Organizadora del viaje del ‘narcobus’ fue sentenciada a 17 años cuatro meses

El caso está relacionado con el accidente ocurrido en agosto de 2018 en la vía Pifo – Papallacta. El bus llevaba en un doble fondo 584 paquetes de marihuana.

A 17 años con cuatro meses de cárcel fue sentenciada Claudia Orozco en calidad de autora del delito de tráfico de drogas a gran escala. 

La mujer fue la organizadora del tour del ‘narcobus’ que se accidentó el 14 de agosto de 2018 en el kilómetro 10 de la vía Pifo – Papallacta, al nororiente de Quito. 

En el siniestro fallecieron 23 personas, entre nacionales y extranjeros. Otras 22 resultaron heridas. 

Los pasajeros fueron reclutados en la zona de El Guabal, de Cali, Colombia. Según la Fiscalía, la acusada estuvo en permanente contacto con los conductores de una camioneta y un automóvil que escoltaban el autobús.

Inicialmente, el caso se trató como un accidente de tránsito, pero con el transcurrir de las horas y las investigaciones, la Fiscalía sospechó que el objetivo del viaje no tenía fines turísticos.

La hipótesis se comprobó. La Policía desatapó el piso del pesado automotor y encontró 584 bloques de marihuana tipo ‘creepy’ en el doble fondo.

Durante el juzgamiento, Orozco sostuvo que es inocente, que lo contrató una persona para que coordinara el viaje, pero no pertenece a la organización narcotraficante. 

El 11 de julio de 2019 otras tres personas ya recibieron sentencia por el mismo delito. Orozco permaneció prófuga durante casi un año, pero fue extraditada desde Colombia el pasado 28 de julio. (FLC)

El UNIVERSO

Madre de dos niños envenenados en Pifo, catalogada ‘asesina serial’

El envenenamiento de dos niños en Pifo, una parroquia de Quito, hizo que la Policía descubriera más datos relaciones con actos violentos. Hoy, la mujer es investigada por un cuarto crimen: un hombre.

Las víctimas identificadas hasta el momento son las siguientes: – Dos niños de 5 y 9 años, hijos de la imputada – Un joven de 28 años. El cadáver fue encontrado cubierto con plástico y cemento, el mismo día en que se hallaron los restos de los menores. – Un hombre de 48 años.

Su cuerpo fue descubierto el 11 de junio del 2020. Agentes de la Dirección de Muertes Violentas (Dinased) determinaron que todos estos casos ocurrieron en Pifo. Además, los datos de la Policía señalan que las víctimas murieron por una intoxicación con sustancias químicas.

La Policía determinó que la sospechosa habría intentado asesinar a cuatro personas más. Según los agentes, el 2 de septiembre del 2020 habría intentado envenenar a sus dos hermanos y a su madre de 56 años.

Los químicos hicieron que su progenitora sufriera un derrame cerebral, dice la Policía. Los agentes señalan que el 5 de octubre intentó también terminar con la vida de una mujer que acudió a su casa a pedir trabajo. Con base en estos datos, el jefe de la Dinased, Fausto Olivo, dijo que se determinó que la sospechosa sería una “asesina en serie”.

“Podríamos calificarla como una persona que provocó asesinatos seriales”, dijo. Añadió que las “muertes fueron planificadas, con conciencia y voluntad”.

La Policía busca determinar si la mujer está involucrada en más muertes. Actualmente, es procesada por el asesinato de sus dos hijos y del hombre que apareció enterrado en su casa. Se encuentra recluida en la cárcel de Cotopaxi.

Fuente: El Comercio

Juez dicta prisión contra madre de los niños que murieron en Pifo

La madre de dos niños que murieron tras haber sido envenenados continúa hospitalizada en una casa de salud del norte de Quito.

Ella será trasladada hasta la Cárcel de Cotopaxi luego de que reciba el alta para cumplir con una orden de prisión preventiva. Está procesada por el delito de asesinato.

El mayor Iván Naranjo, jefe de la Dirección Nacional de Investigación de Muertes Violentas (Dinased-Quito), indicó este viernes 30 de octubre del 2020, que la mujer continúa en recuperación.

Por ese motivo, la audiencia de flagrancias y formulación de cargos se realizó la víspera en el propio hospital. Ella se recupera de las lesiones causadas tras haber ingerido, presuntamente, el mismo líquido que bebieron sus hijos. Los dos menores de nueve y cinco años fueron hallados sin vida el miércoles último por los vecinos.

Ellos encontraron a los menores en una cama al interior del departamento en Pifo, a las afueras de Quito. Los vecinos fueron quienes alertaron a la Policía de las muertes. Las primeras investigaciones que hicieron los agentes apuntan a que los niños tomaron agua mezclada con un insecticida.

En la escena del crimen se encontraron desinfectantes y productos de uso agrícola. En las pericias todavía no se determina cuál fue el químico específico que terminó con su vida. En la instrucción fiscal también se investigará el grado de participación de la madre de los niños en la muerte de un joven de 28 años.

Los agentes de la Policía encontraron su cuerpo en descomposición también la madrugada del miércoles, cuando acudieron al llamado por la muerte de los menores. Estaba cubierto con un plástico y cemento.

El asesinato está tipificado en el art. 140 del Código Orgánico Integral Penal. Ahí se establecen penas de de 22 a 26 años para la persona que mate a sus hijos.

Los agentes además investigarán la intoxicación que registró una mujer contratada por la madre de los niños para que los cuidara. La mañana del martes, ella salió del departamento (en Pifo) con ayuda de paramédicos. Testigos indican que la mujer había sido persuadida a beber una sustancia contra el covid-19, para poder trabajar.

Fuente: El Comercio

Autopsias: niños de Pifo murieron por intoxicación con químicos

Un día después de que dos niños fueran hallados sin vida en el sector de Pifo, una parroquia de Quito, las investigaciones arrojan nuevos resultados.

Las autopsias practicadas a los menores determinan que ambos murieron por intoxicación con sustancia química.

Además, las pesquisas señalan que el hombre que estaba enterrado en la misma casa también tiene síntomas de haber ingerido alguna sustancia y de haber sido asfixiado.

Luego de un trabajo técnico, los equipos forenses obtuvieron más datos de esta persona. Se trata de un hombre que tiene unos 35 años de edad.

En este momento, los agentes buscan datos para determinar si él era parte del entorno familiar de los niños fallecidos y de su madre.

En este momento, ella sigue hospitalizada luego de que tuviera síntomas de envenenamiento. Está custodiada por la Policía.

Una vez recuperada será sometida a la justicia, pues es la principal sospechosa.

Tras las primeras entrevistas e indagaciones, los policías conocieron que su exesposo también estaba internado por haber ingerido alguna sustancia química.

Hoy, la Policía además sabe que la sospechosa hizo que la mujer que cuidaba a sus niños consumiera una sustancia aduciendo que era para prevenir el covid-19.

Eso le provocó malestar y fue auxiliada y llevada a un centro asistencial con signos de envenenamiento. La mujer sospechosa escribió una carta sobre lo sucedido.

El documento ahora está en poder de los agentes. Fausto Olivo, director de la Dinased, que investiga muertes violentas, dice que ese escrito ayudará en la investigación.

“Nos orienta mucho y podría haberse tratado de un intento de homicidio y suicidio”. “Pero estos nuevos elementos que se encontraron en la escena y nuevas entrevistas están abriendo más elementos que el Fiscal valorará para ver si la mujer sospechosa tenía algún problema psicólogo o el perfil de una persona que tenía la intención de causar daño”.

Fuente: El Comercio

Quito: Conmoción por hallazgo de dos niños envenenados

Dos niños de 5 y 9 años fueron hallados por la Policía Nacional, con signos de envenenamiento, tendidos en una cama. Este terrible hecho ocurrió durante la mañana del miércoles 28 de octubre del 2020 en la parroquia de Pifo, nororiente de Quito.

La Dinased, especializada en muertes violentas, que acudió al lugar de los hechos informó que el deceso de los niños habría ocurrido la tarde del martes 27 de octubre. Los cuerpos fueron llevados a Medicina Legal para sus respectivas autopsias aunque indicaron que ingirieron alguna sustancia química.

En el departamento también se encontró con vida a la madre de los menores pero padeciendo síntomas de envenenamiento, por lo que tuvo que ser trasladada de emergencia a un hospital en la parroquia Yaruquí. También se halló el cuerpo de un hombre adulto en estado de descomposición. Su cadáver estaba debajo del lavabo de la cocina. Los agentes lo encontraron cubierto con plástico y cemento.

La Policía investiga si la madre de los dos niños fue la que les habría dado el veneno y también a una mujer, que el día de los hechos, había ido a cuidar a los niños y luego también bebió la sustancia. La otra mujer también se encuentra en el Hospital de Calderón.

feature image