueño no violento, que de seguridad a nuestras almas. Con cariño, desde el Capitolio”.

Infobae

Donald Trump deja la Casa Blanca en helicóptero y se dirige hacia Florida

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó este miércoles 20 de enero de 2021 la Casa Blanca por última vez como gobernante junto a su esposa, Melania, en el helicóptero presidencial, Marine One, pocas horas antes de la toma de posesión de su sucesor, el demócrata Joe Biden.

Trump se dirige a la base aérea militar de Andrews (Maryland), a las afueras de Washington, donde celebrará un breve acto de despedida con seguidores, y posteriormente subirá al avión presidencial, Air Force One, por última vez para viajar a su club privado de Palm Beach (Florida).

Donald y Melania Trump al momento de abandonar la Casa Blanca.

El magnate neoyorquino rompió así la tradición y no estará presente en la ceremonia de investidura de su sucesor. Trump no ha reconocido la derrota en las elecciones de noviembre pasado y sigue denunciando, sin evidencia, «fraude electoral».

Con su salida de la Casa Blanca, concluyen cuatro años turbulentos marcados por la polémica en los que pasará a la historia como el primer presidente de EE.UU. al que se le han abierto dos procesos de enjuiciamiento político, el último de los cuales está pendiente en el Senado. «Han sido cuatro años increíbles» los de su Gobierno, dijo Trump en su despedida, y apuntó al futuro al asegurar que volverá «de algún modo», en su despedida horas antes del final de su mandato.

El Marine One mientras emprende el vuelo hacia la base Andrews.

«, afirmó a sus seguidores en la base aérea Andrews, en Maryland, a las afueras de Washington antes de subirse por última vez al avión presidencial Air Force One rumbo a su mansión privada en Palm Beach (Florida).

Marine One aterriza en la Casa Blanca para llevar al presidente saliente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, a la base conjunta Andrews antes de la ceremonia inaugural del presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris en el fren

El Comercio

Congreso de EE. UU. certifica victoria de Joe Biden

El Congreso estadounidense validó oficialmente este jueves la victoria de Joe Biden en las presidenciales y el presidente saliente, Donald Trump, prometió que habrá una «transición en orden» el próximo 20 de enero, después de que sus partidarios sembraran durante horas el caos en el Capitolio, unas imágenes inauditas que conmocionaron al país y provocaron una condena internacional unánime.

El jueves de madrugada y después de que las objeciones de los responsables republicanos fueran rechazadas, el vicepresidente Mike Pence confirmó la victoria del demócrata, con 306 grandes electores, frente a los 232 del presidente saliente, ante las dos cámaras, reunidas en sesión extraordinaria.

Lo que tenía que haber sido una mera formalidad, se transformó el miércoles en una «insurrección» que «rozó la sedición», en palabras de Biden, cuando una multitud de adeptos de Trump invadió el Capitolio, considerado el templo de la democracia estadounidense.

Las imágenes que han dado la vuelta al mundo en las últimas horas resultan aún increíbles: políticos atrincherados y con máscaras antigás, manifestantes instalados en los despachos de los responsables estadounidenses con los pies encima de la mesa y los nobles pasillos del Capitolio invadidos de agentes armados, como si se tratara de una película de acción estadounidense.

Y aunque la calma retornó pasadas algunas horas, estas imágenes quedarán para siempre asociadas al fin del mandato de Trump, que lleva dos meses sin reconocer su derrota, una actitud que ha hecho que una parte de su propio partido lo abandone en este final de carrera.

Tras la votación del Congreso, este jueves y después de esta jornada desastrosa para su futuro político, Trump admitió que su mandato está terminando y que el 20 de enero habrá una «transición en orden».

«Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de estas elecciones y los hechos me apoyan, habrá una transición en orden el 20 de enero», dijo en un comunicado.

«Esto representa el fin de uno de los mejores primeros mandatos presidenciales y es solo el inicio de nuestra lucha para devolver a Estados Unidos su grandeza», agregó, dando a entender que podría pelear por un nuevo mandato en 2024.

El Universo

En los últimos días Trump acelera la construcción del muro en la frontera

Hace cuatro años, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió el cargo con la promesa de construir un gran muro sobre la frontera de Estados Unidos con México, un símbolo de su determinación para detener la inmigración desde los países del sur y de su deseo de construir una barrera que duraría más que él.

El presidente electo Joe Biden ha dicho que espera detener la construcción del muro fronterizo, pero la administración saliente, en las últimas semanas que le quedan en el poder, está corriendo para completar tanto como sea posible del muro, al dinamitar algunos de los terrenos más imponentes de la frontera.

El ritmo vertiginoso con el que la construcción continúa asegura que, a pesar de todo y sin importar lo que Biden decida hacer, el muro está aquí para quedarse en el futuro previsible y establece un polémico legado de Trump en lugares que fueron cruciales para su derrota.

Al sureste de Arizona, la persistente división política generada por el emblemático proyecto de construcción del presidente Trump ha enemistado a rancheros y vecinos en un estado donde el candidato presidencial demócrata de este año ganó, por primera vez en décadas, y con poca ventaja.

Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza se apresuran a cumplir con el mandato del presidente Trump de 450 millas de construcción de nuevos muros durante su mandato
Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza se apresuran a cumplir con el mandato del presidente Trump de 450 millas de construcción de nuevos muros durante su mandato

La región se está convirtiendo en uno de los últimos centros de construcción del muro de la administración Trump, mientras equipos de demolición desgarran febrilmente las remotas montañas Peloncillo, donde los ocelotes y los carneros de las rocosas recorren el paisaje boscoso lleno de sicomoros y álamos.

La ruta de la vida silvestre, la arqueología e historia, todo está siendo explotado o ya está destruido”, explicó Bill McDonald, de 68 años, un ganadero de quinta generación que durante mucho tiempo fue simpatizante del Partido Republicano y que votó por Biden. “Tragedia es la palabra que uso para describir lo que está pasando”.

Incluso aquellos como McDonald que odian el muro están preparándose para la posibilidad de que permanezca allí por décadas, tomando en consideración la evaluación que hacen de las señales que envía el equipo de transición de Biden.

Bill McDonald, un ranchero y republicano de toda la vida que votó por Joe Biden, está en contra de la construcción del muro.
Bill McDonald, un ranchero y republicano de toda la vida que votó por Joe Biden, está en contra de la construcción del muro.

Aunque el presidente electo ha dicho que detendrá cualquier trabajo nuevo de construcción en el muro, otras prioridades en el tema de migración como terminar con la prohibición de los viajes, aceptar más refugiados y aligerar las restricciones de asilo están silenciando los llamados para derribar los segmentos del muro que ya fueron construidos.

Asesores involucrados en el equipo de transición, quienes comentaron sobre los planes de la próxima administración con la condición de mantener el anonimato, rechazaron la noción de que habrá un intento de desmantelar el muro que ya existe en la frontera. Uno de los asesores definió al muro como “una distracción”.

Funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza aún corren para alcanzar la orden presidencial de construir 724 kilómetros nuevos de muro fronterizo durante su mandato, lo que casi duplica el promedio de construcción desde que inició el año. Hasta el 13 de noviembre de este año, el gobierno de Trump ha construido 646 kilómetros del muro.

De esa extensión, cerca de 40 kilómetros no tenían barreras antes que Trump asumiera la presidencia. El resto de la construcción sustituyó secciones, mucho más pequeñas, de segmentos deteriorados del muro o partes que solo contaban con barreras vehiculares, tramos que, según lo dicho por los funcionarios, no desalientan a los migrantes al momento de cruzar la frontera a pie.

Parte de la construcción más invasiva y costosa se está desarrollando este mes en Guadalupe Canyon, un oasis que es el hábitat de especies exóticas de aves como el chotacabras tucuchillo y el tirano melancólico.

Carreteras sinuosas utilizadas para la construcción cerca del Monumento Nacional Coronado.

Hasta que los equipos de demolición aparecieron este año, el cañón estaba tan apartado —cerca de 48 kilómetros en las afueras de Douglas, el pueblo más cercano, con carreteras de tierra como vía de acceso— que los rancheros aseguran que los cruces de migrantes en esa área eran extraordinariamente infrecuentes.

Ahora, algunas partes del cañón recuerdan a los territorios donde se efectúan operaciones mineras al aire libre. Cuadrillas de trabajo están dinamitando el costado de las montañas diariamente para construir el muro y caminos de acceso en una de las regiones más costosas para construir en cualquier lugar de la frontera.

Jay Field, vocero del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, mencionó los “7,5 kilómetros de difícil terreno empinado y accidentado” del cañón en un informe que explica que el costo por kilómetro de construcción en este terreno está cercano a los 41 millones de dólares, prácticamente el doble del costo estimado por kilómetro construido del muro según se estableció en el informe de situación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos de 2020.

Esto no solo es desconsolador, sino completamente inútil”, aseguró Diana Hadley, una historiadora cuyo rancho familiar incluye mucho del terreno de Guadalupe Canyon. Hadley explicó que, desde hace mucho tiempo, las barreras naturales han servido para disuadir a las personas que buscan cruzar la frontera en esa zona remota.

Estas opiniones críticas acerca del muro no son unánimes de este lado de la frontera. Un partidario notable de la construcción del muro es el alcalde de Douglas, el republicano Donald Huish, cuya familia emigró a Estados Unidos desde México después de la Revolución mexicana.

“Una vez que el gobierno hace algo tan grande como esto es muy difícil que se retracte”, aseguró Huish, quien agregó que él creía que el muro ha hecho del pueblo un sitio más seguro al obligar a los migrantes a cruzar la frontera en lugares del desierto que están relativamente lejos de Douglas.

“Alcanzamos el punto crítico de llegar a encontrar inmigrantes ilegales en nuestros patios traseros y ahora esa situación cambió”, explicó Huish al citar el impacto que han tenido tanto la actual construcción del muro como los tramos que se hicieron antes de que Trump asumiera la presidencia.

Durante el tiempo que les queda en sus cargos, los funcionarios de la administración Trump han impulsado la construcción del muro, mientras critican las propuestas de inmigración de Biden.

Un sitio de construcción en el Valle del Río San Pedro.

Mark Morgan, el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, ha dicho que el muro permite que la agencia canalice la migración hacia ciertas zonas y así poder desplegar estratégicamente a sus agentes en los lugares donde pueden realizar detenciones.

Morgan afirmó que el plan de Biden para detener la construcción del muro fronterizo “va a tener un dramático impacto negativo”.

Aunque se han construido pocos kilómetros del muro fronterizo en el sur de Texas, sí ha tenido un impacto inmenso en los propietarios de tierras. Este año, el gobierno ha presentado más de 117 demandas contra propietarios de tierras para inspeccionar, incautar o potencialmente comenzar a construir en sus propiedades, lo cual muestra un gran aumento en comparación con las 27 demandas presentadas en 2019, según el Proyecto de Derechos Civiles de Texas.

Richard Drawe, de 70 años y propietario de terrenos ubicados en el área cercana a Progreso, Texas, cedió voluntariamente su tierra para evitar enfrentar al gobierno en la corte, al admitir que la administración eventualmente podría usar su autoridad de dominio para tomar la propiedad de todos modos.

Hace un año, el muro solo era visto como un proyecto lejano. Pero ahora las estructuras de acero se extienden más allá de su casa, apartándolo a él y a su esposa de las puestas de sol y las espátulas rosadas que les encantaba ver.

“Estoy acostumbrado a vivir al aire libre, sin vallas, haciendo lo que quiero”, dijo Drawe. “No quiero ver un maldito muro cada vez que abra la puerta”.

Pero aunque Drawe, quien votó por Trump a principios de este mes, no quiere que el muro fronterizo pase por su propiedad, está de acuerdo en que ayudará a los agentes de la Patrulla Fronteriza a frenar la migración ilegal.

Brian Hastings, jefe de Aduanas y Protección Fronteriza del sector del Valle del Río Grande, dijo que el muro le ha dado más flexibilidad a la agencia para ubicar estratégicamente a los agentes en las zonas que carecen de barreras o tecnología de vigilancia.

“Sin duda, veremos los beneficios cuando este sistema de muro esté ubicado en su lugar”, dijo Hastings en una entrevista. “Nos permite responder más rápido”.

Aunque otras personas parecen haberse resignado a vivir a la sombra del muro, Karen Hasselbach, que vive en otro tramo de la frontera en Arizona cerca del río San Pedro, ve las cosas de manera distinta.

Dijo que los equipos de trabajo destruyeron la soledad que buscaba cuando se mudó de Maine a la frontera hace 23 años. Ahora, Hasselbach observa el muro desde su patio delantero.

Hasselbach dijo que había comenzado a comparar el muro fronterizo, que desprecia, con el trabajo de Christo, el artista conceptual de Bulgaria que fue muy popular por desarrollar proyectos ambientales a gran escala.

Trato de verlo como una instalación artística temporal”, dijo Hasselbach, de 69 años, quien es propietaria de una tienda de segunda mano en la ciudad de Palominas. “Mi esperanza es que lo derriben”.

© The New York Times 2020

Biden presenta a quienes integrarán su gabinete: ‘EE.UU. está de vuelta’

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, aseguró este martes 24 de noviembre del 2020 que «Estados Unidos está de vuelta», al confirmar la nominación de figuras claves de su equipo de trabajo que, destacó, está «listo para liderar el mundo».

En una comparecencia ante los periodistas, Biden presentó sus elegidos para integrar el gabinete que lo acompañará a partir del próximo 20 de enero, entre ellos Antony Blinken como futuro secretario de Estado y el cubano-estadounidense Alejandro Mayorkas al frente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés).

«Es un equipo que refleja el hecho de que Estados Unidos está de vuelta. Listo para liderar el mundo, no para retirarse de él. Listo para enfrentar a nuestros adversarios, no para rechazar a nuestros aliados.

Y listo para defender nuestros valores», sentenció Biden, cuyo triunfo en las elecciones del 3 de noviembre fue certificado este lunes 23 de noviembre por la agencia federal Administración General de Servicios (GSA, en inglés), lo que allana el camino para la transición de Gobierno.

Para el líder demócrata, su equipo reúne «experiencia y liderazgo» y anticipó que dará ejemplo. «Vamos a tener a la primera mujer al frente de la comunidad de inteligencia, al primer latino e inmigrante en dirigir el Departamento de Seguridad Nacional, y a una diplomática innovadora en las Naciones Unidas», agregó.

Se refirió así a Avril Haines, de 51 años, a quien ha seleccionado como directora de Inteligencia Nacional y quien se convertirá, de ser confirmada por el Senado, en la primera mujer en dirigir dicha entidad, y a la veterana diplomática Linda Thomas-Greenfield, designada como embajadora de EE.UU. ante la ONU.

Al referirse a Mayorkas, quien liderará el Departamento de Seguridad Nacional, que abarca áreas como la seguridad fronteriza y la inmigración, confió en que juegue un «papel fundamental» en la reparación del «sistema de migración roto» que tiene Estados Unidos.

«Estoy orgulloso de que por primera vez el Departamento recaiga en un inmigrante, un latino, que sabe que somos una nación de leyes y valores», añadió Biden.

Confió igualmente en que Blinken «reconstruirá la moral y la confianza en el Departamento de Estado» y celebró que el país tendrá «un líder climático a tiempo completo», en alusión al nombramiento del exsecretario de Estado John Kerry como el enviado presidencial para el Clima. También resaltó la elección de Jake Sullivan como su asesor de Seguridad Nacional, y dijo que él entiende su visión «de que la seguridad económica es la seguridad nacional».

«Espero que estos nominados reciban una pronta audiencia», afirmó Biden dirigiéndose al Senado, y se declaró complacido de haber recibido la confirmación de la GSA para «llevar a cabo una transición de poder pacífica y sin problemas». 

Fuente: El Ciomercio

Cómo reaccionaron los hombres más ricos de EE.UU. ante la victoria de Joe Biden

Las elecciones en Estados Unidos coparon todos los titulares la semana pasada por la ajustada contienda en la que se tuvo que esperar varios días de conteo para saber quién era el ganador entre el presidente Donald Trump y Joe Biden.

El sábado se conoció que Biden había alcanzado, según las proyecciones, los votos electorales necesarios para ser visto como el ganador, aunque aún la declaración oficial de los estados será en la primera quincena de diciembre.

Mandatarios, políticos, artistas y más personas famosas empezaron a felicitar a Biden desde ese día, incluyendo a dos de las personas con más dinero del mundo, los estadounidenses Jeff Bezos y Bill Gates.

Bezos, quien tiene una fortuna valorada en 193 mil millones de dólares -según Forbes-, envió un mensaje positivo para Biden y su candidata a vicepresidente, Kamala Harris, quien será la primera mujer en el cargo.

“La unidad, la empatía y la decencia no son características de una época pasada. Felicitaciones al presidente electo @JoeBiden y a la vicepresidenta electa @KamalaHarris. Al votar en cifras récord, el pueblo estadounidense volvió a demostrar que nuestra democracia es fuerte”, dijo Bezos, conocido por ser el dueño de Amazon, en sus redes.

Mientras, el tercer hombre más rico del mundo (segundo de EE. UU.), Bill Gates -tiene una fortuna valorada en 118 mil millones de dólares, aprovechó para felicitarlo y agradeció a las personas que trabajaron para alcanzar un récord de participación en estos comicios.

Gates, fundador de Microsoft, también dijo que le gustaría trabajar con la nueva administración y el Congreso para obtener una solución frente a la pandemia de coronavirus que afecta al mundo y en especial a Estados Unidos, el país con más casos y más muertes.

Se prevé que la relación de ambos sea más amena con la nueva administración, ya que no tuvieron buena comunicación con la de Trump, especialmente Bezos, quien varias veces fue criticado por el aún presidente por ser accionista del diario The Washington Post, que ha sido crítico con varias de sus decisiones.

En tanto, Gates ha sido blanco de varias teorías de conspiración en medio de la pandemia por su trabajo en promover las vacunas en general, algo en lo que lleva décadas, sobre todo de grupos que suelen apoyar a Trump.

Trump vuelve a jugar al golf y sigue sin reconocer la derrota

El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, regresó este domingo 8 de noviembre del 2020 a su club de golf privado de Sterling (Virginia) y siguió sin reconocer la derrota en las elecciones del 3 noviembre, en las que se impuso el candidato demócrata, el ya mandatario electo Joe Biden.

Horas después de que Biden ofreciese su discurso de triunfo este sábado desde Wilmington (Delaware), Trump evitaba todavía pronunciarse al respecto.

Biden, quien fue exvicepresidente entre 2009 y 2017 con el entonces mandatario Barack Obama, se presentó en ese discurso como el líder conciliador que buscará acabar con la polarización en el país.

Previamente, Trump, que también pasó el sábado la jornada practicando su deporte favorito en su club privado a las afueras de Washington, había insistido en que las elecciones estaban «lejos de haber finalizado» y prometía una ofensiva legal ante sus denuncias, sin evidencias, de fraude electoral.

Históricamente, una vez que los medios de comunicación proyectan el resultado definitivo, al cabo de unas horas el derrotado suele llamar al candidato victorioso para felicitarle.

No obstante, parece que Trump, quien se ha caracterizado por no seguir las tradiciones políticas de Washington, no tiene previsto reconocer la derrota en el corto plazo.

Más allá de los cruces de acusaciones, las ciudades donde hay una mayoría demócrata, como Washington, Nueva York o San Francisco se convirtieron el sábado en toda una fiesta, con ríos de gente inundando sus calles y gritando «Trump, estás despedido», la mítica frase que el magnate pronunciaba en el programa televisivo ‘The Apprentice’.

La proyección del triunfo de Biden llegó después de casi cuatro días de agónica espera, mientras los estados contaban el récord de papeletas enviadas por correo en las elecciones con más participación de la historia del país.

Fuente: EFE

Trump busca ayuda por la vía legal: ‘Nunca dejaré de luchar’ por la reelección

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se aferró este viernes 6 de noviembre de 2020 a la vía legal para lograr la reelección a medida que se reducían sus opciones de ganar, y volvió a cuestionar sin pruebas «la integridad de todo el proceso electoral» en su país.

«Seguiremos en este proceso a través de todos los aspectos de la ley, para garantizar que el pueblo estadounidense tiene confianza en el Gobierno. Nunca dejaré de luchar por ustedes y por nuestro país», dijo Trump en un comunicado distribuido por su campaña.

Hasta este jueves, la campaña de Trump insistía en que el presidente tenía todavía opciones de reelección a través del escrutinio en los estados clave donde todo está ajustado, pero el comunicado del mandatario pareció confirmar que ya han abandonado esa idea.

Horas después de que el candidato demócrata Joe Biden arrebatara a Trump la ventaja en Pensilvania y Georgia, dos estados clave que el presidente necesita imperiosamente para ganar, su declaración se centró solo en la batalla legal y en sus acusaciones sin pruebas de fraude.

​»Creemos que el pueblo estadounidense merece tener una transparencia completa sobre todo el conteo de votos y la certificación de las elecciones, y esto ya no se trata solo sobre unas elecciones en concreto. Esto se trata de la integridad de todo el proceso electoral», afirmó Trump.

El presidente volvía así a cuestionar la integridad del proceso electoral sin aportar ninguna prueba, e insistía de nuevo en que «deben contarse todas las papeletas legales y ninguna ilegal». El mandatario ha cuestionado, de nuevo sin pruebas, la legitimidad de todo el sistema de voto por correo, que han utilizado un récord de 65 millones de estadounidenses en estas elecciones, y las normas establecidas por varios estados clave para contar esas papeletas.

La campaña de Trump ha presentado demandas para desafiar el escrutinio en Pensilvania y otros estados clave, Nevada, Michigan y Georgia, aunque en los dos últimos territorios los tribunales han desestimado sus querellas; mientras que en Wisconsin, el equipo del presidente ha pedido un recuento de los votos.

Las autoridades de Georgia adelantaron este viernes que habrá un recuento en el estado debido a lo ajustado del resultado en el estado, donde no se espera que se sepa un ganador definitivo al menos hasta finales de este mes.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump sale después de hablar sobre los resultados de las elecciones presidenciales en la sala de prensa Brady de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos.

Fuente: El Comercio

feature image