Mujer le pone una correa de perro a un hombre para eludir el toque de queda

La policía canadiense multó a una mujer cuya obstinación para eludir un estricto toque de queda la llevó a sacar a pasear a un hombre…con correa.

La provincia de Quebec impuso un confinamiento nocturno desde las 8:00 pm en un intento de detener el avance del coronavirus. Sin embargo, los residentes tienen permitido pasear a sus mascotas cerca de sus hogares.

La policía de Sherbrooke, a unos 150 kilómetros al este de Montreal, detuvo el sábado a una mujer que estaba paseando a un hombre atado a una correa.

Cuando la confrontaron, explicó con seriedad que «estaba paseando a su perro».

La vocera de la policía de Sherbrooke, Isabelle Gendron, dijo que la policía creía que la mujer los estaba «probando».

La mujer fue multada con 1.500 dólares canadienses ($ 1.175), pero se negó a aceptar las restricciones, diciendo a la policía que volvería a las calles cada noche durante el toque de queda.

En la misma ciudad, un motorista ebrio fue parado y multado. Él «solo quería ver cómo era estar fuera durante el confinamiento», dijo Gendron.

Una medida a esta escala -en toda la provincia de 8:00 pm a 5:00 am por las próximas cuatro semanas– no se ha visto en Canadá desde la gripe española, hace un siglo.

Hasta ahora se han emitido, en toda la provincia, 740 multas por infracciones del toque de queda, según datos oficiales. 

El Universo

Mujer lanzó a su perro desde una terraza; ya fue arrestada por violencia animal

Un acto inhumano fue el que cometió Allison Murphy, de 35 años, al lanzar a su perro desde la terraza de un hotel en Florida, Estados Unidos. La mujer ya fue arrestada por crueldad animal. El video se ha viralizado en redes sociales y ha generado el repudio de los internautas.

Medios locales han detallado que la Policía recibió una alerta de emergencia por parte de los empleados del motel, sobre una mujer que amenazaba con lanzarse desde el segundo piso hacia los estacionamientos. Además había amenazado a una camarera y se encerró en la habitación.

Con la llegada de los oficiales, la mujer salió con el perro, lo cargó en sus brazos y lo lanzó desde el segundo piso. El momento quedó grabado en video por la cámara corporal de uno de los policías. También se observa cuando arresta a la mujer.

MIRA EL VIDEO

El can, cuando cayó al suelo, huyó del lugar pero fue detenido por personas que estaban cerca y vieron lo ocurrido. Por suerte, el perro no tuvo ninguna lesión mayor, pero al ser examinado le descubrieron una aguja de coser en su muslo derecho y tuvieron que operarlo para extraérsela. Los veterinarios, ante todo lo ocurrido, lo apodaron «Milagro», de acuerdo con Univisión. 

Ahora el perro se encuentra bajo la custodia del servicio de animales del condado.  Murphy enfrenta ahora cargos por crueldad animal y resistirse a un oficial con violencia.

Max, el perrito abandonado en una banca con una nota que parte el corazón

«Por favor te pido que adoptes a este perrito y lo cuides muy bien”, así comienza la carta que una persona colocó junto a un perro que dejó atado, con una cadena, en la banca de un parque de la alcaldía Coyoacán, en la Ciudad de México.

«El dejar aquí a mi perrito me duele mucho, pero tomé la decisión de dejarlo porque mis familiares lo maltrataban y siempre me dolía verlo en esas condiciones. Así que, si lees esto y te tientas el corazón, por favor adóptalo y cuida muy de él y si no, por favor deja la nota en su lugar para que otros lo lean y adopten», finaliza el escrito.

Para fortuna del perro, el cual recibía el nombre de Max, los vecinos se percataron de su presencia y rápidamente contactaron a la organización Mascotas Coyoacán, quienes se presentaron en el lugar.

Historia de hoy, parte 1. Por la tarde le llegó a Azul GA el reporte de este perrito abandonado con esta nota, que obviamente nos partió el corazón, y fuimos para allá.

Publicado por Mascotas Coyoacán en Domingo, 22 de noviembre de 2020

Por medio de su cuenta de Facebook, la ONG compartió que, al llegar al lugar, las personas ya le habían llevado agua y alimento, sin embargo, el animal estaba muy asustado y agresivo, por lo que nadie podía acercarse.

La situación se complicó cuando llegó la hora de desatarlo, puesto que agredía a quienes se le acercaban, aunque finalmente lo lograron. Luego lo metieron a un auto, donde ya acariciaron al perro, para que fuera ganando confianza.

El trabajo de estos héroes dio resultado, pues al final el perro cedió al cariño, así lo narraron en su perfil social: «Con paciencia, salchichas y amor, la fiera se transformó en este hermoso cachorro que se recargaba sobre mi cuerpo y sobre mi mano».

Además, explicaron que le cambiaron el nombre para que olvide su vida pasada, «Ya no se va a llamar Max, como aparece su nombre en la nota, porque le espera una nueva vida sin vestigios de su vida pasada, de maltrato y abandono. Ahora será Boston. De ahora en más, sólo amor en la vida de Boston». La organización también explicó que el can pronto estará en adopción.

feature image