Economía de Ecuador podría verse impactada por decisión de OPEP

Durante esta semana la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reúne para decidir un probable aumento en la producción de barriles de petróleo y esto provocaría diversos escenarios mundiales con incidencia en Ecuador, según expertos.

Uno de estos es que el West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI), que Ecuador lo toma de referencia, aumente o disminuya.

La OPEP y sus aliados, entre ellos Rusia, evaluarán este martes 1 de junio si reajustan su oferta petrolera en estos momentos, en los que divisan el probable regreso al mercado del crudo iraní bloqueado por las sanciones de Estados Unidos por el conflicto nuclear.

La alianza OPEP+, integrada por la OPEP y diez naciones productoras independientes, mantiene aún buena parte del gran recorte de la producción que puso en marcha en mayo del 2020 para compensar la caída de la demanda causada por la crisis del coronavirus. En los últimos meses ha ido abriendo los grifos de forma paulatina y el 27 de abril confirmó un plan para aumentar gradualmente sus suministros en 2,141 millones de barriles diarios de crudo hasta julio.

En caso de que aumente la producción, el precio del barril del petróleo ecuatoriano se reduce y por ende son menos ingresos para la economía, según Luis Calero, experto petrolero.

“Siempre tiene una incidencia especialmente en las finanzas públicas que están dependiendo del precio del petróleo”, menciona, y agrega que el Estado tendría que buscar alternativas para suplir ese ingreso que no tendría, en caso de darse esa situación.

Además, indica que se requiere de decisiones prudentes. “Las decisiones sensatas están en la línea de por lo menos estabilizar la producción en unos 500.000 barriles que no sigan cayendo, pero para estabilizar requieren del presupuesto para pagar a compañías prestadoras de servicios”, añade.

Hasta el pasado 13 de mayo, la empresa pública Petroecuador alcanzó una producción de 400.064 barriles equivalentes de petróleo por día, incluyendo al campo Amistad.

En tanto, si la OPEP decide reducir la producción, el posible efecto es el aumento de los combustibles en Ecuador, fijado a través del mecanismo de bandas.

Jorge Calderón, analista económico, cree que la repercusión en este escenario es un alza en costos de transportación y ajuste de tarifas.

“Entonces si tenemos un precio del crudo que va a aumentar, esas bandas se van ajustando hacia arriba. Por ende, los precios de combustibles en lo interno van a aumentar. A veces estos países que producen petróleo y en teoría ganan porque lo venden a un precio más alto al final rebota porque devuelven combustibles, le devuelven bienes producidos utilizando el combustible como costo de producción y entonces hay inflación en lo interno”, explica.

Calderón añade que también se vería un incremento en precios de los productos de primera necesidad, que a su juicio, no debería reflejarse.

“La economía ecuatoriana es de carácter especulativo, sube a lo que no tiene que subir. Se aprovechan y ahí entran los controles adecuados a través de intendencias, por ejemplo”, aconseja.

El analista económico asegura que, en ese caso, el Gobierno tendría que tomar decisiones como regresar al subsidio de combustibles, ajustar tarifas de transporte o eliminar el arancel a las partes y accesorios de vehículos.

Para Calderón, lo ideal sería la última opción. “Si es que siguen subiendo, va a generar un detonante social como se está dando ahora”, apunta.

Ayer el precio del barril del petróleo WTI estuvo en $ 67,16, un valor considerable y algo estable para los expertos.

“Lo que le conviene al país es una estabilidad en los precios, no convienen subidas bruscas ni bajadas bruscas… un promedio de $ 60, porque al momento que suben demasiado se produce una serie de elementos que revierten en precios bajos y entonces son círculos viciosos que ni productores ni consumidores se sienten satisfechos”, explica Calero. (I)

Fuente: El Universo

feature image