Si existió vida en Marte probablemente se refugió a kilómetros bajo la superficie

A pesar de la gran crisis sanitaria mundial causada por el coronavirus, este fatídico 2020 ha resultado ser un año estupendo para la investigación espacial centrada en Marte. Aprovechando la ventana de lanzamiento del pasado verano tres grandes proyectos despegaron rumbo al planeta rojo: Mars Hope (el sorprendente orbitador de Emiratos Árabes Unidos), la sonda china Tianwen-1 (que incluye orbitador, aterrizador y rover), y por supuesto, el nuevo rover Perseverance de NASA/JPL. De entre todos ellos, el todoterreno estadounidense es el más interesante puesto que aterrizará en el cráter Jezero con el objetivo de buscar firmas biológicas o biomarcadores que “requieran la influencia de la vida para haberse formado”.

Muy ligado a esta búsqueda de señales de vida en Marte, precisamente hoy se ha publicado un estudio científico que afirma que la región más indicada y favorable para encontrar estas firmas biológicas se encuentra varias millas por debajo de la superficie. El trabajo realizado por investigadores de la Universidad Rutgers-New Brunswick, en Estados Unidos, intenta responder a la cuestión que ellos denominan “la paradoja del Sol joven y débil”, una cuestión clave persistente en la ciencia de Marte.

¿En qué consiste esta paradoja?

Nuestro Sol es un enorme reactor de fusión nuclear que genera energía transformando hidrógeno en helio, iluminando y calentando gradualmente la superficie de los planetas de nuestro sistema solar. Hace unos cuatro mil millones de años, el sol era mucho más débil que ahora por lo que el clima de Marte debería ser muy frío, tanto que el agua de su superficie estaría congelada. Sin embargo, esa misma superficie repleta de lechos de antiguos ríos, lagos, cuencas y cañones nos muestra lo contrario. El artículo, publicado en la revista Science Advances, intenta resolver esta aparente contradicción entre el registro geológico que encontramos en la superficie de Marte y los modelos climáticos que señalan a un planeta demasiado frío. La solución que los investigadores ofrecen para esta contradicción es que Marte tuvo un alto calor geotérmico en el pasado, lo cual haría que la región más favorable para encontrar esas señales de vida sea bajo la superficie.

Las diferentes etapas por las que ha pasado Marte | Nasa/JPL
Las diferentes etapas por las que ha pasado Marte | Nasa/JPL

“En la Tierra, por ejemplo, el calor geotérmico forma lagos subglaciales bajo la capa helada de la Antártida Occidental, Groenlandia y el Ártico canadiense”, explica el profesor Lujendra Ojha, autor principal del estudio. “Un derretimiento similar explicaría la presencia de agua líquida en el frío y helado Marte hace 4 mil millones de años”.

Los modelos climáticos y simulaciones por ordenador señalan que, incluso si Marte hubiera tenido un clima algo más cálido en esa época, tras la desaparición de su campo magnético, la pérdida de su atmósfera y la posterior caída de las temperaturas globales, el agua líquida solo podría encontrarse a grandes profundidades. Por lo tanto, la vida, si alguna vez se originó en Marte, tuvo que haber seguido al agua líquida hasta profundidades progresivamente mayores. “El subsuelo puede representar el entorno habitable más longevo de Marte”, concluye Ojha.

“Hace tan solo unos meses, la sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea, descubrió varios depósitos de agua líquida bajo el hielo del polo sur de Marte”, nos recuerda Carlos Briones, astrobiólogo español del INTA-CSIC y autor del libro “¿Estamos solos?, en busca de otras vidas en el Cosmos”. Uno de los instrumentos a bordo de la sonda, el radar denominado MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding), reveló un depósito subterráneo en 2018 , enterrado a unos 1,5 km por debajo del hielo. Ahora, teniendo en cuenta más datos y analizándolos de forma diferente, se han descubierto tres nuevos estanques. El lago subterráneo más grande mide unos 20 x 30 km y está rodeado por varios depósitos más pequeños.

La década que estamos a punto de iniciar traerá un renovado impulso a la conquista espacial. Un buen número de países, nuevas agencias y potentes compañías privadas se han unido a esta carrera que en los próximos años nos llevará de vuelta a la Luna y, con un poco de suerte, iniciará los planes para el primer viaje tripulado a Marte… no sería mala idea ir dispuestos y preparados para a excavar.

feature image