El 89% de docentes de matemáticas no llega a 7/10 en Ecuador

La comprensión de materias que requieren mayor atención, como Matemáticas, Física, Química o Biología, ha disminuido en la actual pandemia, por falta de herramientas y capacitación docente en el magisterio fiscal.

La clase comienza a las siete en punto, con la premisa de que a la primera hora los alumnos se distraen menos y prestan más atención. No funciona. La mañana de ese miércoles, 9 de junio, de los 50 chicos solo 36 se conectaron.

Ojos de letargo y sin desayunar. Con desgano abren el libro de Matemáticas mientras el profesor toma lista. Enseguida le da ‘play’ a un video que ha preparado para explicar el tema del día: ‘Valor numérico de una expresión algebraica’.

Y mientras corre el video, los primeros mensajes caen, uno tras otro, en el chat del grupo de estudiantes de décimo año de ese colegio fiscal de Guayaquil.

– Alguien entiende?

– Eso es muy confuso.

– tlj (te lo juro) que no entiendo nd (nada).

– x (Por) 2.

Por interno, también llegan algunas súplicas y favores.

– Oe, ya hiciste el ejercicio que dijo el profe?

– Lo toy haciendo, ta difícil.

– No importa, t espero.

La clase avanza y solo unos cuantos estudiantes presentan el ejercicio terminado al profesor. Algunos piden más tiempo y otros se disculpan porque “el Zoom” los botó, “se cayó el internet” o “se fue la luz”.

Con la educación virtual, la comprensión de las matemáticas –complicada para muchos estudiantes desde antes del COVID-19– empeoró en la actual pandemia que vive el país.

Así coinciden maestros, rectores y dirigentes del sector educativo al advertir los vacíos con los que llegan los alumnos al bachillerato, donde sus débiles bases les impiden aprobar los exámenes para alcanzar un cupo en la universidad.

Las evaluaciones lo confirman. En las pruebas PISA-D 2018 (Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes para el Desarrollo) los alumnos ecuatorianos se ubicaron en los niveles 1 y 2, con 377 puntos de 669 y seis niveles. En las pruebas Ser Bachiller, el 71,26 % obtuvo notas bajas.

Estas calificaciones no son aisladas, se derivan del bajo nivel de formación que tienen los profesores de Matemáticas en el magisterio fiscal. En las evaluaciones docentes de nivel superior y bachillerato, el 89 % obtuvo menos de 7 sobre 10 en su desempeño. De 6.099 evaluados por las pruebas Ser Maestro en 2016, apenas el 11 % (691) calificó con ‘favorable’ y ‘excelente’: 10,8 % sacó de 7 a 9,4, mientras que solo el 0,50 % logró notas de más de 9,5.

La ministra María Brown Pérez no atendió una entrevista sobre este tema. Sin embargo, un informe del Ministerio de Educación, con fecha de mayo pasado, hace un diagnóstico de la situación. Ahí se revela, por ejemplo, que al 2020 el 19,8 % de los 167.000 docentes del magisterio fiscal no tiene formación en Ciencias de la Educación. Esto a pesar de sus títulos de tercer o cuarto nivel. En ese listado hay 6.121 que solo cuentan con el título de bachilleres y que dictan clases fiscales.

En general, la mayoría –señala el documento– “no cuenta con un nivel de conocimientos que aseguren el desarrollo favorable de las destrezas, habilidades y competencias por parte de los estudiantes”.

Las falencias de los educadores de Matemáticas se extienden, según el informe, a los de Física, Química y Biología. El 91 %, 64 % y 81 %, respectivamente, obtuvo menos de 7/10.

¿Por qué ocurre esto? Hilario Beltrán y Martha Córdova coinciden en que el problema radica en la falta de capacitación docente.

Para nosotros es imperativo que nuestro maestros den buenas clases, porque de eso depende que los padres digan ‘sigo en esta institución o me salgo de ella.Martha Córdova, presidenta de la Federación de Establecimientos Particulares Laicos (Fedepal).

Durante el año, agrega, se prepara a los maestros para usar aplicaciones y plataformas con las cuales puedan captar la atención y combatir las distracciones de la educación virtual.

“El maestro lo ha hecho muy lúdico, hay aplicaciones para enseñar matemáticas, pero eso, porque el maestro se preparó y porque los niños tienen en su casa un computador, pero ¿y si los niños fiscales no tienen esa herramienta? Esa es la brecha de aprendizaje que cada día se hace más grande”, explica.

Guayaquil, mayo 25 de 2021.- Problemas para estudiar en línea a chicos de Isla Trinitaria, Nigeria.. Foto Carlos Barros / El Universo.

A esto se suma, dice Beltrán, la desnutrición de al menos el 30 % de estudiantes, el hacinamiento en las aulas y el incumplimiento del Estado en asignar el 6 % del PIB a la educación, como dispone la Constitución. “Los gobiernos creen que la educación es un gasto, los países que han invertido en educación han logrado salir adelante”, afirma Hilario Beltrán, presidente de la Unión Nacional de Educadores (UNE).

Con él concuerda media docena de profesores fiscales de Matemáticas y Física, entre ellos Leopoldo Palacios. Él critica la injerencia de la política: “Los rectores, que ya se están despidiendo, porque llegaron a esos cargos por compromisos, han enviado a enseñar Matemáticas a docentes de ECA, de Música, discúlpeme, se tienen que tomar las cosas en serio”.

Palacios tiene a su cargo siete cursos de bachillerato en el colegio Juan Montalvo, a quienes imparte cuatro horas de Matemáticas por semana.

Son 28 horas, a eso súmele 5 horas de participación estudiantil a segundo de bachillerato, 6 horas en atención a padres, van 39 horas, el refuerzo académico, y además nos piden llenar formularios y matrices, ¿y la preparación de la clase? Ya es hora de que dejemos de ser parte administrativa.Leopoldo Palacios, docente

Sin tiempo y con estrés, él mismo -confiesa- es su psicólogo. “Me pongo frente a un espejo y me digo: ‘Te estás quedando calvo, pero sigues simpático’”. (I)

Nueve años sin capacitar a docentes de bachillerato que dictan materias claves para alumnos que rinden pruebas

En el 2012, hace nueve años, 2.463 profesores de bachillerato del magisterio fiscal recibieron capacitación en Matemáticas.

Desde entonces, según los registros del Ministerio de Educación, no se han realizado cursos para los docentes de la materia en este nivel, que comprende al alumnado que está próximo a terminar la secundaria y debe someterse a pruebas académicas para acceder a la universidad.

Ese mismo año también se capacitó a 1.586 maestros de Química, y 95 de Biología participaron de seminarios en 2014, 2015 y 2017. Los educadores de Física, según las cifras, no han sido formados desde 2010.

Hasta el 2012, que yo recuerde, hicieron una capacitación en Matemáticas, de ahí no hemos tenido una capacitación en esta materia. Tenemos la culpa los maestros por no habernos unido y exigido la capacitación.Hilario Beltrán, presidente de la Unión Nacional de Educadores (UNE) en Guayas.

En las estadísticas del Ministerio, 77.189 profesores se han inscrito o fueron admitidos en los cursos de formación profesional entre 2010 y 2018, y de ellos el 3,1 % han sido docentes de bachillerato. En los años 2016, 2019 y 2020 no se realizaron capacitaciones.

“Es necesaria la actualización de conocimientos en Matemáticas y Física. ¿Cuándo yo recibí la última capacitación?, hasta perdí la cuenta”, se queja Carlos Contreras, de 55 años y profesor de Matemáticas, quien laboró en el colegio Eloy Alfaro.

Guayaquil, mayo 25 de 2021.- Problemas para estudiar en línea a chicos de Isla Trinitaria, Nigeria.. Foto Carlos Barros / El Universo. Foto: El Universo

Su colega Leopoldo Palacios concuerda en que ha faltado actualización docente: “En el 99,99 % es imperativo que seamos capacitados desde el punto de vista científico-matemático, porque involucra todas la materias. Y no solo Matemáticas, sino Física, Química, Biología”.

Este maestro asegura que “de manera independiente” ha actualizado sus conocimientos y aprendido herramientas para enseñar mejor a sus alumnos. “He observado algunos acompañamientos, algún compañero que dice ‘mira me llegó este enlace’ o ‘vamos que van a hablar de Matemáticas’, pero eso no implica una capacitación”, comenta.

Hace unos quince años, afirma el dirigente Beltrán, la UNE tenía convenios con el Ministerio de Educación para capacitar a los profesores, proceso que se cumplía en las vacaciones en los regímenes de Costa y Sierra. “Cuando terminamos el año lectivo nos hacen trabajar, en marzo y abril, sin hacer nada”, indica Beltrán y afirma que los mismos docentes pagan sus estudios.

El Ministerio de Educación no atendió una entrevista, sin embargo, según el portal de contratación Sercop, el 26 de mayo se inició un proceso para elegir una entidad que capacite a 275 maestros de Matemáticas, Física, Química y Biología. Durante cuatro meses, señala el proceso, se dictarán 250 horas de formación profesional virtual a educadores del sur del país (Guayas, Los Ríos, El Oro, Santa Elena, Bolívar, Chimborazo, Cotopaxi, Cañar, Azogues y Loja). El curso está dirigido a docentes con nombramiento, con mayor carga horaria en estas materias y que hayan obtenido bajas calificaciones en sus evaluaciones. (I)

Plan de DASE, con inversión de $ 370.000, forma a 3.000 docentes y nivela a 600 estudiantes

En plena pandemia, resalta Jorge Acaiturri, titular de la Dirección de Acción Social y Educación, se capacitó a 300 rectores y 3.000 profesores en las asignaturas de Matemáticas y Lengua, en Guayaquil.

“El programa nació como presencial en 2020, pero migró a virtual por la pandemia”, indicó el funcionario al explicar que el Municipio ejecutó el proyecto a raíz de las bajas calificaciones que obtuvieron los educadores en las pruebas Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes para el Desarrollo (PISA-D) 2018.

Este es un estudio que evalúa los sistemas educativos de todo el mundo y examina los conocimientos y habilidades de los estudiantes de 15 años. “Reprobamos en Matemáticas y en Ciencias con muy malas calificaciones. Por eso hicimos el programa Maestro Ejemplar”, comentó Acaiturri al anunciar que este año se capacitará nuevamente a 300 rectores y 3.000 maestros, pero esta vez los rectores recibirán formación en administración de establecimientos educativos, para que “ante la crisis del COVID-19 sepan gestionar sus planteles para que no quiebren”.

La preparación a los educadores será en inglés, “en metodología de enseñanza online y en programación neurolingüística”. “Buscamos que ellos puedan tener herramientas para dictar sus clases online, porque el regreso a clases es opcional”, dijo el funcionario.

Cada capacitación, que ha sido dictada por universidades como la Católica de Santiago de Guayaquil, tiene un presupuesto referencial de $ 400.000, que tras la negociación se adjudicó por $ 370.000.

El Municipio también maneja un centro de nivelación académica en áreas como Matemáticas y Lengua, para los estudiantes de planteles fiscales, fiscomisionales y particulares.

Este centro atiende a unos 600 estudiantes que requieren igualar sus conocimientos o que padecen de problemas de atención.

“Ya tenemos 600, esperamos duplicar en el próximo semestre”, dijo Acaiturri al precisar que por la pandemia este centro fue concebido de forma online. “Pero ya nos encontramos buscando un espacio físico para la modalidad presencial”.

Esta nivelación se realiza a través de una plataforma virtual cuya creación representó $ 1.200 al año, costo al que se sumó unos $ 20.000 por la remuneración de los profesores. En este centro se utilizan los libros que distribuye el Municipio.

El presupuesto de la DASE para este año oscila entre $ 25 y $ 26 millones, precisó el director de la DASE y remarcó que ninguno de los proyectos o contrataciones que ha previsto esta unidad ha sido suspendido pese al anuncio de la alcaldesa Cynthia Viteri de recortar algunos planes no prioritarios. (I)

Fuente: El Universo

feature image