Niño de nueve años conducía un vehículo acompañado de su madre y un bebé

La Policía del pueblo playero de Sitges en Barcelona (España) atendió una inusual situación el jueves 7 de enero del 2021.

Un niño de nueve años conducía un auto. Según el diario El Mundo de España, agentes de Policía que hacían un patrullaje rutinario el jueves 7 de enero de 2021 detuvieron el vehículo porque les llamó la atención que el conductor era muy pequeño y casi no se lo veía.

Se trataba de un menor de edad que estaba acompañado de su madre que se encontraba en el asiento del copiloto. Además, en el vehículo estaba el hermano del niño conductor, un bebé de tres meses que se encontraba en su silla en el asiento posterior.

La progenitora dijo que permitió que su hijo condujera el auto en la urbanización porque había poca gente en el lugar. Los agentes colocaron una denuncia en contra de la madre por tratarse de un delito contra la seguridad vial que será investigado. Por el momento, el pequeño conductor deberá esperar a tener la mayoría de edad para obtener su licencia.

El Comercio

La foto de una hija y su madre antes de morir por covid-19

Maria Rico, de 76 años, de Leicestershire, Inglaterra, se quitó la mascarilla de oxígeno para hablar con sus dos hijas por última vez, a pesar de saber que esto aceleraría su muerte.

Anabel Sharma vio a su madre morir junto a ella en el hospital después de que ambas se contagiaron de covid-19, y ahora le suplica a la gente que tome precauciones con el coronavirus.

Sharma describió el momento como «desgarrador»,pero dijo que se alegraba de que su madre no muriera sola.

Ahora publicó la última fotografía de su madre antes de morir para crear conciencia sobre el virus.

«Consuelo»

Sharma dijo que su madre había muerto aproximadamente media hora después de que se quitó la mascarilla.

«Mi mamá pidió que le quitaran la mascarilla y ellos dijeron: ‘una vez que te la quitemos, se acabará todo. No tendrás mucho tiempo’.

«Ella dijo: ‘sí, lo sé, pero ya tuve suficiente'», declaró Sharma, de 49 años.

«Tuvimos unos cinco minutos con ella mientras pudo hablar, luego perdió el conocimiento».

«Nos dijo que no tenía miedo de morir, que estaba lista. Me dijo que tenía que luchar mucho porque tenía a mis hijos en casa».

Anabel y Maria
Maria Rico vivía con su hija, yerno y tres nietos.

A su hermana, Susana, también se le permitió estar presente mientras usaba equipo de protección personal.

«Le sostuvimos la mano hasta su último aliento», agregó.

«Me reconforta saber que pudimos estar con ella y sé que también trajo consuelo a mi madre».

Rico vivía en la misma casa que Sharma, su esposo y sus tres hijos, Noah, 10, Isaac, 12 y Jacob, 22.

Sharma indicó que creía que uno de sus hijos contrajo el coronavirus en la escuela y luego «arrasó» a la familia a una velocidad «aterradora».

«Le pediría a la gente que siga todas las precauciones y piense en los demás», dijo.

Maria con hija y nietos
El coronavirus se propagó en toda la familia y todos en la casa dieron positivo.

Sharma y su madre fueron admitidas en el hospital Leicester Royal Infirmary el mismo día de octubre y Rico murió el 1 de noviembre.

Su funeral fue transmitido en vivo a Sharma, quien todavía estaba en el hospital.

«Ella estaba muy consciente de lo que iba a suceder y sabía que no se iba a recuperar y ya había tenido suficiente tratamiento», explicó Sharma, quien continúa recibiendo tratamiento con oxígeno en casa porque sus pulmones quedaron dañados por el virus.

Describió a su madre como una «abuela increíble» y «muy, muy tenaz».

BBC

Una madre es investigada por el envenenamiento de su bebé

El caso ha causado dolor en los familiares y consternación entre los cuencanos. Una madre es investigada por tentativa de asesinato después de que –por cuarta ocasión- intentara acabar con la vida de su hijo de un mes y 15 días de nacido, aseguran investigadores de la Fiscalía. 

La denuncia fue presentada en la Fiscalía de Azuay, el 27 de noviembre del 2020, por parte de la abuela materna, un día después de que una vecina hubiera encontrado a la madre inyectando una sustancia desconocida al bebé, quien no paraba de llorar.

Casi signos vitales, el recién nacido fue trasladado al Hospital Vicente Corral Moscoso, donde su estado de salud sigue siendo crítico y su pronóstico es reservado. Según el Fiscal, Leonardo Amoroso, se trataría de un veneno, pero aún no se establece el tipo de sustancia.

Tras la denuncia, la fiscal de Flagrancia, Rocío Polo, quien está a cargo del caso, llegó a la vivienda de la madre y entre las pruebas encontró una jeringa debajo de la almohada. El informe médico halló que esa inyección tenía el mismo olor que emanaba desde la boca del bebé.

Asimismo, dentro de las investigaciones que realiza la Fiscalía y la Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) encontraron que era la cuarta vez que el niño estuvo es riego de morir. A los días de nacido fue encontrado –por un tío de 14 años- metido en una tina de agua.

En otra ocasión, la vecina que ayudó a la madre en el parto y que la encontró aplicándole la inyección, localizó al niño envuelto totalmente en una cobija y una almohada aplastando su cara. Otro día el menor presentó sus ojos hinchados y no se sabe qué ocurrió.

Estos y otros elementos sirvieron para que la fiscal Polo solicite la prisión preventiva por 90 días y ese pedido fue acogido por el Juez. El proceso se abrió por tentativa de asesinato. La mujer cumple prisión en el Centro de Rehabilitación Social Turi, de la capital azuaya. Asimismo, el Juez dispuso medidas de protección para el recién nacido, los otros hijos (menores de edad) de la investigada y para la abuela materna.

La Dinapen está a cargo de los menores. El Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece prisión de entre 22 y 26 años por tentativa de asesinato.

Fuente: El Comercio

feature image