Así pasa sus días en prisión ‘la Madame’, el terror de la prostitución

La mayor proxeneta de Cartagena. Ese era el rango que las autoridades le otorgaban a Liliana del Carmen Campos Puello, quien pasó a ser conocida como ‘la Madame’.

Era una de las cabezas de una red de prostitución en la que también participaron su padre y su esposo, junto a quienes esclavizó sexualmente a decenas de mujeres, muchas de las cuales aparecían en catálogos que eran ofrecidos a turistas locales y extranjeros.

16 años antes de ser capturada en Colombia, ‘la Madame’ fue condenada en una Corte Federal de Nueva York, Estados Unidos, por los cargos de confabulación para la distribución de heroína.

Tras cumplir su pena y ser deportada a Colombia, esta mujer empezó a construir un imperio de prostitución que se derrumbó el 29 de julio de 2018, gracias a la operación ‘Vesta’.

En ese procedimiento, que tomó el nombre de la diosa griega protectora del hogar, se hicieron 13 allanamientos y fueron capturadas 18 personas, incluyendo a Liliana Campos Puello.

‘La Madame’ está recluida en una cárcel de Ibagué, Colombia, desde el 2019. Foto: archivo / Diario El Tiempo de Colombia

Según estableció EL TIEMPO en esos días, desde un lujoso apartamento en el exclusivo sector de Bocagrande, ‘la Madame’ manejaba un millonario negocio de servicios sexuales con mujeres, que no solo se quedó en fiestas en yates, hoteles, casas lujosas y playas de Cartagena, sino que extendió sus tentáculos de explotación sexual a escenarios internacionales como Panamá, México, Miami y las Bahamas.

Rindiendo pena

Durante los primeros meses del proceso, ‘la Madame’ estuvo recluida en la cárcel para mujeres de San Diego en Cartagena, donde despertó una polémica en la celebración de las fiestas de la Virgen de las Mercedes, patrona de los reclusos.

La proxeneta no solo se convirtió en la chaperona y asesora de las candidatas al reinado del penal, sino que además posó para fotos con varios invitados y pasó a la tarima a bailar.

El 23 de diciembre del año pasado, ‘la Madame’ fue traslada a la cárcel de La Picaleña, en Ibagué.

EL TIEMPO pudo confirmar que está en el Pabellón 25, donde en marzo de este año comenzó a redimir parte de su condena de 98 meses de cárcel haciendo actividades con telares y tejidos.

feature image