Controversia por video que muestra a una niña siendo tatuada

Críticas. Eso es lo que ha recibido una mujer tras la difusión de un polémico video en el que se ve cómo le hacen un tatuaje a una niña pequeña.

Lo que más ha indignado es que la mujer, quien, se presume, es la madre de la menor, está a su lado ‘alentándola’ para resistir el dolor del proceso.

La pequeña se queja y llora, teniendo en cuenta las dificultades de este tipo de procedimientos.

El video, que habría sido filmado en Pereira (Colombia), comienza al escuchar a una persona avisar que están ‘en vivo’, transmitiendo, al parecer, por una cuenta de Facebook. Se ve que la niña estira la pierna mientras el tatuador procede a hacer la imagen. Entretanto, y ante las constantes quejas de la pequeña, la mujer decide consolarla con un leve: “Ya, ya”.

Mientras el tatuaje se hace –la niña, al final, termina con una especie de rosa negra–, la mujer le murmura unas frases que no se escuchan bien. O por lo menos no completas: se alcanza a escuchar que le advierte a la pequeña que no se queje, pues “muchos nos están mirando”, haciendo referencia explícita a la transmisión.

Tras ello, y ante el aumento de los sollozos de la menor, la mujer le indica que respire “normal” con el supuesto fin de tranquilizarse y amainar el efecto del dolor. En el video también se ven dos personas que, desde cierta distancia, se alegran por la imposición del tatuaje.

Una vez finalizado el doloroso procedimiento, el camarógrafo deja ver el resultado, la susodicha rosa oscura, y dice que todo se hizo “por amor”. La misma mujer la consiente.

El metraje, de poco más de 10 minutos, causó una oleada de reacciones negativas en redes sociales. Muchos de los comentarios apuntaron a la crueldad de someter a una pequeña a semejante experiencia; otros, además, resaltaron que, por más ‘acto de amor’ que se tratase, nada justifica el suplicio sufrido por la menor.

Sandra Lorena Cárdenas, personera de Pereira, aseguró que desde la entidad se lleva a cabo la investigación del caso, teniendo en cuenta que, con ese hecho, se pudo dar una vulneración a los derechos de la menor.

“Es una situación de la cual nos enteramos por las redes sociales, en las que circuló el video , y estamos verificando para iniciar las acciones correspondientes, ya que por la edad de la menor se estaría presentando una vulneración a sus derechos, pues no tiene la capacidad de autodeterminación y mucho menos que sus padres ejerzan presión para tomar una decisión de esa naturaleza”, indicó la funcionaria.

El Comercio

feature image