Pruebas covid-19 halladas en un laboratorio privado de Quito son investigadas

La Fiscalía investiga el origen y destino de las 154 800 pruebas rápidas para detección de covid-19 que fueron halladas en un laboratorio privado en Quito.

Un día después de la incautación, este miércoles 3 de febrero del 2021, la Fiscalía señaló que los test no cuentan con registro sanitario.​El establecimiento tampoco tiene permisos de funcionamiento, ni RUC «y no cumple con las condiciones adecuadas de almacenamiento para dichas pruebas».

Además, la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa) no halló registros con esa dirección que validen la importación de los test.

A través de un comunicado oficial, la Fiscalía dijo que el laboratorio, que funciona en Quito y en donde se almacenaban los insumos, es propiedad de la familia del esposo de María Sol L., exfuncionaria del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y quien recuperó la libertad el 2 de diciembre del 2020, tras ser declarada inocente en uno de los cinco procesos penales en su contra.

En tres juicios ya cumplió sus condenas y en el cuarto expediente, por ocho años de cárcel, la sentencia no se ha ejecutado pues el caso está en la Corte Nacional, en donde se solicitó una casación.

La Arcsa determinó que la falta de registro sanitario en los envases de las pruebas facilitaría la importación y comercialización. La Fiscalía fijó el material en una cadena de custodia.

El Comercio

feature image