España pone fin al uso obligatorio de la mascarilla en dos días

Imagen referencial. España alcanzó ya a la mitad de la población vacunada con al menos una dosis y se han superado los 15 millones de inmunizados con la pauta completa. Foto: Freepik

Los españoles podrán estar al aire libre sin mascarillas desde este sábado 26 de junio de 2021, aunque tendrán que usarla si no se puede mantener la distancia de seguridad, y también en el interior, según aprobó este jueves 24 de junio el Gobierno.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, justificó la medida por el avance de la vacunación y por la recomendación de los expertos. “Una medida que nos acerca a la normalidad, con prudencia“, dijo.

No obstante, las personas tendrán que llevarla a mano, ya que sigue siendo obligatorio su uso en el transporte público, en lugares cerrados y en el exterior, si hay aglomeraciones y no se puede guardar una distancia de 1,5 metros.

Por otra parte, los estadios volverán a la normalidad al comienzo de la liga de fútbol y de la ACB de baloncesto y podrán recibir la misma afluencia de público que tenían antes de la pandemia, según anunció Darias, aunque con mascarillas si no se puede mantener la distancia en el exterior o si es en el interior.

Además, se aspira a flexibilizar las limitaciones vigentes en el acceso a edificios de los aeropuertos, hasta ahora solo permitido a personas con billete, personal trabajador, fuerzas y cuerpos de seguridad y trabajadores de inspección.
España tiene en estos momentos una incidencia acumulada de 92 casos por cada 100 000 habitantes, una cifra que no se movió en los últimos días.

Y respecto a la vacunación, alcanzó ya a la mitad de la población vacunada con al menos una dosis y se han superado los 15 millones de inmunizados con la pauta completa.

Fuente: El Comercio

OMS desaconsejó el uso de las mascarillas con válvulas

Desde la llegada del COVID-19, el mundo de la ciencia estableció que la única forma de prevenir la enfermedad, sin una cura efectiva, era con una serie de medidas preventivas, entre ellas el uso del tapabocas. Hoy a casi un año de una nueva normalidad, su uso es una obviedad.

De hecho, el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Robert Redfield, al testificar ante un subcomité del Senado de Estados Unidos, sugirió que las mascarillas pueden ser incluso más efectivas que una vacuna para limitar la propagación del COVID-19: “Son la herramienta de salud pública más importante y poderosa que tenemos”.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió nuevas recomendaciones sobre el uso de mascarillas protectoras durante la pandemia de COVID-19, que entre otras cosas desaconsejan el uso de aquellas que tienen válvulas, tanto entre el personal sanitario como en la población general.

También se recomienda el uso en todo momento de mascarillas médicas en cuidadores y otras personas que comparten espacio con pacientes de COVID-19 sospechosos o confirmados

En estas mascarillas, insiste la OMS, no son recomendables las válvulas, ya que anulan la filtración y por ello “son inservibles para el control”.

En la nueva guía de recomendaciones se subraya que el usuario de ese tipo de mascarillas podría exhalar aire no lo suficientemente filtrado.

Por otro lado, la OMS sigue recomendando a todo el personal sanitario el uso de mascarillas médicas (las habituales en quirófanos, por ejemplo) en zonas con menor riesgo de contagio aéreo (por aerosoles) y las de mayor protección (N95, FFP2, FFP3) en zonas de mayor riesgo, por ejemplo áreas de atención a pacientes con COVID-19

Para el público general, en zonas de transmisión comunitaria del coronavirus, la OMS recomienda el uso de mascarillas no médicas, es decir, los tapabocas en zonas interiores tales como tiendas, oficinas o escuelas, si no se puede garantizar una distancia física de al menos un metro entre los presentes.

Se recomiendan los tapabocas en zonas interiores tales como tiendas, oficinas o escuelas, si no se puede garantizar una distancia física de al menos un metro entre los presentes

Las mascarillas médicas son principalmente recomendadas para grupos de riesgo tales como ancianos y personas con enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, diabetes o problemas cardiovasculares, en contextos donde no puede garantizarse la distancia física de al menos un metro.

También se recomienda el uso en todo momento de mascarillas médicas en cuidadores y otras personas que comparten espacio con pacientes de COVID-19 sospechosos o confirmados.

Los niños y la mascarilla

En los niños de más de 12 años se aplicarán las mismas recomendaciones que en los adultos, concluye la OMS

La OMS no recomienda el uso de mascarillas en niños menores de cinco años, en pos de la seguridad y el interés general del niño y dada su incapacidad de utilizar adecuadamente una mascarilla con una asistencia mínima.

Para los niños entre 6 y 11 años, la OMS y el UNICEF recomiendan que la decisión de utilizar mascarillas en base en los siguientes factores:

-Si hay transmisión generalizada en el área donde reside el niño

-La capacidad del niño para utilizar la mascarilla de forma segura y adecuada

-El acceso a las mascarillas, así como su lavado y cambio en determinados lugares

-La supervisión adecuada de un adulto y las instrucciones para el niño sobre cómo ponerse, quitarse y llevar puesta la mascarilla de forma segura

-Las posibles repercusiones de llevar puesta una mascarilla sobre el aprendizaje y el desarrollo psicosocial, en consulta con el personal docente, los padres o cuidadores y los proveedores de servicios médicos

-Los entornos e interacciones específicos del niño con otras personas que corren un alto riesgo de sufrir una manifestación grave de la enfermedad, como las personas mayores y las que tienen otras afecciones de salud subyacentes.

Mientras que en los niños de más de 12 años se aplicarán las mismas recomendaciones que en los adultos, concluye la OMS.

Sobre las mascarillas de tela, la organización recomienda que estén elaboradas con tres capas: una exterior impermeable, una interior que permita el paso de la humedad, y una intermedia filtrante.

Fuente: Infobae

Covid-19: llevar la mascarilla a medias es peligroso

Usar la mascarilla es es fundamental para evitar la propagación del covid-19, ya que esta evita que haya una transmisión de gotitas y aerosoles que se generan cuando una persona respira, habla, tose o estornuda.

Por estas razones, y porque la nariz es la vía principal de entrada del virus, llevarla a medias puede exponernos a contraer la enfermedad, se indica en una publicación del sitio web Xataka Ciencia.

Punto de entrada clave

Un equipo internacional de investigadores identificó, en abril pasado, que la nariz es un punto de entrada clave para el SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19. La investigación se publicó en la revista Nature Medicine y en esta de explica que las células nasales, en particular, poseen altos niveles de las proteínas a las que se adhiere el SARS-CoV-2 para entrar al cuerpo. Las proteínas se denominan ACE2 y TMPRSS2.

Los científicos analizaron muestras de tejido de donantes que incluían células de pulmón, ojo, nariz, intestino, corazón, riñón e hígado, con el propósito de rastrear las rutas de las proteínas para el virus.

Waradon Sungnak, inmunólogo del Instituto Wellcome Sanger y autor principal del estudio, detalló que los investigadores examinaron las células de la nariz como una ocurrencia tardía y no anticiparon que fueran tan importantes.

Tras evidenciarse que la nariz es una vía principal para contraer el virus, el colocarse correctamente la mascarilla se vuelve un asunto fundamental actualmente, cuando se busca frenar los contagios de coronavirus en todo el mundo.

En la revista Cell se publicó otro estudio en el que también se destaca la importancia de proteger la nariz. Un equipo rastreó cómo el coronavirus ingresó a los pulmones y dónde estaba el sitio inicial de infección.

Los científicos mapearon los receptores de superficie en las vías respiratorias para identificar qué áreas contenían la mayoría de las proteínas ACE2. Lograron evidenciar que las concentraciones más altas de estas proteínas se están en la nariz, en lugar de en los pulmones profundos como se había mencionado. Después de exponer muestras de tejido al SARS-CoV-2, el equipo determinó que la nariz era el punto de infección más fértil de todo el sistema respiratorio. 

AFP

feature image