Muere una mujer por un inusual ataque de tiburón en el norte de Nueva Zelanda

Una mujer perdió la vida este jueves 7 de enero del 2021 en la playa de Waihi, en la homónima ciudad de la Isla Norte de Nueva Zelanda, a raíz del ataque de un tiburón, informa la Policía, un incidente poco común en las aguas del país oceánico.

Las autoridades indicaron en un comunicado que la víctima, que según los medios ronda los veinte años, pereció a raíz de las heridas causadas por un aparente ataque de escualo y tras ser atendida por el servicio de emergencia.

Los guardacostas han pedido a la población que se mantenga alejada del agua, mientras han iniciado un operativo, en el que han desplegado motos acuáticas y un helicóptero, para localizar al animal, informan los medios locales.

El departamento neozelandés de Conservación señala que, conforme a sus datos documentados, en los últimos 170 años solo habían sucedido anteriormente 13 ataques mortales de tiburón en el país.

El último incidente data de febrero de 2013, cuando un tiburón mató a un nadador en la playa de Muriwai, a más de 100 kilómetros al noroeste del actual ataque.

El Comercio

Mujer muerde la comida de su esposo todos los días por esta romántica razón

El amor puede demostrarse de muchísimas maneras: poemas, pequeños detalles, gestos afectivos y otras diversas prácticas que le hacen entender a tu pareja lo mucho que significa para ti. Pero después de varios años de matrimonio, estas muestras de afecto pueden transformarse en pequeños actos inusuales, como es el caso de una mujer que muerde la comida de su esposo a diario.

Si bien a simple vista morder la comida no guarda mucha relación con algo afectivo, esta pareja que lleva casada por más de 40 años sabe lo mucho que puede significar esta inusual práctica, representando mucho más que un simple almuerzo en una bolsa.

Una mujer muerde la comida de su esposo todos los días por esta romántica razón

Lo cierto es que cada vez que Tracy Howell le prepara la comida a su esposo Clifford para que lleve a su trabajo, esta le da una pequeña mordida, bien sea un sándwich, una hamburguesa o cualquier cosa que le empaque, de manera que él no se sienta solo mientras lo come ya que la mayoría de las veces ella no puede asistir a su sitio laboral para acompañarlo, según reseña el portal Mirror.

Para explicar mejor este curioso acto de parte de su mujer, ella hizo una publicación en Facebook, comentando por qué hacía esto.

Clifford and I have been married almost 41 years and I have made his lunch every working day since day 1. On occasion I…

Publicado por Tracy Howell en Martes, 1 de diciembre de 2020

Su publicación decía: «Clifford y yo llevamos casados casi 41 años y he preparado su almuerzo todos los días laborales desde el primer día». «En ocasiones me unía a él en el lugar de trabajo y almorzábamos. Una vez hizo el comentario de que la comida sabía mejor cuando lo compartías con alguien a quien amas”, dijo Tracy.

«Poco después de eso, mientras preparaba su sándwich una noche, le di un mordisco antes de guardarlo. Cuando llegó a casa (mucho antes de los teléfonos celulares) comentó que alguien le dio un mordisco a su sándwich. Le dije que como no podía acompañarlo a almorzar, le di un mordisco para que supiera que me uniría a él», escribió la mujer en la enternecedora publicación.

«Sigo haciendo esto con frecuencia (a menos que sea atún o queso con pimientos) y él todavía me dice, ‘Vi que me acompañaste a almorzar hoy y seguro que estuvo bueno»», culminó.

Mujer muerde la comida de su esposo

Desde entonces, la publicación de Tracy se ha vuelto viral, obteniendo más de 33,000 me gusta y ha sido compartida más de 100,000 veces gracias a la historia tan romántica que contó en Facebook.

Como era de esperarse, los comentarios también invadieron la publicación romántica de Tracy, y si bien habían algunos que fueron negativos en cuanto a compartir la misma comida y los riesgos de salud que esto pueda contraer, la mayoría de ellos fue en tono positivo, felicitándola por tan linda gesto, a pesar de lo inusual que era.

Una persona dijo: «puedo ver cómo tu amor se ha mantenido tan fuerte durante los 41 años de matrimonio. FELIZ ANIVERSARIO». Otro respondió: «es una hermosa historia de amor verdadero. Ciertamente tienes una gran esposa Clifford. Un hombre afortunado». Un tercero escribió: “esta será la mejor historia de amor que le podrán contar a sus hijos y nietos”.

Cada relación es diferente y cada pareja tiene su propia forma única de demostrarse que se aman; podría ser llenar el tanque de gasolina del auto cuando nota que se está agotando o llevar a casa un regalo para hacerle ver que estaba pensando en él o ella.

Y si bien para cada persona el amor se representa y se demuestra de diferentes maneras, para esta mujer y su esposo todo se basa en un simple sándwich relleno y una mordida que más allá de representar vacío, indica la presencia de su esposa aunque realmente ella no se encuentre con él.

Fotos de víctima de un ataque de ácido que la dejó ciega a modelo de pasarela

Masoumeh Ataei, una mujer iraní víctima de un ataque de ácido a manos de su antiguo suegro posa en la cama de su casa, en Parand, cerca de Teherán. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)

Hace 10 años Masoumeh Ataei, una mujer iraní de 37 años sufrió un ataque de ácido a manos de su suegro debido a que se iba a divorciar.

Sufrió quemaduras en la cara, el cuerpo y las manos y perdió la vista. Su vida se derrumbó, pero una década después vuelve a mostrarse esperanzada.

Lo más difícil durante todo este tiempo fue aceptarse a sí misma, ya que esta joven, que en el momento del ataque tenía un niño de dos años, decidió aislarse y rechazó relacionarse o tener pareja.

Ahora el mundo del modelaje le ha cambiado la vida.

Desde hace un tiempo se dedica a posar con trajes tradicionales iraníes, una práctica que la ha ayudado a normalizar su nuevo aspecto.

Esta industria no es reconocida en el país y los profesionales lo tienen complicado para dedicarse a ella.Los ataques con ácido todavía se siguen produciendo en Irán y más del 50% de las víctimas son mujeres.

Desde 2019 el Parlamento del país castiga con más dureza estos delitos y protege a las víctimas, pero aún queda un largo camino que recorrer.

La mujer iraní posa para una sesión de fotos como modelo. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Como consecuencia del ataque sufrió quemaduras graves en la cara, el cuerpo y las manos y perdió la vista. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS).
En el momento del ataque esta mujer tenía un hijo de dos años y sufrió una profunda depresión durante años, negándose a salir ni a tener una relación sentimental. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Hoy Masoumeh es una modelo conocida en el país, que se dedica a mostrar la belleza de los trajes tradicionales iraníes. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Para esta mujer desfilar es una forma de luchar contra la soledad y crear una vida independiente para ella. También convertirse en un referente para otras personas en su situación. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Masoumeh ya se ha sometido a 38 operaciones para reconstruir el rostro. Hace seis años estuvo 12 meses en Estados Unidos gracias a la ayuda de un benefactor para someterse a varias cirugías. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Su recuperación todavía está en curso. Está recibiendo tratamiento en la piel de la cara y se le realizarán nuevas cirugías oculares para que recobre la vista. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Masoumeh ahora tiene 37 años y sufrió el ataque de ácido hace una década. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
Fue su suegro el que la atacó con ácido tras conocer que se quería divorciar. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)
La mujer iraní posa para una sesión de fotos como modelo. (Majid Asgaripour/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS)

Tres jóvenes atacaron y grabaron a una mujer de 40 años en el norte de Quito

Un repudiable hecho sucedió el pasado viernes 23 de octubre en el sector de la La Pradera, norte de Quito. Una mujer de 40 años se dirigía a su trabajo y fue abordada por tres jóvenes que tenían aproximadamente 22 años, quienes la atacaron y grabaron.

Un familiar de la mujer relató lo sucedido en redes sociales, y contó lo que estos tres hombres que estaban cubiertos con mascarilla la hicieron.

Mencionó que la tomaron del cabello y la golpearon en la frente, mientras dos de estos jóvenes la sostenían. Le levantaron la blusa y le cortaron su brasier con un estilete. Mientras le tocaban sus pechos, el tercero grababa con su celular.

Su familiar calificó a este hecho como un ‘ataque extraño’ y que para la Policía también tiene características insólitas. La familia presume que se pudo tratar de una apuesta o un reto debido a la forma de actuar de los jóvenes.

«Ya está con esto tenemos», fue lo último que escuchó la mujer una vez perpetrado el hecho y después los hombres se retiraron corriendo del lugar.

La Policía acudió a brindarle auxilio e hizo un barrido por la zona pero no logró encontrar a los hombres; Al momento se encuentran investigando. Sin embargo, por temor a represalias, la víctima no presentará denuncia.

Según la Policía, es la primera vez que se presenta un caso con esas características en la capital y hará un seguimiento para determinar las motivaciones.

Una mujer se habría curado del VIH sin tratamiento médico

Una mujer que se contagió de VIH en 1992 podría ser la primera persona que se cura del virus sin someterse a un arriesgado trasplante de médula ósea, o incluso sin tomar medicamentos, según informaron investigadores.

Los científicos también comunicaron que, en otras 63 personas que participaron en su estudio y que controlaron su infección sin medicamentos, al parecer el VIH se aisló en el cuerpo de tal manera que no podía reproducirse. El hallazgo sugirió que estas personas podrían haber logrado una “cura funcional”.

La investigación, publicada en la revista Nature, describe un nuevo mecanismo mediante el cual el cuerpo puede suprimir el VIH, y que hasta ahora podemos ver gracias a los avances en la genética.

El estudio también ofrece la esperanza de que un número reducido de personas infectadas que han tomado terapia antirretroviral durante muchos años también puedan suprimir el virus y dejar de tomar los medicamentos, que pueden tener efectos adversos en el cuerpo.

“El estudio sugiere que el tratamiento en sí mismo puede curar a las personas, lo cual va en contra de todo el dogma”, señaló Steve Deeks, experto en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) de la Universidad de California en San Francisco y uno de los autores del nuevo estudio.

La mujer es Loreen Willenberg, de 66 años, de California, quien ya es famosa entre los investigadores porque su cuerpo ha suprimido el virus durante décadas después de una infección comprobada.

Solo se ha declarado a otras dos personas curadas del VIH: a Timothy Brown de Palm Springs, California, y a Adam Castillejo de Londres. Ambos hombres se sometieron a agotadores trasplantes de médula ósea para curar el cáncer que los dejó con sistemas inmunitarios resistentes al virus.

Los trasplantes de médula ósea son demasiado riesgosos para ser una opción para la mayoría de las personas infectadas con VIH, pero la recuperación de estos pacientes despertó la esperanza de una cura.

En mayo, investigadores de Brasil informaron que una combinación de tratamientos para el VIH podría derivar en otra cura, pero otros expertos señalaron que era necesario hacer más pruebas para confirmar ese hallazgo.

“Creo que es un descubrimiento novedoso y relevante”, afirmó Sharon Lewin, directora del Instituto Peter Doherty de Infecciones e Inmunidad en Melbourne, Australia, acerca del nuevo estudio. “Por supuesto, el verdadero desafío consiste en cómo intervenir a fin de que esto sea relevante para los 37 millones de personas que viven con VIH”.

Incluso entre los virus, el VIH es particularmente astuto y difícil de erradicar. Se introduce en el genoma humano y engaña a la maquinaria de la célula para hacer copias. Por naturaleza, el VIH prefiere merodear al interior de los genes, los objetivos más activos de los copiadores de la célula.

En algunas personas, con el tiempo, el sistema inmunitario caza y atrapa a las células en las que el virus se ha introducido en el genoma, pero un análisis intensivo de los participantes de este estudio demostró que los genes virales podrían estar aislados en determinadas regiones del genoma que están “bloqueadas y cerradas”, donde no puede ocurrir la reproducción, dijo Xu Yu, autora principal del estudio e investigadora del Instituto Ragon de Boston.

Los participantes en la investigación fueron los llamados controladores de élite, el uno por ciento de las personas con VIH que pueden mantener el virus bajo control sin medicamentos antirretrovirales.

Es posible que algunas personas que toman terapia antirretroviral durante años también puedan alcanzar el mismo resultado, en especial si se someten a tratamientos que refuerzan el sistema inmunitario, especularon los investigadores.

“Este grupo único de individuos me proporcionó una especie de prueba de concepto de que, con la respuesta inmunitaria del huésped, es posible lograr lo que, en términos clínicos, es una cura en realidad”, dijo Deeks.

Los controladores de élite han sido estudiados de manera exhaustiva para obtener pistas de cómo controlar el VIH. Willenberg ha formado parte de esos estudios durante más de 15 años. Con excepción de una prueba hecha hace unos años que identificó una cantidad reducida de virus, los investigadores nunca lograron identificar el VIH en sus tejidos.

En el nuevo estudio, Yu y sus colegas analizaron 1500 millones de células sanguíneas de Willenberg y no encontraron rastro alguno del virus, a pesar de haber usado técnicas nuevas y sofisticadas que pueden señalar la ubicación del virus dentro del genoma.

Millones de células del estómago, el recto y los intestinos tampoco mostraron señales del virus.
“La paciente podría sumarse a la lista de lo que creo que es una cura, a la que se llegó por un camino muy diferente”, dijo Lewin.

Otros investigadores fueron más cautelosos. “Ciertamente es alentador, pero especulativo”, comentó Una O’Doherty, viróloga de la Universidad de Pensilvania. “Necesito más información antes de decir: ‘Vaya, está curada’”.

No obstante, O’Doherty, experta en los análisis de grandes cantidades de células, afirmó que en general estaba impresionada con los resultados.

Otras once personas del estudio, a quienes los investigadores llamaron controladores excepcionales, tienen el virus solo en una parte del genoma que es tan densa y lejana que la maquinaria de la célula no puede replicarla.

De acuerdo con hallazgos del equipo, algunas de las personas que reprimen el virus sin medicamentos no tienen anticuerpos detectables ni células inmunitarias que respondan rápidamente al VIH, pero sus sistemas inmunitarios llevan una memoria potente del virus.

Los poderosos linfocitos T, un componente del sistema inmunitario, eliminaron las células en las que los genes virales se habían alojado en partes más accesibles del genoma. Las células infectadas que quedaron retuvieron el virus en zonas remotas del genoma donde no podía ser copiado.

“En realidad es la única explicación para los hallazgos que tenemos”, dijo Bruce Walker, investigador del Instituto Ragon que ha estudiado a los controladores de élite durante 30 años.

Alrededor del diez por ciento de las personas que toman tratamientos antirretrovirales, en especial aquellas que comienzan a hacerlo poco después del contagio, también suprimen con éxito el virus incluso después de dejar de tomar los medicamentos. Los expertos sugirieron que es posible que esté sucediendo algo similar en esas personas.


*Copyright: 2020 The New York Times Company, Infobae

feature image