¿Resulta peligroso ingerir alcohol tras haberse aplicado una vacuna?

Tras la aplicación de vacuna rusa contra el COVID-19, Sputnik V, no se puede ingerir alcohol durante 42 días. Esa fue la afirmación que se conoció esta semana cuando la carrera por las vacunas se va desarrollando rápidamente.

El doctor Alejandro Macías, infectólogo y excomisionado contra el virus A-H1N1 en México, dijo a The Associated Press vía telefónica que la ingesta de alcohol no afecta la efectividad ni de ésta ni de otras vacunas. “No hay ninguna relación”, comentó.

El 5 de diciembre comenzó el proceso de vacunación masiva contra el COVID-19 en Rusia. La campaña inició en la ciudad de Moscú y en las próximas semanas se extenderá al resto del país.

Tatiana Golíkova, encargada del plan de vacunación en esa nación, hizo algunas recomendaciones a la población. “Los vacunados deben evitar los lugares públicos y reducir la ingesta de medicamentos y alcohol, que podrían inhibir el sistema inmunológico, dentro de los primeros 42 días después de haberse aplicado la primera de las dos dosis”, dijo.

La medida choca con la creencia tradicional de una mayoría de rusos, según las encuestas, sobre que el consumo de alcohol, en general, y de vodka, en particular, refuerza el sistema inmunológico.

La vacuna Sputnik V tiene eficacia de más del 95% y costará menos de USD 10

La vacuna rusa Sputnik V mostró 42 días después de la primera dosis una eficacia de más del 95 % y costará menos de 10 dólares la dosis, según informaron hoy en un comunicado el Centro Gamaleya y el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR).

Según los datos preliminares del segundo análisis, la eficacia de la vacuna rusa después de 28 días es del 91,4%. Al respecto, los análisis clínicos mostraron, para una eficacia del 91,4 %, un total de 39 infectados, entre los que figuran los voluntarios que recibieron placebo (31) y aquellos que recibieron la vacuna (8). En total, 14 095 voluntarios recibieron la vacuna y 4 699, el placebo, según la nota oficial.

Actualmente, 40 000 voluntarios participan en la fase tres, de los que más de 22 000 fueron inyectados con la primera dosis y 19 000 recibieron tanto la primera como la segunda.

Durante los análisis los expertos rusos no han detectado reacciones adversas «imprevistas» a la vacuna entre los voluntarios.

El FIDR destacó que el precio, menos de USD 10 para una dosis, es dos veces menor que las vacunas que utilizan mRMA, es decir las estadounidenses Moderna y la Pfizer.

Además, Rusia ha lanzado ya la producción de la vacuna deshidratada, según la tecnología de liofilización, lo que facilitará notablemente su transporte a mercados internacionales, incluidas regiones de difícil acceso y otras con climas tropicales.

La primera partida de la Sputnik V para el mercado exterior llegará a los clientes en enero de 2021 sobre la base de los acuerdos ya suscritos con socios extranjeros.

Fuente: El Comercio

feature image