Al menos 600 periodistas murieron por la covid-19 en el mundo en 2020

Al menos 602 profesionales de los medios de información fallecieron en el mundo a causa de la covid-19, más de la mitad de ellos (303) en Latinoamérica, informó este martes 5 de enero de 2021 la ONG Campaña Emblema de Prensa (PEC, por sus siglas en inglés).

La organización advirtió que el número real de víctimas en el sector es con seguridad mayor, ya que a veces no se especificó la causa de la muerte o no se anunciaron los fallecimientos, y en algunos países no hay información fiable.

La organización, que habitualmente documenta los ataques a periodistas en el planeta pero en 2020 también hizo un seguimiento de la incidencia de la pandemia en el sector, pidió que los trabajadores de los medios de comunicación tengan acceso prioritario a las vacunas si así lo solicitan.

«Debido a su profesión, los periodistas que salen a la calle para informar están, de hecho, particularmente expuestos al virus. Algunos de ellos, especialmente los independientes y los fotógrafos, no pueden simplemente trabajar desde casa», destacó el secretario general de la PEC, Blaise Lempen, en un comunicado.

La PEC lamentó la cantidad de muertes evitables y solicitó asistencia financiera a las familias de los periodistas fallecidos, en los casos en los que sea necesaria.

Por países, Perú fue donde se notificó un mayor número de profesionales de los medios fallecidos por la covid-19 (93), seguido de Brasil (55), India (53) y México (45).

En Europa, Italia registró un número desproporcionadamente más alto que el de sus países vecinos, con 37 periodistas muertos durante la pandemia. En Francia y en España fallecieron cinco y seis periodistas respectivamente debido a la covid-19 desde marzo de 2020, según los datos de PEC.

EL COMERCIO

Año 2020 cierra con cifra récord de periodistas encarcelados, dice informe

Un número récord de periodistas han sido encarcelados durante 2020, según datos publicados el martes 15 de diciembre de 2020 por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), con gobiernos de todo el mundo reprimiendo la cobertura mediática de la pandemia o suprimiendo la información sobre los disturbios civiles que se han producido a lo ancho del globo.

Al menos 274 periodistas se encontraban en prisión a fecha de 1 de diciembre, la cifra más alta desde que el CPJ, con sede en Nueva York, comenzó a recopilar datos a principios de la década de 1990.

El número es algo más elevado que la cifra de encarcelados del año pasado, que se situó en 250 reporteros. Las protestas y las tensiones políticas fueron la causa de muchos arrestos, la mayoría en China, Turquía, Egipto y Arabia Saudita, según el informe.

En mitad de la expansión de la pandemia de covid-19, los líderes de países autoritarios trataron de controlar la información arrestando a trabajadores de la prensa. Al menos dos de ellos murieron después de contraer el coronavirus cuando se encontraban bajo custodia, según el informe.

«Es chocante y espantoso que estemos viendo un número récord de periodistas encarcelados en medio de una pandemia mundial», declaró el director general de CPJ, Joel Simon, en una nota. El informe destacó una falta de liderazgo mundial en cuanto a valores democráticos, en particular los ataques a los medios de comunicación por parte del presidente de Estados Unidos Donald Trump que, según el CPJ, dieron cobertura a la represión de reporteros en otros países.

A nivel mundial, 34 periodistas fueron encarcelados por «noticias falsas» en el 2020, en comparación con 31 el año pasado. «El número récord de periodistas encarcelados en todo el mundo es el legado de la libertad de prensa del Presidente Trump», dijo Simon. Aunque ningún reportero se encontraba entre rejas en Estados Unidos a fecha de 1 de diciembre, 110 fueron arrestados o acusados a lo largo de 2020, muchos de ellos mientras cubrían manifestaciones contra la violencia policial, dijo el CPJ.

Entre los países donde el número de trabajadores de la prensa encarcelados aumentó significativamente se encuentran Bielorrusia, que vivió protestas masivas por la reelección de su presidente, y Etiopía, donde los disturbios políticos han provocado un conflicto armado.

Fuente: EL COMERCIO

feature image