Stephen Hawking predijo que un virus acabaría con población de la Tierra

Una de las predicciones que hizo el científico británico Stephen Hawking (8 de enero de 1942-14 de marzo de 2018) sobre los escenarios que podrían acabar con la humanidad ha tomado especial relevancia en tiempos de la pandemia del Covid-19 y las diferentes variantes de su cepa. El autor de «Breve historia del tiempo», que el pasado viernes hubiese cumplido 78 años, advirtió bajo sustento científico que la mutación de un virus podría acabar con la población de la Tierra.

En octubre de 2001 durante una entrevista concedida al periódico The Daily Tepegraph, Hawking aseguró que no sería una bomba atómica la que provocara el fin del mundo y dijo estar «más preocupado, a largo plazo, por la biología que por las armas nucleares”.

Esta predicción toma especial relevancia en tiempos de coronavirus. Según decía, podrían surgir nuevos virus cada vez más peligrosos que fueran mutando, que podrían acabar con los seres humanos.

El peligro “es que, accidental o voluntariamente, se cree un virus que destruya a la raza humana, que no estará preparada para enfrentarlo”, comunicó en entrevista Hawking en aquel momento.

El Covid-19 deja hasta ahora más de 90 millones contagiadas en todo el mundo, de las cuales han muerto cerca de 2 millones en todo el planeta.

En 2015, Hawking le dijo al diario El País de España que la supervivencia de la raza humana dependerá de su capacidad para encontrar nuevos hogares en otros lugares del universo, pues el riesgo de que un desastre destruya la Tierra es cada vez mayor.

No se refería únicamente a los virus, pues también el científico que dejó un legado importante en la física y en la cosmología, sobre todo por sus trabajos relacionados con la Relatividad y los agujeros negros, advirtió sobre el calentamiento global, señalándolo como una amenaza latente para la vida en la Tierra.

“Estamos cerca del punto de inflexión en el que el calentamiento global se vuelve irreversible. La acción de Trump –al retirarse del Acuerdo de París– podría llevar a la Tierra al límite, a convertirse en Venus, con una temperatura de 250 grados y lloviendo ácido sulfúrico”, señaló el científico a la BBC en 2017.

Fuente: El Universo

¿Comunicación con los extraterrestres?

Un grupo de astrónomos de Breakthrough Listen, un proyecto que busca comunicaciones extraterrestres inteligentes en el Universo en el que participaba el científico británico Stephen Hawking, descubrió una señal de radio proveniente de Próxima Centauri, el sistema solar más cercano a la Tierra, lo que podría indicar la existencia de vida en otros planetas.

El estrecho haz de ondas de radio fue captado durante 30 horas de observaciones por el telescopio Parkes en Australia en abril y mayo del año pasado, según informó el periódico británico The Guardian. El análisis fue realizado durante un tiempo y los científicos aún deben identificar un responsable terrestre, que puede ser un equipo basado en tierra o un satélite, antes de poder avanzar en su investigación sobre la posible vida extraterrestre.

Suele ser común que los astrónomos del proyecto Breakthrough Listen detecten extrañas ondas de radio con el telescopio Parkes o en el Observatorio Green Bank en Virginia Occidental (Estados Unidos), pero hasta el momento todo fue atribuido a interferencias provocadas por humanos o fuentes naturales, indica The Guardian.

Pese a que es probable que la emisión de ondas de radio tenga una explicación terrestre, la dirección del haz de 980 MHz y un cambio aparente en su frecuencia que podría indicar un movimiento de un planeta generaron mucha expectativa en el hallazgo.

Los científicos del proyecto se encuentran actualmente elaborando un documento, llamado BLC1, sobre el conjunto de rayos como parte de la misión de Breakthrough Listen de buscar señales de vida en el espacio.

El rayo, que se cree proviene de Próxima Centauri, una estrella enana roja a 4,2 años luz de la Tierra, es el primero detectado desde la observación inicial, según un integrante de la comunidad de astronomía que no reveló su nombre a The Guardian porque la investigación aún está en curso. “Es el primer candidato serio desde la señal Wow!”, aseguró, según cita el medio británico.

La señal Wow! nació el 15 de agosto de 1977, cuando un radiotelescopio ubicado en la Universidad Estatal de Ohio detectó un fenómeno extraño, hasta entonces inédito. En medio del proyecto SETI, mientras exploraba las estrellas en la búsqueda de señales de civilizaciones alienígenas, el índice se disparó abruptamente.

El telescopio registró una señal muy potente que tan solo duró 72 segundos y después de ese día jamás volvió a ser detectada. Jerry Ehman, el astrónomo que estaba a cargo entonces, se sorprendió tanto que con una lapicera roja hizo un círculo en torno a los números y escribió al lado “Wow!”. A partir de ese momento, pasaría a la posteridad como “la señal Wow!”, la presunta mayor evidencia de vida extraterrestre.

Breakthrough Listen, lanzado en 2015, es el mayor programa de investigación científica que existe para encontrar pruebas de civilizaciones más allá de la Tierra. Con un alcance y poder de búsqueda en una escala sin precedentes, investiga transmisiones alienígenas en el millón de estrellas más cercanas, el plano y centro de la Vía Láctea y las 100 galaxias más próximas a la Tierra.

El proyecto, que cuenta con 100 millones de dólares en financiamiento, es un componente del programa Breakthrough Initiatives de Yuri Milner. Se encuentra ubicado en el Centro de Investigación SETI de Berkeley, en el Departamento de Astronomía de la Universidad de California, Berkeley.

Fuente: Infobae

feature image